100 días

Se cumplieron 100 días del gobierno de la coalición de derecha. Es cierto que la pandemia ha marcado este período, pero también lo es que ha pasado mucho más que el COVID 19. El gobierno, prescindiendo del impacto social y económico de la pandemia, se ha lanzado a la implementación de la restauración conservadora y como resultado, Uruguay ya es hoy más desigual.

Las clases dominantes, con la victoria electoral, con un gobierno con gran peso del agronegocio y el capital financiero, de los sectores más neoliberales de los partidos tradicionales y un peso inédito de la ultraderecha, con componentes de rasgos fascistas, han concentrado todo el poder. Al que siempre tuvieron, los medios de producción, la tierra, el capital financiero y la mayoría de los medios de comunicación, le agregaron la administración del Estado.

Todo ese poder concentrado ha sido puesto al servicio de reformatear al Uruguay en un sentido conservador. El impacto es tremendo: más desempleo, más pobreza, caída del salario y más concentración de la riqueza.

Las clases dominantes construyen hegemonía todos los días y han instalado dos conceptos centrales: Los gobiernos del FA fracasaron y la coalición de derecha está “haciendo las cosas bien”. La realidad no importa, los datos que de esta emergen tampoco, el relato sustituye la realidad e, incluso, niega y destruye los datos.

Eso ha sido enfrentado, a pesar de la pandemia, con propuestas, movilización y lucha.
Han sido 100 días con el gobierno con la marcha atrás puesta y también 100 días de respuesta popular organizada y movilizada.

Es muy importante rescatar esto porque el balance no puede ser un ejercicio aritmético y debemos tener más presente que nunca lo que Rodney Arismendi señalaba en “La Revolución uruguaya en la hora del Frente Amplio: “Siempre el objetivo de las clases dominantes, bajo un régimen capitalista, si no se lo mira con conciencia reformista y con espíritu pequeño burgués es: bajar los salarios, reestructurar la banca, los frigoríficos, intervenir al país y succionarle la sangre a la gente. (…) Lo que mide el proceso de un combate desde el ángulo de la revolución y del proceso de la lucha de clases es el grado de combatividad de masas de un pueblo, el avance o no de su organización y de su conciencia, porque la tarea liberadora, que no menosprecia la reivindicación inmediata, que no subestima el combate por el pan, por la jubilación, por el techo y por cada derecho, porque si lo subestimara, subestimaría el interés inmediato, el dolor y el sufrimiento del pueblo para alumbrar su conciencia, se mide en última instancia por el despertar de la conciencia de la gente, por el agrupamiento y la unidad y la capacidad de luchar por el poder”.

El retroceso

Seleccionamos 37 momentos de estos 100 días para ejemplificar las formas y los impactos de la restauración neoliberal. Aquí los resumimos, están desarrollados en la infografía que acompaña esta edición. Hubo un 18% de aumento del dólar en los primeros 20 días. La inflación anualizada llegó al 11%. Los alimentos llevan un incremento anualizado de 21%. Uruguay es el único país del mundo que aumentó las tarifas públicas en medio de la pandemia, un 10% en promedio, y también aumentó el IVA. El salario real cayó 3.6%. El gobierno redujo las inversiones del Estado. Hay más de 200 mil trabajadoras y trabajadores en el seguro de paro y 170 mil desocupados. Según el Instituto de Economía de la UDELAR, Uruguay tiene 100 mil pobres más. Se estima que 50 mil niños comen diariamente en ollas populares.

El gobierno presentó pautas salariales que implican reducción del salario real en el futuro. El gobierno presentó la Ley de Urgente Consideración que plantea aumento de la discrecionalidad policial, criminalización de la protesta, restricción del derecho de huelga, retroceso en el control de lavado de activos, autorización de desalojos exprés de inquilinos, vulneración de la autonomía en la educación.

Presentó también una nueva Ley de Medios: concentradora, privatizadora, que restituye privilegios, elimina el control social y golpea a ANTEL. El gobierno creó un Fondo financiado con un impuesto a los salarios públicos más altos, sin gravar al capital. Las patronales del agro afirmaron que aportarían 100 millones de dólares cuando, en realidad, hablaban de devoluciones y exoneraciones de impuestos. Sin respetar la laicidad, el presidente concurrió, en condición de tal, a una misa en la Catedral. Lacalle Pou reivindicó el rol central del capital, al que no quiere tocar porque lo define como “el malla oro”. Lacalle Pou negó la cadena nacional de radio y televisión al PIT-CNT y a Madres y Familiares de Desparecidos. El gobierno ratificó su alineamiento con EEUU, se retiró de UNASUR, se reintegró al TIAR y votó a Luis Almagro en la OEA. Lacalle Pou afirmó que su gobierno tiene “una agenda pro vida”. El ministro de Ganadería, Carlos Uriarte, comparó a los femicidios con el abigeato en un programa de Canal 4. En menos de una semana se registraron dos femicidios, dos niños asesinados por su padre como “venganza” y dos intentos de femicidio.

Además, ya van 19 imputados por una red de explotación sexual de adolescentes, entre ellos un diputado suplente del Partido Colorado, separado de este, un operador político de una lista del Partido Nacional y un empresario colaborador del Partido Nacional. Se desmantelan política sociales. El presidente de la Cámara de Diputados, el nacionalista Martín Lema, interrumpe en el uso de la palabra a dos legisladoras frenteamplistas, Verónica Mato y Susana Pereira, que hablaban de la violencia contra las mujeres. El director de la Radio y la Televisión públicas, Gerardo Sotelo, quiere introducir la censura previa. Guido Manini Ríos reivindica el Terrorismo de Estado en el Senado. Ante el asesinato de tres infantes de marina, Julio María Sanguinetti dice que le recuerdan a 1972. Se multiplican las destituciones exprés en Salud Pública en medio de la pandemia y el cese de contratos en la DINAMA y la DINAGUA. Se provoca una crisis en ANTEL descabezando al directorio. Varios escándalos públicos involucran a jerarcas que son respaldados. La pareja del ministro de Educación y Cultura es detenida cuando viajaba a Buenos Aires por estar requerida en un caso de lavado de dinero en Panamá. El director de la Corporación Nacional para el Desarrollo es obligado a renunciar porque contrató a su pareja y montó una oficina para su empresa dentro de la CND. Gastón Bianchi, de Cabildo Abierto, recién designado a la ANP, debe renunciar tras divulgarse que pidió proscribir al PCU, insultó a la Justicia, a varios ministros, a las feministas y defendió la tortura. Ernesto Talvi anunció que dejará la Cancillería apenas 100 días después de asumir.

La respuesta popular

Todo lo anterior marcó la realidad nacional, pero también es parte de ella la respuesta popular. Elegimos 22 momentos para ejemplificarla. El 8 de marzo hubo una gigantesca manifestación por el Día Internacional de la Mujer en Montevideo y en más de 20 ciudades. El PIT-CNT, la FUS, la FFSP y el SMU consiguen un protocolo de seguridad para enfrentar la pandemia. La Intersocial propone una plataforma de 11 puntos para enfrentar el impacto de pandemia, destacan la convocatoria a un diálogo nacional y la renta mínima de emergencia. Se realiza un caceroleo respaldando el reclamo. Las Intendencias frenteamplistas y las decenas de Municipios conducidos por la coalición de izquierda, despliegan una política muy diferente a las del gobierno nacional. El Frente Amplio mantiene el funcionamiento de sus organismos de dirección y de un importante número de Comités de Base. Lo mismo hace el PIT-CNT. El SUNCA logra una licencia especial y medidas de apoyo económico para proteger la salud de 40 mil trabajadores y sus familias. Ante el anuncio del gobierno de retomar las actividades en la construcción y las escuelas rurales, el SUNCA y los sindicatos de la educación obligan a negociar condiciones de seguridad. Sindicatos denuncian que patronales aprovechan la pandemia para despedir y enviar al seguro de paro arbitrariamente.

Decenas de centros de trabajo tienen conflictos. El Frente Amplio propone un conjunto de medidas para enfrentar el impacto económico y social de la pandemia y plantea un Diálogo Nacional. La UDELAR alerta sobre los impactos de la pandemia y propone soluciones. Se realiza el 48 aniversario del asesinato de los 8 obreros comunistas en la Seccional 20. Gigantesco 1º de Mayo, tres enormes caravanas en Montevideo y más de 30 actividades en todo el país. El PIT-CNT, organizaciones populares y barriales, ponen en marcha más de 800 ollas populares en todo el país.

El Frente Amplio, presenta 7 proyectos de ley y 5 minutas de comunicación al Poder Ejecutivo. El ex presidente Tabaré Vázquez, coordinando el trabajo de más de 50 científicos y especialistas, presenta una propuesta de Plan Estratégico para enfrentar la pandemia y construir una salida “para las grandes mayorías nacionales”. El 20 de Mayo se realiza una gigantesca movilización en todo el país respaldando la convocatoria de Madres y Familiares de Desaparecidos. La Mesa Sindical Coordinadora de Entes presenta una propuesta de establecer una canasta básica de servicios públicos. Movilizaciones feministas en el del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres y el 3 de junio. En el debate en el Senado se logra quitar de la LUC los artículos más negativos contra ANTEL y ANCAP. La Intersocial, conformada por más de 30 organizaciones sociales, hace su presentación oficial. El 4 de junio el PIT-CNT realiza un paro parcial con movilización, con una enorme respuesta popular.