Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Disparen sobre Canelones

El Poder Ejecutivo bloqueó un fideicomiso para obras: “Anteponen sus intereses electorales a las necesidades de la gente”.
0
152

Por Gabriel Mazzarovich

La intervención directa de Presidencia de la República, y los principales dirigentes del Partido Nacional y el Partido Colorado, bloquearon la aprobación de un fideicomiso para obras en Canelones que había sido acordado entre todos los partidos en la Junta Departamental y los 30 municipios canarios.

¿Por qué se necesita un fideicomiso y deuda? ¿Para qué eran los 80 millones de dólares? El impacto sobre el empleo y la reactivación económica en medio de la crisis, las consecuencias en las obras planificadas y en la calidad de vida de la gente. Una mirada a fondo sobre este conflicto político que muestra el nivel de agresividad de la ofensiva de la derecha con la palabra de Marcelo Metediera, director de Tránsito de la Intendencia de Canelones y suplente del intendente Yamandú Orsi; Ubaldo Aita, diputado por Canelones de la 1916 y el Frente Amplio y Susana Muñiz, edila canaria de la 1916 y el Frente Amplio, esta última entrevistada en EL POPULAR en Radio.
Una disputa política departamental con impactos nacionales, por su magnitud y por su forma.

-Empecemos por explicar, brevemente, ¿por qué es necesario un fideicomiso de inversiones en obras en la Intendencia de Canelones y qué importancia tiene?

Metediera. Hoy la Intendencia de Canelones tiene la espalda financiera suficiente para enfrentar una solicitud de endeudamiento como la que se puso a consideración de la Junta Departamental: 80 millones de dólares. Esto es así porque durante todo este período de saneó la Intendencia por eso es posible contraer este tipo de deuda. Esto implica tener destinado un 10% del presupuesto destinado al pago de este fideicomiso y los anteriores. Esto tiene algunos grandes objetivos: promover la inversión pública como factor de reactivación de la economía, generadora de puestos de trabajo y de salarios. El otro es acelerar la ejecución de las obras de infraestructura que sigue necesitando el departamento. De los 80 millones de dólares solicitados, 20 estaban destinados o para el proyecto del Corredor Metropolitano, otra opción era fortalecer la caminería rural para sacar la producción del departamento, otra opción es el proyecto de Consolidación Barrial, que contempla las obras de infraestructura que se hacen en los barrios, calle, cordón, cuneta, alumbrado. Después teníamos 37 millones de dólares para obra de infraestructura concreta. Luego 10 millones de dólares para obra de gestión ambiental, fundamentalmente seguir aumentando la cantidad de contenedores domiciliarios, hacerlos dobles para poder realizar reciclaje de los residuos en el domicilio. Luego había en recursos para obras en espacios públicos en los 30 municipios, aspecto también fundamental. Había 2 millones de dólares destinados a inversión en cultura, el proyecto Dínamo, para justamente dinamizar la actividad, espacios de creación y producción artísticos. Había también 3 millones de dólares para un fondo de movilidad eléctrica, para poder renovar los buses en el departamento. Para eso era la solicitud de endeudamiento.
Canelones tiene 5 fideicomisos ejecutados, el primero se hizo en el 2005, cuando el Frente Amplio accede por primera vez al gobierno departamental, con Marcos Carámbula, y nos encontramos con un pasivo de 130 millones de dólares, de deuda vencida, que había que pagar al momento. Esos 130 millones de dólares representaban tres presupuestos y medio de ese momento. Ese era el nivel de endeudamiento que encontró el Frente Amplio. Hoy la Intendencia de Canelones tiene 140 millones de dólares de deuda, no vencida, con plazos y esta significa el 60% del presupuesto.
La herramienta fideicomiso surge en Canelones en el 2005 como instrumento financiero. El primero es para la cancelación de la deuda que dejó la coalición blanca y colorada. Luego se llevaron adelante 3 fideicomisos de obra y también de adquisición de maquinaria, camiones, motos para el cuerpo inspectivo de tránsito. Y hubo también un fideicomiso de alumbrado, que permitió la compra de luminarias led que se autofinancian, porque el ahorro que generan permite hacer el repago.
Me parece muy importante destacar que además de acuerdo en la Junta Departamental, había un acuerdo con los 30 municipios del departamento, acordados montos y obras, y hay 21 alcaldes y alcaldesas del Frente Amplio, 9 del Partido Nacional, no tienen ni en el Partido Colorado ni Cabildo Abierto.
En la Junta Departamental ediles blancos y colorados hicieron aportes al fideicomiso que se tomaron en cuenta. A pesar de eso, no fue votado.
Aita. En Canelones es necesario un fideicomiso a los efectos de financiar las necesidades que aún permanecen en el departamento en materia de obra pública, de bienes y servicios públicos para la población. Canelones arrastraba un déficit grande de obra pública, más bien estructural; durante los gobiernos frenteamplistas se fue avanzando para mitigar ese déficit, esto se fue haciendo con los fideicomisos anteriores. Estas inversiones están en el marco de proyectos estructurantes de la obra pública, por ejemplo, el “Programa de consolidación de barrios”, pero también en materia de tratamiento de los residuos en el departamento, de la movilidad. En ese sentido decimos que sigue siendo necesaria esta herramienta del fideicomiso.
El Presupuesto municipal tiene contempladas obras, pero el déficit estructural de Canelones, en materia de obra pública, es, afrontado, básicamente, con los recursos que provienen de este instrumento financiero.
Hay un elemento adicional que es, ante la crisis que afronta nuestro país, darle dinamismo a la economía a partir de la obra pública. Las obras que se preveían a través del financiamiento del fideicomiso iban a generar, al menos, unos 2 mil puestos de trabajo. A eso hay que agregar todo el derrame que tiene la inversión pública en la microeconomía de los pueblos.

-Se han hecho fideicomisos en otras administraciones anteriores y había, además, un acuerdo con el resto de los partidos en la Junta: ¿A qué atribuye usted la intervención directa del Poder Ejecutivo y de la coalición de gobierno para frenar el acuerdo?

Metediera. Desde mi punto de vista la intervención directa del Poder Ejecutivo responde a cálculos meramente electorales. Saben que en el Frente Amplio en Canelones tienen un riesgo en términos electorales y lo que están haciendo, tomando a la gente de rehén, es bloquear esos riesgos electorales. Anteponen los intereses partidarios y electorales al bienestar de la gente.
Aita. La intervención del Poder Ejecutivo en este tema yo la inscribo en lo que denominamos la ofensiva general de la derecha, en todos los planos, en especial en los espacios de gobierno para intentar trabar lo que son expresiones, en este caso departamental, del proyecto frenteamplista. Esto es también para intentar instalar, en el plano departamental, su proyecto, que sabemos bien lo que significa en el plano nacional. Las herramientas de los gobiernos departamentales siguen siendo, para el Frente Amplio un espacio de proyección de lo que es su modelo de país, por eso hay una intención clara de trabar la gestión frenteamplista departamental.
Eso desde una concepción general, también juegan intereses electorales bien concretos, la derecha viene trabajando en el departamento en la conformación de una presentación electoral para el 2025 que repique la coalición que se formó para el gobierno nacional.
Como tercer elemento también juega que hay figuras del departamento que tienen una proyección nacional hacia el 2025. Allí radican las razones de la intervención del Poder Ejecutivo, de manera directa, ejerciendo presión sobre la decisión de los ediles, como es público y notorio.
Esta actitud con el fideicomiso no es un hecho aislado, a Canelones se le suprimió el Fondo Metropolitano, que establecía una forma de superar las asimetrías en la distribución de los fondos departamentales hacia Montevideo y Canelones, con el resto de los departamentos.
Yo sumo también que Canelones, y las otras administraciones frenteamplistas, fueron los departamentos que tuvieron procesos más lentos de vacunación, son elementos que se suman.

-¿Qué pasos tienen previstos el Frente Amplio y el gobierno departamental de Canelones?

Metediera. Lo que se está analizando es la posibilidad de contar con mecanismos de financiamiento privados, porque el pasaje por la Junta Departamental implicaba la posibilidad de endeudamiento que superara el período actual de gobierno. Ya se han recibido ofertas de privados para poder llevar adelante ejecuciones de obras. Hay avidez de invertir en obras, porque el gobierno nacional no tiene obras en ejecución, las que hay, a nivel nacional, son las que dejó el Frente Amplio. Vamos a intentar, en el plazo que tenemos, que es el de este período, poder llevar adelante la mayor cantidad de obras que se puedan en función de la inversión privada que se pueda conseguir. No van a ser los 80 millones de dólares, van a ser menos, pero esa inversión privada, sumada al Presupuesto Departamental, que en este momento está en debate en la Junta, es lo que tenemos para afrontar la necesidad de reactivación económica para salir de la crisis y atender las necesidades de obras y bienes públicos de nuestro departamento. Habrá que volver a discutir con los 30 municipios que cosas sí y que cosas no se podrán hacer.
Hay que recordar además que todo esto se da en el marco de los recortes de los recursos del gobierno nacional para las intendencias, muy especialmente a las frenteamplistas y más aún para Montevideo y Canelones. El gobierno nacional eliminó el Fondo Metropolitano que eran 100 millones de dólares para Montevideo y 25 para Canelones, que eran contra proyectos, en el caso de Canelones se invirtieron en caminería rural.
También se redujeron las partidas a los municipios, en todo el país. Y ahora está en discusión el articulo 251 de la Rendición de Cuentas que habla de las asimetrías de los aportes y allí también serán perjudicadas las intendencias de Montevideo y Canelones.
Aita. A nivel concreto de poder utilizar algún tipo de herramientas para poder sustituir los recursos que se pensaban utilizar a través de la herramienta del fideicomiso hubo información de algunos compañeros del gobierno departamental en el sentido de que existe disposición, hasta de las propias empresas de la construcción, para encontrar formas de contar con recursos a pesar de no tener esa herramienta.
Hay algunos ofrecimientos de financiamiento del sector privado. También habrá que analizar otras cosas, en el marco de la restricción que tiene no poder avanzar sobre el próximo período de gobierno con endeudamiento originado en este. El artículo 301 de la Constitución regula de alguna manera el endeudamiento de los gobiernos departamentales y algunos otros instrumentos, como el endeudamiento con organismos internacionales, necesita el aval de la Asamblea General. Hay que pensar algunas otras posibilidades, pero están sujetas a restricciones de tipo político.
El Frente Amplio ha iniciado un debate con la denuncia de lo acontecido, fundamentalmente en la Junta Departamental, es necesario difundirlo más entre la población, para que efectivamente se conozcan las razones por las cuales la población canaria no va a contar con estos recursos para que en cada uno de los municipios haya obra pública, haya mejora de los bienes y servicios públicos.

 

Marcelo Metediera, director de la Comuna Canaria.

Ubaldo Aita, diputado canario de la 1916 y el FA.

Comentarios cerrados.