Andrés Lima: “Para nosotros la clave es el trabajo y la inversión”

El intendente reelecto de Salto por el Frente Amplio definió los principales desafíos para los próximos cinco años.
0
121

Por Verónica Pellejero

Mercado agrícola, nuevo puerto, un complejo hotelero con una inversión de 600 millones de dólares y 13 mil puestos de trabajo, y un “empuje a la cultura”, son algunos de los proyectos para la comuna salteña encabezada por Andrés Lima.

EL POPULAR dialogó con Andrés Lima, primer frenteamplista reelecto intendente en el departamento de Salto. Su candidatura acumuló un 33,1% y el Frente Amplio ganó con el 40,5% de los votos sacándole más de cinco puntos al principal competidor, el Partido Nacional. Salto es el tercer departamento más poblado después de Montevideo y Canelones y concentra una importante producción hortifrutícola, de cría de ganado y un valioso desarrollo turístico. Salto es, además, la ciudad universitaria más importante del litoral Norte del país. Existen varios proyectos en marcha que buscan impulsar aún más el desarrollo del departamento y con él de toda la región en este período de gobierno departamental.

-¿Cuáles son los proyectos a los que se va a dar continuidad dentro de la Intendencia de Salto y cuáles se piensa iniciar?

Para nosotros la clave de los próximos cinco años es el trabajo y la inversión. Salto tiene algunos indicadores que hay que mejorar. En estos primeros cinco años la tarea se centró en estabilizar la Intendencia, en volver a hacerla viable, en mejorar los servicios que brinda, me refiero a alumbrado público, recolección, arreglo de calles y transporte urbano, del cual la Intendencia tiene el monopolio. Para los próximos cinco años queremos hacer algo distinto, dar un paso con otras características, de ahí las prioridades.

-Trabajo e inversión son las prioridades.

Exactamente. Ahí tenemos tres propuestas. Una (que ya está en proceso) es la construcción de un mercado agrícola en Salto, es una obra que comenzó el 26 de agosto, son 2 años de construcción y 6 millones de dólares de inversión. En Salto es muy importante, porque son 5 mil los trabajadores vinculados a la horticultura y 400 productores familiares, pequeños y medianos. Este proyecto va a cambiar una de las actividades productivas más importantes que tiene el departamento.
El segundo proyecto es la construcción de un nuevo puerto de barcazas a la medida de Salto y la región. Después de que se construyó la represa de Salto Grande ya no tuvimos actividad portuaria, que siempre hubo, el departamento se funda alrededor del río, crece como una ciudad que siempre aportó a la navegabilidad, hubo durante mucho tiempo una actividad fuerte con los astilleros y hasta la década del 70 fue importante la actividad portuaria. Después de la represa se terminó todo. Queremos recuperar esa actividad. Lo venimos trabajando hace dos años al menos con la Administración Nacional de Puertos y con el Ministerio de Transporte y Obras Públicas. Son cuatro estudios que hay que realizar para ver la viabilidad del puerto: analizar la calidad del suelo, para saber si soporta un muelle con camiones y una barcaza, ese estudio está hecho; luego se hizo un estudio para saber las características del canal, qué profundidad tiene y ese estudio arrojó que el canal desde Paysandú a Salto tiene 9 pies de profundidad, son 2,70 m o sea que embarcaciones con un calado menor a esa medida llegan a Salto, es decir que pueden llegar barcazas. Nos están quedando pendientes el estudio de impacto ambiental y de impacto económico, cuando tengamos los cuatro prontos se tomará una definición, nosotros pensamos que están dadas las condiciones.
La tercera propuesta de desarrollo se conoce como “El Milagro”, se llama así porque el grupo La Tahona Inversores compró una chacra con ese nombre, siempre fue una chacra dedicada a la actividad del citrus. Compraron en total 550 hectáreas y van a impulsar un proyecto que tiene cuatro aspectos: construcción de viviendas, un clúster de turismo que incluye una zona hotelera, que está gestionando un pozo termal frente al Gobierno Nacional, un campus deportivo y, por último, propuestas educativas que no tiene aún Salto. Es una inversión que se va a extender a lo largo de 10 años, manejan públicamente una cifra de 600 millones de dólares de inversión total, 13,500 puestos de trabajo a lo largo de 10 años. Creemos que entre el Mercado Agrícola, el nuevo puerto y El Milagro en los próximos años podemos cambiar la pisada, sin descuidar todo lo demás que está vinculado a la Intendencia.

-¿Va a existir una coordinación y algún proyecto en común con las intendencias litoraleñas que perdió el Frente Amplio? ¿Había algún proyecto en marcha?

Teníamos sobre todo propuestas vinculadas al turismo: fortalecer la propuesta turística del Litoral Norte y en eso se venía trabajando y de hecho dio resultado, porque 2016, 2017 y 2018 fueron tres años donde la cantidad de turistas creció, no solo en Salto sino en la región, el 2018 lo cerramos con 550 mil turistas que llegaron a Salto, o sea que esa coordinación había dado muy buenos resultados. Después tuvimos el inconveniente de 2019 y la crisis argentina que afectó todo el turismo en Salto y Uruguay, y este año el Coronavirus, pero la idea es tratar de recuperar a partir del 2021 Salto y la región como tercer destino turístico del Uruguay, detrás de Montevideo y las playas esteñas.

-¿Existirá coordinación entre las intendencias frenteamplistas?

Tiene que haber, es necesario, hay una propuesta de reunión para el jueves 8 de la semana que viene, una instancia de reunión de los tres intendentes del Frente Amplio, con Yamandú y Carolina posiblemente en Montevideo, a partir de ese día esa coordinación va a ser fundamental.

-¿Qué significa para usted la confianza de ser el primer intendente Frenteamplista reelecto en el departamento?

Una gran responsabilidad, porque no hay duda que las exigencias van a ser mayores en estos 5 años. Pero estoy convencido de que el Frente está en condiciones de asumir esa responsabilidad y esos compromisos mayores que hay frente a la población. También pienso que existe un reconocimiento de parte del ciudadano de que el FA tuvo la capacidad estos cinco años de sacar adelante la Intendencia, armar en conjunto con la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), ahí rescato el rol de Álvaro García y Pedro Apezteguía en su momento de haber armado lo que acá se llama “Salto 2030”. Imaginamos el departamento que queremos a 10 años, definimos las líneas de crecimiento que puede tener, por donde pasan las oportunidades, fuimos muy amplios en el armado porque en Salto 2030 participó OPP, la Agencia Nacional de Desarrollo, las Universidades de Salto, la Intendencia, el Centro Comercial, La Asociación Agropecuaria de Salto y Salto Hortícola. El proyecto se armó desde el análisis que desarrollamos durante dos años todas las instituciones. Creo que es la primera vez que un gobierno departamental en conjunto con el gobierno nacional, definen por donde pasa el crecimiento de Salto, de acá a futuro no vamos a improvisar, el gran desafío es ahora que definimos por donde pasa, cuáles son las oportunidades que tiene Salto de mejorar su calidad de vida, vamos a tratar de concretarlo.

-Usted toca el piano y ha manifestado que le gusta mucho la música, también ha dicho que algunos de los problemas más importantes del FA han sido producto de que no existió un cambio cultural: ¿Qué importancia tendrá la cultura en su gobierno teniendo en cuenta además que Salto ha sido una usina cultural?

Fundamental, va a ser muy importante. La idea nuestra, en este segundo período, es en el propio armado del presupuesto departamental, darle a la cultura la importancia que tiene. Si uno ve la historia de los últimos cinco o seis presupuestos generalmente cultura es de los últimos en tenerse en cuenta a la hora de armar el presupuesto. Cuando se distribuyen los recursos generalmente cultura recibe poco, en el presupuesto que habíamos armado para este período que está terminando ya preveíamos recursos de otra magnitud, el tema es que nunca tuvimos presupuesto propio, nos quedamos sin la posibilidad de llevar adelante muchísimas propuestas que tenían que ver con la cultura, nos quedamos sin presupuesto participativo que lo habíamos incluido en este presupuesto y no fue votado por la Junta, el gobierno anterior no había armado ni previsto esta posibilidad. Todos esos debes que nos quedaron estos cinco años queremos compensarlos y trabajarlos.

-El Intendente de Canelones, que también fue reelecto, manifestó que es necesario tender puentes, ¿usted piensa lo mismo?

Si, hay que tender puentes y aportar al diálogo. Además tenemos un gobierno nacional que es distinto al departamental, ahora yo no puedo estar cinco años peleándome con el gobierno nacional, no le sirve a nadie, nadie gana, pierde el departamento, la población y los trabajadores y los estudiantes. Vamos a buscar diálogo, coordinación, concretar prácticamente todas las propuestas de desarrollo que te he planteado requieren una coordinación con el gobierno nacional. Nosotros lo vamos a buscar, vamos a apostar a esa coordinación porque queremos que el departamento salga adelante. Ahora es tiempo de gestionar y de hacer.

-¿Ya se sabe cómo se conformará el gabinete?

Lo estamos armando, pero nosotros creemos que primero hay que armar el organigrama, la estructura política que pensamos que debe tener la Intendencia de Salto para después buscar los mejores nombres para ocupar esos lugares. Lo que sí está claro es que va a haber una señal política fuerte en el sentido de que en nuestra administración van a haber solo 9 cargos de confianza, no más. Reducimos el número de direcciones que tiene la intendencia, eliminamos las unidades que preveía el presupuesto de [Germán] Coutinho, eliminamos la figura de los subdirectores y todo lo que es cargo político lo reducimos a 9, ahí está el Secretario General y 8 direcciones, esa es la estructura política que va a tener la Intendencia y luego los funcionarios. Creo que es una señal importante que hay que dar en un contexto económico complejo para el país y la región. Después de que tengamos armado el organigrama con los 9 cargos de confianza ahí empezaremos a buscar los mejores nombres para cada una de las responsabilidades.