Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Brasil: Educación amenazada en el presupuesto de Bolsonaro para 2021

De confirmarse, a pesar de la negativa del Ministerio, será la primera vez en diez años que Defensa tendrá un valor superior a la cartera de Educación.
0
198

El gobierno de Bolsonaro debería, por ley, enviar al Congreso su propuesta de Presupuesto de la Unión. La noticia de que Defensa recibiría más dinero que Educación en 2021 provocó una reacción oficial del Ministerio de Defensa, que en una nota decía que afirmaciones en este sentido «son incorrectas y no corresponden a la verdad».

La coordinadora general interina de la Confederación Nacional de Trabajadores de Establecimientos de Enseñanza (Contee), Madalena Guasco Peixoto, agrega que la entidad “hará todas las movilizaciones posibles para evitar que el parlamento brasileño apruebe un presupuesto que pone en riesgo la educación pública en Brasil”.

En su comunicado, el Ministerio de Defensa niega que “habrá un aumento del 48,8% en relación al presupuesto de este año”, pero deja abierta la posibilidad de que reciba los 108,56 mil millones de reales mencionados en la noticia. Señala que “no es cierto que el presupuesto de Defensa sea mayor que el de Educación, ni hay indicios de que sea mayor en 2021”. Sin embargo, el vicepresidente de la República, general Hamilton Mourão, no negó la información. Trató de justificarlo, diciendo que la diferencia se debe al “pago de personal” de la cartera a la que están vinculadas las Fuerzas Armadas. Continuó afirmando que en Educación “aún se tiene al Fundeb (Fondo de Mantenimiento y Desarrollo de la Educación Básica y Valorización de los Profesionales de la Educación), que es la gran cosa, que no entra en eso. Entonces,no es un análisis cualitativo del hecho ”.

Lo que Defensa no puede negar es que los gobiernos de Lula y Dilma aumentaron los recursos para la Educación de 18 mil millones a 115,7 mil millones de reales entre 2002 y 2014, el equivalente a 218% de aumento real. Pero desde 2015 la Educación ha ido perdiendo fondos presupuestarios, lo que se ha agravado tras el golpe de Estado que derrocó a la presidenta Dilma Rousseff y se ha ido profundizando con el actual gobierno. En el año de su toma de posesión, 2019, Bolsonaro aumentó los gastos del Ministerio de Defensa en 4,2 mil millones de reales (22,1%) en comparación con 2018, mientras que Educación se redujo en 3,22 mil millones (16%). Estos recortes llegaron a paralizar las universidades e institutos federales.

De confirmarse la noticia, a pesar de la negativa del Ministerio, será la primera vez en diez años que Defensa tendrá un valor superior a la cartera de Educación. La reducción presupuestaria anunciada por la prensa “supondrá un retroceso de 10 años respecto a lo que se practicaba en las universidades. Con esta diferencia sobre nuestras responsabilidades actuales y antes, cuando teníamos menos estudiantes, menos área urbanizada, el recorte en realidad hizo inviable la actividad docente ”, dice el profesor de Filosofía y Decano de la Universidad Federal de Bahía (UFBA), João Carlos Salles.

Los sucesivos ministros de Educación del actual gobierno, cómplices de atacar las inversiones en educación pública y de calidad, se mostraron adeptos a la privatización del sector, agresivos en relación a las universidades públicas, ineficaces para enfrentar los desafíos educativos que se plantean al país y, en el marco de la crisis pandémica de salud actual, criminalmente ausente en la búsqueda de soluciones que lleven a la protección de estudiantes, familiares de estudiantes y profesionales en el campo. Formaron tropas, a su vez, en defensa de la militarización de las escuelas, en el avance de concepciones fundamentalistas y en el proyecto pedagógico de derecha.

Han demostrado, hasta la saturación, que este gobierno es enemigo de la educación y la cultura y una negación de la ciencia.

Presión militar

Expresamente apoyado por los militares y el aparato de seguridad del Estado incluso antes de su elección, Bolsonaro dijo, en la transmisión que realizó el 13 de agosto en una red social, que está bajo presión para aumentar los recursos destinados a las Fuerzas Armadas, pero se quejó de que “la manta está corta”. Se lamentó: “Algunos llegan: ‘Vaya, estás en el ejército y ¿será tratado así este ministerio?’ Entonces tienes que explicarlo. Para el aumento a Fernando (Azevedo e Silva, ministro de Defensa) hay que sacar de otra parte. Existe la idea de perforar el techo (de los gastos), se debate, ¿cuál es el problema? ”.

El Ministerio de Educación (MEC) ha estado ausente en la búsqueda de fondos, como se ve en su falta de discusión respecto al Fundeb en la Cámara y, ahora, en el Senado, donde está a punto de ser votado. En la propuesta más actual en discusión del presupuesto del gobierno, difundida por los medios de comunicación, la participación del MEC debería caer de 103,1 mil millones a 102,9 mil millones de reales.

Según la doctora en ciencias políticas y profesora de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) Mara Telles, Bolsonaro trabaja para desmantelar los últimos 20 años de inversión en educación y negar la ciencia. “Es un regreso a la edad oscura. Esto es parte de un proyecto mucho más grande que es un proyecto de ultraderecha. Bolsonaro defiende esa escuela sin partidos, que en realidad es una escuela ideológica enfocada solo en una determinada ideología, que es de extrema derecha ”.

Fuente Vermhelo

Comentarios cerrados.