Excluirían ANTEL de la Ley de Medios

La coalición de gobierno, obligada por el rechazo al proyecto original, anuncia modificaciones y quiere votarlo rápidamente.
0
39

El proyecto de una nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisuales tiene 90 artículos y fue enviado al Parlamento el 24 de abril de 2020, casi al mismo tiempo que la Ley de Urgente Consideración (LUC). Es considerado “prioridad” por el gobierno, en particular por el Herrerismo y por los empresarios de los medios.

 

Como hemos informado en EL POPULAR durante todo este año el proyecto de ley implica un retroceso democrático, golpe a ANTEL, privatizando la transmisión de datos, un negocio de al menos 400 millones de dólares; favorece la concentración de la propiedad de los medios, eliminando el concepto de grupo económico y contando las licencias por persona y ampliando además el número de licencias de radio, televisión abierta y tv abonados que pueden tener; y promueve la extranjerización, eliminando en la transferencia de licencias la prohibición de que el titular sea un extranjero. Además, recorta derechos, elimina mecanismos de control social y exime a los empresarios del pago de cualquier tipo de canon.

La intención del gobierno fue aprobar el año pasado de apuro el proyecto tal cual estaba, no pudo. Se lo impidieron la firme postura en contra de SUTEL, APU, la Coalición para una Comunicación Democrática, la academia y el Frente Amplio, que obligó a discutir el proyecto, generó contradicciones en los partidos que integran la coalición de gobierno y postergó su aprobación.

En estos, días, primero en el diario El País, luego en Búsqueda e incluso en un Foro organizado por la UDELAR sobre la Ley, por boca del diputado colorado Martín Melazzi, que integra la Comisión de Industria de Diputados donde está radicado el proyecto, se anunciaron cambios.

Al principio fue que se modificaría el artículo 48, el que privatiza la transmisión de datos y golpea a ANTEL, eliminando la obligatoriedad de arrendar su infraestructura de fibra óptica a los canales de cable y luego ampliando la posibilidad de arrendamiento a todas las empresas de telecomunicaciones. Ahora se anuncia que se eliminaría de la Ley el artículo 48. 

Se anuncia que se eliminaría el artículo 40 el que establece condiciones para el transporte de señales de televisión abierta por los cables del interior. Por otra parte, según se anuncia, se limitaría el número de licencias que puede tener una persona, de 8 como dice el proyecto original, actualmente en la Ley vigente es de 3, a 6, con límites departamentales, lo que es una anécdota si se mantiene la eliminación de grupo económico y se mantiene el de persona, ya que a través de testaferros pueden tener en realidad todos los medios que quieran. También se anuncia que se mantendría el derecho de objeción de conciencia de los periodistas, para no firmar una nota que haya sido editada o manipulada de tal manera que no los represente, presente por primera vez en la Ley vigente y que el proyecto eliminaba; y ámbitos de control social sobre el otorgamiento de las licencias.

Por lo que se ha dicho las medidas que promueven la concentración y la extranjerización seguirían en el proyecto de ley, no obstante ello los cambios anunciados son importantes.

Lo cierto es que, en la reunión de la Comisión de Industria de Diputados de esta semana, los representantes de la coalición de gobierno no presentaron una nueva redacción del proyecto y lo único que anunciaron es que pretenden aprobarlo en mayo.

 

El proyecto y ANTEL

 

EL POPULAR dialogó con Gabriel Molina, dirigente del Sindicato Único de Telecomunicaciones (SUTEL) y del PIT-CNT para conocer su valoración sobre este cambio trascedente.

Molina indicó que “debemos resaltar que, desde marzo del año pasado y en medio de la pandemia, hemos venido recorriendo la Comisión de Industria de Diputados y todos los sectores y actores políticos para denunciar lo que en un principio tenían de peligroso para ANTEL los artículos que estaban en la primera versión de la Ley de Urgente Consideración. Logramos que fueran retirados de la LUC, pero tal cual lo habíamos dicho, lo considerábamos un triunfo, pero no habían desaparecido los habían incluido en la Ley de Medios. Esto llevó a que volviéramos a recorrer el Parlamento, a hablar con quienes nos recibieron, con el Frente Amplio y también con aquellos y aquellas que representando a los partidos políticos que hoy integran la coalición de gobierno de alguna forma tuvieron la voluntad de escucharnos, y muchos de ellos de entender y comprender cuál era la preocupación nuestra respecto de los peligros que se cernían sobre ANTEL si la Ley de Medios se aprobaba con el artículo 48 y el 40. De hecho está que debemos reconocer que en la Comisión de Industria de Diputados, tanto el diputado Sebastián Cal, de Cabildo Abierto, que tenemos que resaltar realmente que fue el primero, de los que integran la coalición de gobierno, que entendió la situación que nosotros planteábamos, también al diputado Martín Melazzi, del Partido Colorado, junto con varios diputados y diputadas del Frente Amplio, que entendieron esto, y que después en conjunto se intentó mejorar lo que venía de ANTEL en la Ley de Medios”.

El dirigente de SUTEL explicó que “habíamos visto con buenos ojos que quitarán la palabra “obligatoriedad” del artículo 48, en el sentido que la redacción original obligaba, valga la redundancia, a ANTEL a arrendar su infraestructura para que los canales de cables vendieran transmisión de datos; pero señalamos que eso no era la mejor porque seguía estando muy débil ANTEL en un contexto muy complicado en el que hoy nos encontramos. A esto hay que agregar las presiones que se vienen recibiendo por parte de las multinacionales, de los canales privados de televisión abierta y de Clarín, como grupo especialmente interesado, contra ANTEL”.

“Por eso -dijo Molina- recibimos con mucha felicidad, porque ANTEL es de todas y todos los uruguayos, la noticia de que sería quitado el artículo 48, y también el 40, de la Ley de Medios”. 

“El trabajo que se hizo sin aspavientos, sin levantar polvareda, sin buscar un minuto de fama, hicimos lo que se tenía que hacer como sindicato. Valoramos positivamente el trabajo realizado, que también incluyó movilización, por supuesto, debates, foros, mucho estudio y fundamentación seria. E insisto, también las reuniones con sectores políticos que entendieron la preocupación de SUTEL con respecto al daño que se le iba a infligir a la empresa pública de telecomunicaciones que es patrimonio de todas y todos los uruguayos”, dijo Molina.

“En el comunicado de SUTEL creo que se lo valora con mucha claridad: Un gol en la hora”, resumió.

Molina advirtió que “igualmente el texto definitivo del proyecto de ley aún no está, y SUTEL sigue vigilante y alerta hasta que efectivamente se presente”, “las argumentaciones en la prensa del Director Nacional de Comunicaciones, Acosta y Lara, son preocupantes, así que estaremos muy atentos a la discusión y a lo que se sostiene”.

“Además seguimos sosteniendo que lo que queda de la Ley realmente es jodido, no es para nada positivo, al contrario, lo que hace justamente es profundizar la concentración de la propiedad de los medios en muy pocas familias, incluso facilita la extranjerización de los medios uruguayos. Por lo tanto, seguiremos dando la pelea en conjunto con nuestros compañeros que, desde la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU), vienen planteando estos peligros. Como movimiento sindical seguiremos denunciando todos los aspectos negativos que tiene la Ley en su conjunto, pero si resaltamos que se entendió lo referido a ANTEL y la Ley va a salir sin que ANTEL este dentro de la misma”, finalizó.

 

(*) Nota que analiza los cambios anunciados por la coalición de derecha

 

https://elpopular.uy/blindar-a-los-malla-oro-tambien-en-los-medios/