El portland de ANCAP en vías de ser privatizado

El llamado a licitación pone en manos de privados la fijación de precios para la obra pública.

Victoria Alfaro
EL POPULAR entrevistó al director de ANCAP, Vicente Iglesias, representante de la oposición en el directorio del ente energético, sobre el llamado a licitación que privatiza la producción de portland.

Consultado sobre lo más negativo para ANCAP y el país de este llamado a licitación, Iglesias puntualizó “varias cosas, lo primero es que ANCAP producía combustible, alcohol y portland. Este último es básico para el desarrollo de obras de infraestructura y no en vano se introdujo en el año 1931, de forma de asegurarse la obra pública a un costo razonable. Muy probablemente lo que vaya a pasar ahora es que ese elemento que tenía ANCAP para controlar los valores del portland para la obra pública, pase a un oligopolio privado y deje de cumplir la función”.
Por 100 años
“Es mentira de que el precio va a bajar. Tampoco me vengan con el cuento de que esto va a bajar el precio del combustible porque el déficit del portland es bajísimo. No va a bajar la nafta por esto”, agregó.
“Por otra parte, se llenan la boca con los puestos de trabajo, pero el esquema que están poniendo es similar al que usaron en las plantas de ANCAP donde operan Acodike y Riogas y ahí vemos los resultados cuando despidieron a la mitad de la plantilla. Esto de asegurar los puestos de trabajo resulta de difícil credibilidad, porque incluso dentro de este pliego licitatorio no hay ningún aspecto punitivo en caso de que después no se cumpla con el compromiso de mantener los puestos de trabajo”, explicó.
“Por otro lado, es la enajenación de la industria del portland por casi 100 años. Otra cosa muy importante es que nuestra Constitución dice que cuando los entes del Estado quieren asociarse con este se necesita una ley específica para eso. Esa ley nunca estuvo. Están usando una que se usó para la desmonopolización de los alcoholes y desconociendo al Parlamento, así destratan a la Democracia. Por otro lado, si vamos a cosas más específicas, el punto de partida de donde nace todo esto esta parcializado y sesgado. ¿Por qué lo digo? Porque no se han estudiado todas las posibilidades que existen. Hemos planteado un plan y no fue valorado, incluso cada vez que se habla de eso es menospreciado y menoscabado”, denunció Iglesias.
“La única innovación acá es privatizar este sector y que se forme un oligopolio privado. Por otro lado, el pliego de la licitación del portland me la dan el mismo jueves una hora y media antes de la reunión del directorio de ANCAP. Ese tiempo no da para estudiar todo el documento y sus derivaciones. Un pliego largo y con muchos anexos, encima le falta información. toda esa estrategia conspira contra un debate de ideas responsables y contra el cumplimiento cabal de mi función como director, donde tengo el derecho a que se me brinde la información completa en tiempo y forma. Me siento responsable de las decisiones que tome, no importa si son negativas o positivas y eso debe tener un fundamento basado en la información y no en pareceres”, afirmó.
“Encima después salen a decir que van a rematar el horno, y eso no figura en ningún lado, para mí no son válidas las expresiones que dicen. No me surge que todos hayan dicho que no quieren el horno”, apuntó Iglesias.
En este marco Iglesias denunció públicamente la situación el mismo 18 de mayo cuando se reunió el directorio de ANCAP “para analizar el pliego de asociación de la industria del cemento portland y cal de ANCAP. Una vez más y por mayoría, en este caso de 3 a 1, se aprobó un pliego licitatorio que propone un esquema de asociación que entiendo inconveniente para ANCAP y, en definitiva, para todo el país.
Quiero expresar las siguientes puntualizaciones:
• Todo este proceso se realizó en la Administración sin un debate público,
abierto y transparente con toda la sociedad y el conjunto de los actores
involucrados. Desde siempre he sostenido que este esquema asociativo
necesitaba de una Ley específica y de un debate parlamentario.
• Se trata de un esquema de asociación que desmantela de forma definitiva la industria del portland de ANCAP, pasando de la producción y
comercialización a simplemente vender piedra.
• Este esquema tiene como punto de partida un análisis parcial y sesgado sin innovaciones y que no contempló todas las posibilidades de mejoras del negocio. En resumen, lo nuevo es solo privatizar este sector de actividad.
• Lejos de promoverse una solución virtuosa a las dificultades y desafíos de la industria del portland por parte de ANCAP, se absorben pasivos, se
generan incertidumbres, se entrega la totalidad del negocio a manos de
privados y no se resuelve parte del déficit tan señalado por los promotores de esta asociación. ANCAP seguirá asumiendo costos.
• Este esquema asociativo tiene un plazo a todas luces excesivo y la
participación de ANCAP en esta asociación se estima en porcentajes
mínimos e irrisorios.
• No parece claro qué sucederá con los puestos de trabajo pues no resulta
vinculante la continuidad de estos.
Por último, debo señalar que la metodología de trabajo empleada para aprobar este pliego y sus anexos resultó apresurada, contando con muy pocas horas para estudiar los documentos finales, incluso solicité un aplazamiento que fue negado, y como se advierte, todo esto conspira contra el debate de ideas y el cumplimiento cabal de mi función como director de ANCAP.
Finalmente quiero hacer una mención especial y señalar el esfuerzo de todas las trabajadoras y trabajadores de ANCAP, especialmente de la industria del portland y de la cal, por su desempeño y permanentes aportes”.

Foto de portada:

Fábrica de portland de ANCAP en Lavalleja. Foto: Ricardo Antúnez /adhocFOTOS. 

FA en defensa de las empresas públicas

Este miércoles el senador Juan Castillo, en representación del Frente Amplio, participó de una asamblea de las y los trabajadores de FANCAP en Minas, Lavalleja, en defensa del Portland y contra la privatización que busca imponer el gobierno de derecha.
Castillo expresó la solidaridad del FA con la lucha de los trabajadores y rechazó la reciente aprobación en el Directorio de ANCAP de un pliego de licitación que en los hechos privatiza el portland, pone en peligro la soberanía y los puestos de trabajo de las plantas de Minas, Treinta y Tres y Paysandú.
Castillo reafirmó la posición del FA en defensa de las empresas públicas, que se expresó en una declaración de la Mesa Política de este 22 de mayo.
En la declaración el FA señala que “inspirado en la concepción herrerista del Estado, el gobierno lleva adelante un plan de desmantelamiento que desarticula las capacidades instaladas que pusieron a Uruguay en la avanzada”. Recuerda la entrega por 60 años a una transnacional de la operativa del Puerto de Montevideo y señala que “con este Gobierno la pérdida del peso de las empresas públicas en el desarrollo nacional ha quedado en evidencia. La constante ha sido el ajuste, la desinversión, achicamiento, entrega de negocios, atraso en la innovación y falta de planificación en OSE, UTE, ANP, ANTEL, y ANCAP”.
Denuncia que las malas decisiones del gobierno y “los retrasos en inversiones y recortes de personal en OSE” son componentes fundamentales de la no resolución de la crisis del agua que se vive en la zona Metropolitana.
Cuestiona el daño a ANTEL de varias decisiones del gobierno, incluida la reciente subasta de dos bloques del espectro electromagnético para el despliegue de la tecnología de 5G.
La declaración explica que “el 18 de mayo, ANCAP anunció el pliego de una licitación para la asociación de la industria de cementos de portland y cal. El proceso se realizó sin debate público abierto y transparente, imponiendo un esquema de asociación en el que ANCAP pasa de producir y comercializar a simplemente vender piedra”.
“El proceso, que parte de un análisis parcial y sesgado, tiene como único punto de innovación la privatización, en un esquema de asociación en el que se absorben los pasivos, se generan incertidumbres. Se entrega la totalidad del negocio a privados, sin resolver el déficit con un modelo en el que ANCAP seguirá asumiendo los costos. El modelo de asociación tampoco deja claro qué sucederá con los puestos de trabajo y establece un porcentaje ínfimo de participación de la empresa pública”, agrega.

Compartí este artículo
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email
Share on print
Temas