Elecciones en la FUM-TEP

“Más de 11.500 compañeras y compañeros expresaron su respaldo a la herramienta sindical… hoy tenemos más desafíos en cada una de las responsabilidades que nos toca desempeñar”

EL POPULAR dialogó con referentes de la Lista 3 sobre los resultados de las elecciones de la Federación Uruguaya de Magisterio – Trabajadores de la Educación Primaria (FUM-TEP). 

El nutrido intercambio recoge las valoraciones primarias sobre los resultados de un proceso electoral que se dio en medio de una enorme movilización, marcada por la militancia, el compromiso colectivo, la participación y la democracia sindical.

En el intercambio participaron, el Prof. Nicolás Tabárez (AFUPRIM), la Mtra. Ana Claudia Pérez (Maldonado), la Mtra. Fabiana Clara (Artigas), la Mtra. Natalia Laborite (Canelones) y la Mtra. Gabriela Verde (Montevideo).

-¿Cuál es la valoración qué están realizando del proceso y los resultados de las elecciones de la FUM-TEP?

Ana Claudia Pérez: ¡Rompo el hielo! En primer lugar, valoramos de forma positiva los niveles de participación alcanzados en estas elecciones, más de 11.500 compañeros y compañeras expresaron su respaldo a la herramienta sindical, eso la vitaliza y la dinamiza, hoy tenemos más desafíos en cada una de las responsabilidades que nos toca desempeñar. Además, también es justo reconocer y saludar toda la militancia desplegada a lo largo y ancho del país, acción que garantizó la participación de las compañeras y compañeros en la elección. 

Sin embargo, como no nos gusta esquivar los temas escabrosos, sabemos que perdimos más de 1.500 votos respecto a las elecciones anteriores. Veníamos de aumentar la participación elección tras elección, y en esta oportunidad esa tendencia al crecimiento se quebró…

-Según lo que ustedes analizan ¿qué situaciones o circunstancias explican la disminución de votantes respecto a la elección anterior?

Natalia Laborite: Me parece que debemos considerar muchos factores, y no queremos esquivar la autocrítica, pero esta situación tiene una arista que venimos denunciando hace tiempo, y sin la cual no se puede entender la realidad, existe una campaña permanente contra la herramienta sindical disparada desde el gobierno y fogoneada por los medios. Porque hace tiempo sostenemos que vivimos un período histórico de alta complejidad, cargado de contradicciones, con nuevas formas de dominación… y hay que asumir que desde el bloque de poder siempre se ha atacado al movimiento sindical, en todo el mundo, las trabajadoras y trabajadores organizados hemos molestado y molestamos al poder, porque donde hay sindicatos hay conquistas, hay derechos…

-¿En esa campaña entra el sumario a dos Maestras de la Escuela 35?

Natalia Laborite: Sin lugar a dudas, esas y otras tantas formas de persecución que se vienen desarrollando desde que asumió este gobierno. ¡Lo de las compañeras de la 35 es un despropósito por donde se lo mire! Las acusan de violación de la laicidad por el cumplimiento de una medida sindical, pero además la medida se trataba de la lectura de un documento público emanado del Secretariado Ejecutivo del sindicato.

Entonces, esto no empezó ahora, es una política que llevan a cabo desde un principio; quitaron la representación docente de los desconcentrados, la sanción a los profesores de San José, la separación del cargo del director del IAVA… y así una tras otra.

Fabiana Clara: Agrego un concepto… En el volante con el que recorrimos las escuelas en la campaña electoral decíamos que: venimos sufriendo el ascenso vertiginoso del autoritarismo por parte de quienes conducen la Educación. Señalábamos que ese autoritarismo se viene expresando en el maltrato, en la prepotencia, en la persecución, pero también en una campaña permanente de deslegitimación de los colectivos docentes. Y agregábamos, que una parte clave de toda esa política es la implementación inconsulta e impuesta de la transformación educativa, nos parece que sin este elemento no es posible comprender todo lo anterior… 

-¿Y cuál es la mirada autocrítica?

Natalia Laborite: También lo señalamos en el volante de la Lista del que habla Fabi. Existe una necesidad de superar el tema de la participación como eslogan y generar protagonismo desde las bases. Es imprescindible que el poder de decisión de los principales temas de la Federación esté en los colectivos, que se potencie el rol militante desde los centros de trabajo, las escuelas, las oficinas, los talleres… desde todos los lugares donde nos desempeñamos debemos organizarnos, ser parte del debate y de la definición del rumbo del sindicato.

-¿Algún otro elemento para incorporar sobre la valoración de las elecciones?

Ana Claudia Pérez: ¡Sí! Es un hecho importante en el análisis que no hay mayorías absolutas en el Secretariado Ejecutivo que resultó electo. Lo cual es una buena oportunidad para desplegar mayores niveles de diálogo, más acuerdos y compromisos de trabajo entre todas las listas.

De esta manera se propicia un proceso de construcción, conversaciones, acuerdos con las compañeras y compañeros, caminando hacia una profundización de la democracia sindical, avanzando en la conciencia colectiva y fortaleciendo la unidad.

Este proceso requiere tiempo, esfuerzo y participación activa de todos y todas para seguir construyendo un mejor sindicato para las trabajadoras y trabajadores de la Educación Primaria. 

-¿Cómo quedó conformado el Secretariado Ejecutivo? 

Fabiana Clara: Como ya mencionó Ana Claudia en la elección participaron 11.575 compañeras y compañeros. Los votos se repartieron de la siguiente manera: en el orden docente, la Lista 27-Praxis obtuvo 4.302 votos, la Lista 100 obtuvo 3.170 votos, la Lista 18 obtuvo 1.647 votos, y la Lista 3 obtuvo 1.249 votos; además hubo 823 votos en blanco y 384 anulados. En el orden no docente, la Lista 27-Praxis obtuvo 4.011 votos, la Lista 100 obtuvo 2.762 votos, la Lista 1886 obtuvo 528, y la Lista 3 obtuvo 1.034 votos; además hubo 2.902 votos en blanco y 338 anulados. 

De esa votación resultó que la Lista 27-Praxis tendrá 7 lugares en el Secretariado, la Lista 100 tendrá 5, la Lista 18 tendrá 2, y nosotras, la Lista 3, tendremos 1. 

– Se habla mucho de que la filial AFUPRIM incide en los resultados electorales de la Federación, ¿cómo es ese tema?

Nicolás Tabárez: Además de ser un tema del que se habla mucho, se intenta generar el sentir de que afecta o interfiere en la democracia del sindicato. Por eso es que hay que explicar que si no se habilita el voto cruzado -donde docentes votan a funcionarios, y funcionarios votan a docentes- dejás al orden no docente sin la posibilidad de elegir al secretario o secretaria general de su Federación. Entonces, es todo lo contrario a lo que se intenta generar, el voto cruzado garantiza la democracia interna, pero al mismo tiempo es un tema de unidad. 

También es bueno destacar que se trata de un sindicato, y los sindicatos son organizaciones de trabajadores y trabajadoras, y practicamos la democracia obrera, donde todas las voces tienen el mismo valor. Por lo tanto, lo sustancial es reafirmar que el sindicato es una herramienta de todas y todos, y que cuando se eligen las y los representantes, quienes salgan electos van a representar tanto al funcionariado docente como al no docente.

Natalia Laborite: Y es importante tener presente la idea que debemos juntarnos porque las luchas son conjuntas… Por ejemplo, un auxiliar sin suplente, eso recorta derechos para la compañera funcionaria, que sufre la presión cuando tiene que faltar, pero también es un lío para las escuelas porque sabemos que hay menos auxiliares de las que se necesitan. Hace poco tiempo decíamos que faltaban 300 cargos de auxiliares. Entonces, habilitar un sistema de suplencias para auxiliares es una idea que hay que pensar y luchar en conjunto…

Nicolás Tabárez: El lugar donde no se diferencian en nada docentes y funcionarios, es en la lucha contra el mismo patrón, que en este período nos recortó derechos a todas y todos, nos rebajó el salario por igual, nos aplicó el ajuste sin mirar títulos, categorías o escalafones. Por eso entendemos que hay que trabajar en la conciencia, apostar a la unidad, y nunca a la división de fuerzas, ya que eso debilita al sindicato y al colectivo en general.

-¿Qué rol creen debe jugar la FUM-TEP en el corto y mediano plazo?

Gabriela Verde: Este gobierno está empecinado en retirar el Estado de los territorios, y eso viene generando un claro deterioro en la sociedad. Bajo esta postura ideológica hay políticas de acción muy claras y es evidente su proyecto de clase. Y también son evidentes los resultados, por un lado, aumentan la pobreza y la indigencia, y por el otro, las cuentas bancarias en el extranjero de los “malla oro”. Por eso la Federación debe jugar un rol de contraofensiva, hay que promover un debate con el conjunto de la ciudadanía. No puede ser solamente mirar por mi situación docente, la discusión es con el pueblo, porque hoy la disputa está en el acceso democrático al conocimiento, y ese es un tema que corresponde atender a las mayorías nacionales.

Hay que instalar cuál es el sentido de la educación y no todos tenemos la misma postura. La pregunta es: ¿qué educación necesita el Uruguay y para qué? Desde nuestra perspectiva no es para administrar lo que hay, es para cambios profundos y estructurales en la sociedad, con una mirada de justicia y de enfrentamiento directo al régimen de la desigualdad. Tampoco es restaurar lo que había en los gobiernos progresistas, es un desafío superior.

Son palabras fuertes, pero decimos que está en juego la democracia, porque el acceso al conocimiento de nuestras niñas, niños y jóvenes está en riesgo debido a políticas de recorte y de canjes con los organismos internacionales de crédito, con las exigencias que imponen, porque para que salga el préstamo tenés que hacer esto y aquello. Por eso insistimos con el concepto de soberanía…

Por tal motivo es necesario cambiar la actual Ley de Educación (N° 18.437) y los ajustes regresivos que se le hicieron con la LUC. La autonomía y el cogobierno deben ser el centro del cambio en la estructura, pero junto a ello recuperar la categoría de Consejos de los desconcentrados de la ANEP, lograr el histórico reclamo presupuestal del 6% del PIB para la ANEP y la UdelaR, más el 1% para investigación y desarrollo. Pero también concretar planes y programas con los realmente involucrados (docentes, trabajadores de la educación, estudiantes, familias, comunidades educativas…). En síntesis, hay que realizar los cambios que implican los principios filosóficos que garanticen la educación como derecho y no como mercancía.

-¿Qué valoración hacen de su votación como lista sindical?

Natalia Laborite: Tal vez sea importante pensar en la votación, primero que nada, como resultado de un proceso que comenzó mucho antes del periodo electoral, donde nuevamente la histórica Lista 3, se presenta como expresión en torno a una propuesta programática construida de manera colectiva.

Fue un trabajo planificado, coordinado, donde nos fuimos juntando nuevamente las y los compañeros de Lista y muchos más que se sumaron de diferentes departamentos con una visión de sindicato común. Hubo un gran trabajo desde las bases, desde lo más cercano, desde las escuelas, los zonales y las filiales.

Un gran trabajo previo a las votaciones, de diálogo mano a mano, de armado de volantes con las ideas acordadas en la Lista nacional, de pintada y colgada de pasacalles, de recorrida por los lugares de trabajo, entre otras actividades. 

Sin dudas, hasta ahí ya, nuestra valoración de la tarea es muy buena. Sabemos que hicimos todo lo que pudimos, pero también nos faltó poder llegar al interior y al interior profundo con mayor presencia. 

La votación en sí, fue la síntesis de este trabajo. Nos sorprendió la votación en varios departamentos y sin dudas estamos satisfechos de colocar nuevamente la Lista 3 en el Secretariado de la Federación. Esto nos compromete a buscar formas de llevar adelante las propuestas, aportar a la politización de nuestro sindicato y apostar a la participación genuina en la vida cotidiana del sindicato.

-¿Qué papel creen que debe jugar la Lista 3 ahora?

Fabiana Clara: Ahora hay que seguir construyendo en colectivo y en unidad. Potenciar espacios de debates, de intercambio, elaborar con el conjunto de compañeras y compañeros del sindicato, con los que compartimos las mismas dificultades y necesidades. Esto nos va a permitir defender conquistas y elaborar bases programáticas para la acción.

Debemos seguir con la escucha, el diálogo, y la preocupación compartida tanto en el sindicato, como con las familias que pueblan nuestras escuelas. 

También aportar a la organización colectiva, a la distribución de tareas y fortalecer la participación. Para la campaña electoral de FUM-TEP usamos una frase de Silvio Rodríguez que nos abrazó y que nos identifica como Lista y como grupo organizado bajo la bandera del movimiento obrero, «Jamás en yo y siempre allá en el resto». Y ésta es la síntesis de nuestra propuesta, la cercanía, la solidaridad, la escucha, la construcción colectiva, la movilización y la lucha…

Foto de portada:

Acto de la Coordinadora de Sindicatos de la Enseñanza del Uruguay (CSEU) en el Platense Patin Club en Montevideo. Foto: Mauricio Zina / adhocFOTOS.

Compartí este artículo
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email
Share on print
Temas