“Hubo movilizaciones en todo el país”

Entrevista con Tamara García, del PIT-CNT y la Intersocial Feminista.
0
60

Este 8 de marzo fue distinto. El anterior había sido la primera movilización de masas tras la asunción del gobierno de derecha. Este se conmemoró en medio de los duros impactos, sanitarios, económicos y sociales de la pandemia, agravadas por el ajuste neoliberal impuesto por la coalición de derecha en medio de ella.

Superando las limitaciones que impone el Covid-19 con enorme creatividad y compromiso, cientos de miles de mujeres manifestaron su rebeldía en todo el Uruguay.

Este año la capilaridad y expresión local, fueron la nota. Hubo una marcha de miles por 18 de Julio en Montevideo, pero lo nuevo y de gran masividad fueron las más de 100 actividades, de todo tipo, realizadas en todo el país.

Hubo decenas de actividades en Montevideo, en todos los barrios, organizadas por colectivos feministas, sindicatos, cooperativas de vivienda, Comité de Base del Frente Amplio, organizaciones estudiantiles. Desde Malvín a la Gruta de Lourdes, desde Santa Catalina y el Cerro hasta el Parque Rodó, desde la Aguada hasta la Unión. La marcha de Covisunca, en La Cruz de Carrasco, fue conmovedora.

En Canelones no hubo localidad donde no se conmemorara el 8 de marzo, en la capital, en Progreso, en 18 de mayo, en Las Piedras, en La Paz con una concurrida marcha, en Ciudad de la Costa, en Paso Carrasco, fueron algunas de las más grandes. Y así fue en todo el país. Como decía la consigna de la Intersocial Feminista: “Todas las mujeres en todas las calles”.

EL POPULAR dialogó con Tamara García, militante de FUECYS, integrante del secretariado del PIT-CNT y de la Intersocial Feminista para realizar un balance de la jornada de movilización.

-El 8 de marzo es una fecha histórica, pero cada año, hay reclamos y reivindicaciones que cobran fuerza: ¿cuáles fueron los principales planteos de la Intersocial Feminista este 2021?

Tristemente las reivindicaciones del 2021 no fueron muy diferentes a las que veníamos haciendo los años anteriores. Seguimos exigiendo los recursos necesarios para la implementación de la Ley 19.580, con la discusión presupuestal no solo tuvimos que salir a reclamar recursos, además tuvimos defender los Juzgados Multimateria que el Poder Judicial pedía eliminar.
Seguimos denunciando la negligencia del Estado, ¿cómo puede ser que un varón con medidas cautelares y tobillera pueda esquivar los controles, llegar a su expareja y apuñalarla?¿Cómo la respuesta del gobierno puede ser no reconocer que hubo alguna falla?
Luchamos contra la trata de personas y la explotación de menores cada día y claramente también fue parte de nuestra proclama.
Sin lugar a dudas la pandemia y la crisis socioeconómica afecta a toda la clase trabajadora, pero principalmente a las mujeres y disidencias sexuales. Peor aún a las personas racializadas y con discapacidad. La precarización y la pobreza sigue teniendo cara de mujer y de niña y niño.
Exigimos este año, con fuerza, políticas focalizadas y con perspectiva de género.

-La pandemia implicó un desafío muy particular para la organización del 8 de marzo, ¿cuáles fueron las características principales de la movilización que ustedes planificaron?

Entendimos fundamental descentralizar. No era una idea nueva, ya en años anteriores pensábamos en cómo llegar a compañeras de los barrios que tal vez no vendrían a 18 de Julio. Fue genial ver a cada compañera organizando colectivos, armando grupos de WhatsApp con las vecinas y amigas, reencontrarse y tomar las plazas del barrio. Pensar en acciones en el sindicato, el trabajo, el Comité y la esquina. Obvio que siempre cuidándonos, con tapabocas, y abrazos a la distancia.

-El 8 de marzo ha tomado dimensiones nacionales y no solo Metropolitanas, ¿en cuántos departamentos se realizaron actividades este año?

Todavía no tenemos la totalidad del relevamiento pero nos consta que se hicieron intervenciones, movilizaciones y encuentros por todo el país. La consigna de #TodasLasMujeresEnTodasLasCalles fue tomada como propia por parte de cada compañera y la imaginación brotó de una forma maravillosa. La apropiación de las consignas, los cánticos, los carteles, las fotos, demuestran lo multitudinaria de la movilización del 8M.
Les recomiendo pasar por la página de la Intersocial Feminista o el Departamento de Jóvenes PIT-CNT que tienen el mapa interactivo que armamos, no tiene todos los puntos porque lo hacíamos a medida que nos mandaban las compañeras, pero si muchos.

-¿Cómo evalúan la realización de la jornada?

Como histórica porque nos hizo volver a pensar en nuevas lógicas de organización y movilización comunitarias, muy emotiva, vanguardista.
Un 8M muy distinto a como nos veníamos acostumbrando e incluso a cómo lo imaginamos. La cercanía, diferente fue parte, todas juntas en diferentes lugares. Hicimos voz y acción el canto de que si tocan a una, nos tocan a todas!

Un 8M que nos reímos, nos enojamos, nos emocionamos y nos cuidamos. Siempre luchando nosotras.

NOTICIAS RELACIONADAS: