Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El señor de los ladrillos

0
192

“La forma es un lenguaje, y ese lenguaje debe sernos inteligible; estamos ansiosos de inteligibilidad y, por lo tanto, de expresión. Parte del desasosiego moderno se debe a la ausencia de expresividad legítima, a que nos rodean cosas que ostentan un hermetismo que es la negación de lo que supondría la fraternidad que damos por supuesta y que naturalmente debería leerse en la obra del hombre en el espacio”, dijo Eladio Dieste, en “La conciencia de la forma”.

El Comité de Patrimonio de la UNESCO inició sus reuniones el viernes pasado y se extenderán hasta el 31 de julio, en las mismas se estudiarán las candidaturas para integrar la lista de sitios pertenecientes al Patrimonio Mundial de la Humanidad. Una de esas candidaturas es la de la Iglesia Cristo Obrero de Atlántida, construida por el ingeniero uruguayo Eladio Dieste, entre 1958 y 1960.

Dieste, nacido el 1 de diciembre de 1917 y fallecido el 20 de julio del 2000, fue uno de los máximos exponentes de la arquitectura y la construcción de nuestro país.

A finales del 2018, la Comisión del Patrimonio Cultural del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), junto con la Fundación Dieste, presentaron la candidatura ante el organismo de las Naciones Unidad dedicado a las Ciencias, la Cultura y la Educación, para que la obra más representativa del ingeniero integrara la lista de la que ya forman parte dos sitios en Uruguay: El Barrio Histórico de Colonia del Sacramento (desde 1985) y las instalaciones del ex Frigorífico Anglo, en Fray Bentos (desde 2015). Además, el país cuenta con dos expresiones que forman parte de la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad: el Tango (compartido con Argentina) y el Candombe.

La propuesta, en la que se comenzó a trabajar en 2015, buscaba postular un grupo de cinco o seis construcciones de Dieste, entre las que estaban, además de la parroquia de Atlántida, la Iglesia de San Pedro en la ciudad de Durazno, la terminal municipal de ómnibus de Salto y el depósito Julio Herrera y Obes del Puerto de Montevideo, entre otras que no se terminaron de definir por la decisión ulterior de impulsar únicamente la candidatura del edificio de la ciudad ubicada en la costa de Canelones.

Es así que tendremos la posibilidad de sumar al patrimonio cultural mundial una obra del arquitecto, ingeniero y profesor de la Universidad de la República y Profesor Ad Honorem de las Facultades de Arquitectura de Montevideo y Buenos Aires, algunos de los títulos y reconocimientos que recibiera en vida, Eladio Dieste, quien fuera reconocido mundialmente por el uso de lo que él denominó cerámica armada.

 

Comentarios cerrados.