El Ejército y la revisión de la historia

Crysol solicitó participar del proceso de revisión histórica del rol del Ejército en los últimos 60 años.
0
28

El Ejército inició un proceso de revisión de la currícula referente a la educación militar y en ese sentido planteó la necesidad de realizar una revisión crítica de su rol durante los últimos 60 años. La asociación de ex presos y ex presas políticas, CRYSOL, envió una carta al ministro de Defensa Nacional, Javier García, donde pide participar de la discusión.

La iniciativa de revisión de currícula que partió del actual comandante en jefe del Ejército, Gerardo Fregossi, cuenta con el visto bueno del ministro de Defensa Nacional y del presidente de la República. García declaró que “es la primera vez que en forma sistemática y plural se escucharán reflexiones y análisis sobre un lapso de la historia nacional bastante cercana en términos históricos, que signó, y signa, buena parte de nuestro pasado y presente, convocados por el Ejército”.
El objetivo según expresó el Ejército en un comunicado es “fortalecer el conocimiento de los integrantes de la fuerza sobre la realidad histórica del período 1958-2020, a partir de una visión amplia, procurando desarrollar la capacidad individual para la interpretación del período a ser analizado”.
CRYSOl saludó la iniciativa en una carta enviada al ministro García, allí expresó que “dicho proceso es necesario e imprescindible para afirmar la democracia y la propia institucionalidad democrática”. Para la asociación que el Ejército reflexione “críticamente sobre el papel desempeñado, especialmente desde el 13 de junio de 1968 hasta el momento actual, permitirá a la institución recoger importantes enseñanzas para reafirmar su identidad con la visión hacia el futuro”.
La asociación recordó las medidas prontas de seguridad instauradas durante el gobierno de Pacheco Areco, y que este “sacó a las Fuerzas Armadas de los cuarteles para reprimir y militarizar a los trabajadores”.
CRYSOL indicó que el proceso de revisión de lo actuado “debe encararse desde la perspectiva país, en una América Latina donde Estados Unidos ha intervenido directamente en el desarrollo de los acontecimientos en el continente” y al mismo tiempo “debe realizarse de cara a la ciudadanía y será más productivo si cuenta con la participación activa de la sociedad civil, de las organizaciones sociales involucradas y la propia academia con visiones plurales”, valoró.
Gastón Grisoni de CRYSOL, en conversación con EL POPULAR dijo que aún no obtuvieron respuesta del gobierno. “En realidad nosotros no esperábamos una respuesta directa desde allí, sino que pretendíamos explicitar cuáles son los puntos de vista de CRYSOL con respecto a esto ante los medios de comunicación”. El ex preso político indicó que el proceso abierto “les parece bien, es necesario e imprescindible, hay que hacerlo de cara a la sociedad, con las organizaciones sociales y junto al movimiento sindical”.
“El sistema político va a participar, porque una iniciativa de esa naturaleza que se va a consagrar en un nuevo programa de estudios se discute en el Parlamento: no tienen autonomía las Fuerzas Armadas para cambiar la currícula, de hecho suponemos que habrá un proyecto le ley en algún momento”, expresó.
“Es una discusión muy difícil” dijo y valoró que “lo significativo es el propósito de Fregossi: fortalecer a las Fuerzas Armadas, el país necesita unas Fuerzas Armadas consustanciadas con los principios democráticos”.
Grisoni dijo que en parte a esto se deben los juicios y denuncias que impulsan desde CRYSOL, para poder sacar “las espinas envenenadas” de las Fuerzas Armadas, aquellas personas que participaron de las violación es a los Derechos Humanos durante el terrorismo de Estado.

Reacciones

La iniciativa generó diversas reacciones en el espectro político más allá de CRYSOL. Desde la oposición, Javier Miranda, presidente del Frente Amplio expresó: “Que los programas de educación de las Fuerzas Armadas necesitan revisión es algo de lo que no tengo la menor duda, hace años que lo venimos reclamando y nos parece clave en la formación de estos funcionarios públicos”. Miranda dijo que hay que ver “por dónde va el proceso”. Consultado por la prensa sobre qué piensa qué de qué la vicepresidenta Beatríz Argimón y García sugirieran al MLN que hiciera autocrítica sobre los sucesos de la dictadura Miranda respondió que es “la clásica teoría de los dos demonios”.
García había dicho en declaraciones recogidas por Radio Universal que no está bueno “hacerse los distraídos” pidiendo al MLN que asumiera “su papel” en esos “momentos dolorosos” . “Si todos los actores del momento tuvieran la misma actitud que el Ejército, realmente estaríamos dando una imagen muy positiva, especialmente para las nuevas generaciones”, había dicho Argimón por su parte en el Podcast “La otra Agenda”.
El Centro Militar, donde se nuclean los militares retirados, se mostró preocupado por la iniciativa. Carlos Silva, el presidente dijo a Búsqueda: “Si hablamos seriamente, es una cosa; si es la versión de los tupas o de los comunistas, es otra cosa. Lo que quiero saber es si se trata de invitar a gente que no conoce al Ejército y habla, si prevalece la opinión de esa gente, porque el 62% de la población tiene una opinión favorable de las Fuerzas Armadas y es una minoría que trata de jorobar con eso de que las Fuerzas Armadas no son queridas”.
Por su parte la senadora frenteamplista Lucía Topolansky dijo que se trataba de un procedimiento rutinario y que el gobierno estaba haciendo con esto “glamour y bulla”, según consignó La Diaria.
En la entrevista también pidió responsabilidad a los otros partidos políticos si quieren dar una discusión “seria”, señalando que el Partido Nacional y el Partido Colorado tuvieron una participación directa en la dictadura cívico militar, sin dudas en respuesta al pedido de responsabilidad del MLN en los sucesos de la dictadura.