Día del Comité de Base: la reafirmación de la política

Se realizaron 270 asambleas el 25 de Agosto y este fin de semana se suman 200 más.

Paola Beltrán

Este 25 de agosto 15.000 mil frenteamplistas se movilizaron en todo el país para participar de las Asambleas del día del Comité de Base. Fueron 270 asambleas de las 470 que llevarán adelante hasta este mismo fin de semana.

EL POPULAR entrevistó a la vicepresidenta del Frente Amplio (FA), Verónica Piñeiro, con quien intercambiamos sobre un primer balance de esta gran movilización y el lugar de la militancia y de los Comité de Base en poner a la política como elemento central para transformar la realidad. 

-Se llevó adelante un nuevo Día del Comité de Base, si bien aún restan algunas asambleas por realizarse ¿cuál es el balance hasta el momento?

El balance es positivo siempre que realizamos esta actividad histórica del Frente Amplio celebrando el día del Comité de Base. Se realizaron un montón de asambleas, restan algunas que se están concretando el próximo fin de semana y algunas entre semana. La participación fue buena, los Comité que plantearon hacer Asambleas alcanzaron el número de participantes para que se pudiera realizar y eligieron la nueva integración de los Comité que va a liderar las tareas principales en organización, propaganda y finanzas y la participación en los espacios intermedios, así que fue un día muy importante en el que celebramos al Frente Amplio y nuestra historia.

-Participaste en varias Asambleas ¿cuáles fueron las principales inquietudes que percibiste en la militancia?

Recorrí algo así como siete Comité; hay muchas inquietudes. Muchas ganas en esta etapa que se viene por delante de discusión programática y ante eso la importancia que asignaban los compañeros y compañeras a la necesidad de estar muy abiertos a esa discusión y que las Asambleas preparatorias del Congreso tengan una muy buena participación. A partir de las bases programáticas, aportar nuestra mirada desde toda la estructura del FA para definir en diciembre. También identificando la importancia del Comité cercano al barrio y al entorno, a la cuadra, al territorio y ahí también una cosa interesante que visualicé es el interés de los compañeros y compañeras de cómo ser más y cómo estar abiertos a la participación, a lograr que se arrimen más vecinos y vecinas y cuando lo hagan poder sumarlos a este proyecto político, a la posibilidad de dedicar un tiempo de su vida a aportar al FA, al proyecto colectivo que busca construir un nuevo Uruguay. 

-En esta oportunidad se utilizó un nuevo sistema informático llamado Nexo, para llevar registro de asistencia y resultados de las Asambleas. Los datos preliminares, de 280 Asambleas con 15 mil participantes arrojan que el 20% son jóvenes, el 45% de mediana edad y un 35 % son mayores de 60 años. El relato de una militancia de base envejecida pareciera no ser tal o por lo menos no tan acentuada como se creía. ¿Qué reflexión te merecen estos datos?

Es una grata sorpresa, lo estuvimos conversando e intercambiando, es importante que se acerquen nuevos militantes, que se sumen jóvenes. Uruguay tiene una población bastante envejecida, esos porcentajes de participación hablan de que tenemos un poco más de jóvenes integrados a la orgánica o a la participación en los Comité de Base, más de lo que sería natural. Necesitamos reforzar eso y ahí también está la preocupación de los compañeros y compañeras de los Comité, de qué forma logramos integrar a jóvenes en la militancia, en el espacio que ellos puedan y en el espacio de tiempo que ellos puedan dar. Es un desafío para los Comité de Base transformar a esas personas que se acercan en militantes, y sobre todo poder darles la oportunidad a los jóvenes de aportar al proyecto político. Esos datos son alentadores, no quiere decir que no tengamos que trabajar en cómo seguimos haciendo a los Comité abiertos y capaces de poder recibir a esa nueva sangre militante.

-La herramienta informática funcionó muy bien, de hecho, era una pregunta, cómo les va con la herramienta, recordando que se generó a partir del aporte militante de compañeros y compañeras que saben de esto, adaptada al FA, para poder darle funcionalidad y también facilitar muchas veces el registro y la actualización de los datos

Muestra la línea de trabajo y de avance del Plan político en el que definimos líneas de trabajo. La línea de desarrollo organizativo empieza a tener sus frutos, pero no implica que dejemos de trabajar en cómo avanzamos hacia estos 500 Comité que, como siempre decimos con Fernando, no es que queramos generar 500 puntos donde esté el Frente Amplio, sino que son puntos con contenido, con capacidad de recibir a vecinos y vecinas, de transformar a esas personas que se arriman en militantes y poder cumplir otros roles. Estamos en esa campaña. Lo que entendemos con eso, a cuenta de un balance más fino cuando terminen todas las Asambleas, es que se arrima gente, esto funciona, el Frente Amplio funciona y vibra en los barrios y en las distintas localidades del país así que tenemos que seguir. 

-Resulta relevante esta particularidad de participación constante en el FA, su capacidad de movilización, teniendo en cuenta las dificultades en la región de partidos y sectores de la izquierda para ser alternativa o en los que la población no visualiza la política como una herramienta válida para transformar la realidad

En ese contexto regional donde hay un desdibuje de los partidos, donde hay mensajes, sobre todo del otro lado del río, sobre «que se vayan todos, son todo lo mismo», acá el FA está valorizando lo que es la acción política, no generando relatos de grieta ante eso sino que en realidad estamos llevando a que la política es lo que hacemos todos los días, aportando algo en el Comité o militando en una organización social también, creo que  mostrar que el FA tiene una capacidad de movilización en momentos concretos pero al mismo tiempo que tiene un funcionamiento permanente y eso es un mensaje importante para la democracia en Uruguay. 

-Una de las críticas que se plantearon en el Congreso de Balance Crítica y Autocrítica, se referían a la desconexión entre fuerza política, gobierno y organizaciones sociales, de cara a un nuevo gobierno del Frente Amplio ¿Considerás que hemos aprendido y estamos en mejores condiciones para asumir ese desafío?

Hemos aprendido que tenemos que seguir aprendiendo y seguir abriendo nuestras puertas y nuestros brazos, seguir estando cerca de la realidad, cerca de las personas y obviamente eso habla de estar cerca de las organizaciones. El FA ha desarrollado estrategias de trabajo concretas para eso e incluso ahora en esta nueva etapa de “El Frente dialoga” también estamos asumiendo el desafío de abrir y proponer o mostrar nuestras bases programáticas, no solo discutirlas dentro del Frente Amplio, en el proceso orgánico que es el que define, sino también poder conversar estas propuestas con organizaciones sociales. Esto habla de cómo también queremos trabajar para fortalecer ese vínculo, que se da cotidianamente en todos los territorios con los frenteamplistas que están siempre, respaldando ese trabajo cotidiano con referentes que van también a contar de qué se tratan nuestras propuestas de bases programáticas. 

-La elección del Presidente del Frente Amplio de que fueses la vicepresidenta se vinculó, además de tu trayectoria política, con el hecho de ser una mujer joven. ¿Cómo transitas esta responsabilidad, qué aprendizajes has tenido en este proceso?

-Esta nueva responsabilidad en el Frente Amplio la asumí y la asumo con mucha responsabilidad, es un lugar importante para poder hacer cosas, seguir pensando en el desarrollo de la organización y como militante me pone en un lugar diferente del que estaba antes militando desde una Coordinadora o un Comité hacia el Plenario Nacional, para mi es desafiante e importante para poder seguir mejorando la fuerza política. 

La señal que Fernando Pereira quiso dar y espero estar cumpliendo con eso, es que el FA no es solo la suma de sus sectores sino también el movimiento organizado en Comité de Base que puede distribuir las responsabilidades y también asignar responsabilidades a compañeros y compañeras que integran la organización de ese lugar. 

-Es también interesante el proceso de formación que se genera en la militancia de base y que implica que cualquier persona que se involucre y se comprometa, que tenga una participación constante, puede lograr un desarrollo político y ocupar lugares de dirección en la fuerza política.

Sin dudas, compartir discusiones, compartir la organización de actividades, el despliegue territorial del Frente Amplio, cómo lo armamos en determinado barrio, en determinado lugar, va formando a los militantes, eso sin dudas es algo que es un diferencial que tiene el FA, que no lo tiene que perder en esta cuestión de vincular a nuevos militantes con los veteranos que están siempre y que siguen sosteniendo el funcionamiento en el territorio. Aprendí mucho y casi todo lo que he aprendido de militar y de poder estar es por compartir espacios de discusión con compañeros y compañeras en los Comité de Base y en diferentes espacios del FA, eso no lo podemos perder, por eso los Comité de Base, la organización territorial que tiene el FA es fundamental para seguir reproduciendo la militancia. 

Eso no implica que no sea un desafío permanente, ver cómo nutrimos esos espacios de temas, de insumos y elementos para la discusión para poder tener mejores formas de funcionamiento, de que la información certera llegue de buena manera a cada lugar para que los compañeros y compañeras puedan estar informados, intercambiar sobre los temas de interés tanto nacional, local o lo que pasa en la cuadra y es un desafío permanente y responsabilidad de todos el poder nutrir de elementos a esos espacios, a los Comité de Base, para poder funcionar de mejor manera. 

– ¿Cuáles son los desafíos de la fuerza política?

Venimos trabajando, entiendo yo, de manera ordenada y cumpliendo lo que nos habíamos marcado en el Plan Político que obviamente tenemos que pararnos, pensar cómo seguimos para adelante, marcándonos objetivos. Cada vez más nos vamos metiendo en tiempos de campaña y eso implica el desafío de poder dialogar en unidad y trabajar ese Programa que creo que también es lo que nos permite forjar la unidad dentro del FA. Vienen momentos muy desafiantes en el que más que nunca el Frente Amplio tiene que estar preparado, bien organizado en el territorio para poder enfrentar las nuevas etapas. 

Foto de portada:

Vicepresidenta del Frente Amplio, Verónica Piñeiro. Foto: Pablo Vignali, adhocFOTOS.

Compartí este artículo
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email
Share on print
Temas