Cosse: “Nada de lo urgente está en la LUC”

“Es transversal a este proyecto (LUC) la filosofía del sálvese quien pueda, cuando deberíamos transitar un camino para que nadie se quede atrás”
0
172

Por Victoria Alfaro

La senadora de Unidad para los Cambios y el Frente Amplio, habló de lo que falta en la LUC: “todo lo verdaderamente urgente” y advirtió que “construir lleva mucho tiempo y destruir, muy poco”.

“No vamos a apoyar en términos generales esta Ley: desconoce la realidad mundial y nacional, niega las recomendaciones de buenas prácticas de todos los organismos Internacionales y de la Academia, tanto a nivel nacional como internacional y va en reversa de todos los avances de nuestro país”, afirmó Carolina Cosse el miércoles en el Senado en la discusión sobre la LUC.

Uruguay venía siendo estable

“Desde el 2011 al 2019 la tasa media de crecimiento mundial fue del 2,8 y en 2019 la economía mundial registro su peor desempeño desde 2009, con una tasa de crecimiento del 2,5. Sin embargo, en ese marco, tras 15 años de crecimiento sostenido, Uruguay logro mantenerse en esa posición a pesar del deterioro de la economía mundial y en el marco de una crisis regional profunda. En ese marco regional, Uruguay aun a menor ritmo consigue mantener el camino estable del crecimiento”, recordó.

“Al comienzo de la pandemia se previó una tasa de crecimiento mundial que iba a disminuir al 1% menos, pero al transcurrir la pandemia diversos organismos empezaron a ajustar esas caídas anuales, previendo una caída del PBI de EEUU del 3,8% y del 9% en la zona euro. El FMI previó una caída global de la actividad del 3% en el 2020, y una posterior recuperación de un 5,8% en 2021”, ejemplificó Cosse.

Para Uruguay, la caída, según el FMI será de un 3%, el 2,7% dice el Banco Mundial, el 4% según la CEPAL, y por su parte nuestro gobierno prevé un 3% de caída, según explicó la legisladora.

“El comercio mundial ya se había desacelerado, en el 2019 el volumen de comercio mundial de bienes bajó un 0,4%, fue su primera disminución desde la crisis del 2008. En gran medida debido a la acumulación de diversas barreras sobre todo entre EEUU y China. La acumulación de estas barreras en 2008 tiene un efecto desencadenante en las cadenas globales de valor que están profundamente interconectadas”, explicó.

A la baja

“Después de haber revisado a la baja el crecimiento de la economía en el transcurso de la pandemia, todo parece indicar que el volumen del comercio mundial se va a seguir contrayendo. La CEPAL estima que el valor de las exportaciones de Latinoamérica va a caer por lo menos un 10,7 % en el 2020”, agregó.

“Uruguay tampoco es ajeno a esta tendencia, según datos de la Unión de Exportadores, los primeros cinco meses de este año representan una caída del 13,9% de las exportaciones con respecto a los mismos meses del 2019, y en los últimos 12 meses hubo un 2,95% de caída con respecto al año cerrado 2019”, ejemplificó.

“Si no reaccionamos al reconocimiento del desafío y de los riesgos, se van a perder puestos de trabajo. De hecho la OIT ha estimado que el aumento del desempleo mundial puede llegar hasta ser 24.700.000 personas. La economía se está consolidando como una economía digital en el mundo con fuertes modos de operación virtual, incorporando este modo a las relaciones sociales. Parece indudable que el teletrabajo se está extendiendo a todos los sectores de actividad. Las empresas y países que estén mejor preparados, van a tener ventajas en este sentido”, advirtió.

“Otro aspecto que va a implicar la perdida de puestos de trabajo, son las secuelas de esta enfermedad que afectarán la capacidad de los trabajadores, por ejemplo el daño pulmonar. Todas estas preocupaciones están ausentes en este Proyecto de Ley”, criticó Cosse.

“En este proyecto nosotros vemos cambios en el sentido contrario. Sería mejor que nos ocupáramos de los cambios necesarios para ajustarnos a estos nuevos escenarios mundiales y tomar los desafíos. Porque, la otra opción es no hacer nada en el ámbito de trabajo y por lo tanto no mitigar los desbalances en las propias relaciones de trabajo y así la crisis va a tener su mayor impacto en los más vulnerables”, advirtió la senadora.

Empleo

“Dice CEPAL que América Latina y el Caribe enfrentan la pandemia desde una posición más débil que el resto del mundo. Sin embargo, Uruguay reúne una serie de pre condiciones que lo podrían potenciar para atravesar esta pandemia sin que nadie quede atrás, porque se ha llevado adelante durante muchos años, una política progresista, con un preponderante rol estratégico del Estado”, agregó.

La CEPAL “pronostica con gran preocupación que el 53% del empleo en América Latina se da en condiciones de informalidad. En Uruguay sin embargo logramos llevar la informalidad de un 40% en todos los gobiernos democráticos previos al 2005, a un promedio de 23,9 % en 2019, lo cual permite acceso al sistema de salud del trabajador y su familia, al sistema de pensiones, al seguro de desempleo, al subsidio, etc. Creemos que este proyecto de ley contiene elementos en sentido contrario a esa tendencia de formalización, habilitando el pago en efectivo, exponiendo a los trabajadores a una negociación profundamente desigual e momentos de mayor fragilidad”, criticó la legisladora de Unidad para los Cambios.

Recomendaciones académicas

“Es interesante en este sentido, en plena pandemia, el análisis realizado por el Instituto de Estudios Económicos de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de la República (IECON), que va en línea con las recomendaciones de varios organismos, incluyendo CEPAL. IECON plantea que de mantenerse exclusivamente las medidas implementadas por nuestro gobierno, con una perspectiva de un PBI cayendo entre el 3 y el 3,5 %, si no se agregan más medidas a lo planteado, lo que va a suceder es que entre 94 mil y 127 mil personas más pasarían a estar por debajo de la línea de pobreza. Para evitarlo el Estado debería de aportar 22 millones de dólares adicionales por mes”, recordó la senadora. (El estudio completo se encuentra en el siguiente link )

“Felicito la decisión del gobierno de apoyarse en la academia y en los científicos para conducir la crisis sanitaria, pero lamento y creo que nos tiene que llamar a la reflexión que no recurra a la Academia para la parte de economía, creo que ahí hay una gran oportunidad”, advirtió la senadora.

“Uruguay logro ser el país con menor evasión fiscal en América Latina, todas las recomendaciones van en sentido de mantener ese camino. Otra vez, en este proyecto, vemos que el sentido es inverso permitiendo el pago en efectivo y aflojando los controles anti lavado”, criticó.

“El rol que cumplió el Estado y las políticas de Estado en estos últimos quince años, son las fortalezas que todos los Organismos Internacionales marcan como recomendaciones de buenas prácticas para los demás países. Uruguay venía por ese camino, y en este Proyecto de Ley no hay ninguna medida o consideración sobre la urgencia real. Las medidas y condiciones planteadas van en contra de tales buenas prácticas”.

“Todo apunta al revés, a debilitar el Estado las instituciones, las garantías, el Estado del bienestar. Es transversal a este proyecto la filosofía del sálvese quien pueda, cuando en realidad se debiera transitar un camino sobre los grandes pilares sin que nadie quede atrás”, afirmó.

“Es el Estado, en su rol de escudo de los débiles, la principal herramienta que tenemos. Esta pandemia nos va a afectar a todos sin lugar a dudas, pero los sectores más vulnerables son aquellos que van a tener la ruta más dura y más larga”, dijo.

“Hay preguntas que tenemos que hacernos. Por ejemplo, por qué pudimos mantener la actividad educativa, fue así porque tuvimos una Educación Pública que incorporó a decenas de miles de jóvenes de los quintiles más bajos a la educación. Porque se desarrolló y se entrenó en prácticas pedagógicas sobre una plataforma de conectividad y de internet única en América Latina”, añadió.

“Uruguay se presenta a la cabeza en cobertura y en porcentajes de hogares conectados a internet y al mismo tiempo como el país con la brecha de acceso por ingreso más baja de América Latina. Debemos recordar que hay más de 120 mil hogares conectados con el servicio universal hogares, y esto se debió al desarrollo del modelo uruguayo de un sistema de Educación Pública con una fuerte empresa pública de Telecomunicaciones, que entre 2010 y 2019 invirtió 2.200 millones de dólares, generó ganancias por 1.400 millones de dólares y aportó en impuestos 2.500 millones de dólares y a Rentas Generales 800 millones de dólares”, recordó la ex presidenta de ANTEL.

“Es bueno no olvidar el esfuerzo, el compromiso, la capacidad de nuestros docentes en la Enseñanza Pública, que han sido sostén de la educación en estas condiciones de pandemia absolutamente novedosa y adversa”, afirmó Cosse.

“Es del fortalecimiento de la Educación Pública que deberíamos ocuparnos, no de su debilitamiento. Un sistema de educación que incluye a la Universidad de la República y que, como muy bien decía el senador Rubio, nos debe de llenar de orgullo, porque ha dado muestras, en una situación de las más criticas como la pandemia, del rol de los estudiantes y los profesionales formados en nuestra Universidad”, añadió.

“En un Mundo con una enorme y brutal revolución científica en el medio de una pandemia que está cambiando todas las reglas del juego, educación y trabajo es lo que debería preocupar en clave de futuro y en clave de mitigación de los riesgos que vamos a enfrentar”, afirmó la ingeniera.

Salud

“El gasto del Estado en Salud por persona paso de 600 a 1.500 dólares. Y mientras que la mayoría de los países en Latinoamérica, e incluso países muy desarrollados, se caracterizan por tener sistema de salud débiles, fragmentados, que no garantizan para nada el acceso universal, en Uruguay estamos exactamente en la otra condición y por eso quisiera destacar, la inclusión en el año 2014 de la totalidad de los pasivos en el FONASA. Esto es una enorme fortaleza en el Uruguay y por eso tendríamos que estar pensando muy aceleradamente, no solo en los desafíos del futuro de la salud, sino en los cambios de política que habrá que hacer para llevar la atención a los hogares y no los hogares a los Centros de Salud”, agregó.

“Deberíamos preocuparnos por como establecer mejor las condiciones para que se cumplan las leyes, o las condiciones establecidas en el ánimo de las leyes aprobadas por este Parlamento, como por ejemplo la de Salud Sexual y Reproductiva. Como dije hace un rato, en el ámbito sanitario creo que es una excelente definición la del gobierno de buscar el asesoramiento científico con destacadísimos profesionales formados en la Universidad de la República”, explicó.

“Creo que debiéramos estar preocupándonos de tener datos de los científicos. Esas son las cosas que nos debieran ocupar, nada de esto está en la Ley de Urgente Consideración. No está tampoco el impacto de la aplicación de la inteligencia artificial en la salud, y la protección ya no de los datos personales sino de la condición humana”, explicó.

Cuidados y trabajo

“Esta pandemia ha evidenciado la injusta organización social de los cuidados. Deben pensarse desde un enfoque de género, porque, son las mujeres quienes, remuneradas o en forma no remunerada, absorben la mayor carga. En América Latina, a marzo de 2020, alrededor de 154 millones de niños, niñas y adolescentes se encontraban temporalmente fuera de las escuelas que estaban cerradas. Esos niños y niñas requieren cuidados, que sobrecargan el tiempo de las familias, y en particular de las mujeres, que dedican en promedio el triple del tiempo al trabajo de cuidados domésticos y cuidados no remunerados en comparación con el de los hombres”, advirtió.

“Las desigualdades de género, se acentúan además en hogares de menores recursos, porque ahí las demandas de cuidados son mayores, porque hay más personas en el hogar. La recomendación que hacen todas las organizaciones internacionales es poner en marcha un Sistema de Cuidados, de vuelta trayendo sobre la mesa el rol estratégico del Estado, Uruguay ya lo había hecho”, recordó.

“Nada de eso está en la LUC. Al momento hay más de 200 mil personas en el seguro de paro y han disminuido sus ingresos por lo menos en un 40 % y ante los cuales debemos tener una gran sensibilidad. Me pregunto si en vivienda no deberíamos atender temas, como por ejemplo, el incremento temporal de subsidios transitorios al alquiler y sin embargo este tema está ausente en la LUC”, criticó Cosse.

Cultura

“En un panorama de aislamiento en plena pandemia me pregunto cuál es el rol que debemos asignarle a la cultura. A mí me parece que a las y los trabajadores de la cultura hoy más que nunca los necesitamos como el pan, y como el agua. Desde todo punto de vista tendríamos que ponernos a pensar, y que sea tarea de este Parlamento, cómo ayudar a las áreas culturales a encontrar nuevos modelos de negocios en un mundo de aislamiento. Cómo potenciar el streaming y el acceso al mismo de todas las industrias culturales. Por eso es tan importante Vera TV, para que sea accesible a la más amplia gama de industrias culturales. O también proponernos subsidiar los costos de los locales culturales. Nada de esto está en la LUC”, agregó.

“No creo que sea bueno, que los problemas sociales nos vengan a buscar. Tenemos que anticiparlos, reconociendo el camino recorrido, se estaba avanzando significativamente acortando las distancias en la sociedad, y en el combate de la pobreza. El rol estratégico del Estado es fundamental, y con políticas que han sido pilares en esta construcción. Construir lleva mucho tiempo y destruir, muy poco. Ese es el gran riesgo, por eso planteamos una y otra vez que lo necesario y urgente es un gran acuerdo social, nada de eso es considerado en la LUC. Estamos convencidos de esto, porque lo urgente, es la gente”, finalizó la senadora.