IM comenzó obras para viviendas sindicales en el Cerro

La Intendencia de Montevideo comenzó con las obras para la continuación de la calle Vigo en la bahía del Cerro de Montevideo.

En dicho predio se construirán viviendas sindicales destinadas a albergar a unas 188 familias, lo que representa cerca de 600 personas. El proyecto significa que trabajadores de distintas actividades podrán tener una vivienda frente a la costa montevideana.

Vivir frente a la costa ya no es sólo un privilegio para quienes viven en los barrios más pudientes, sino también un derecho para los trabajadores.

El proyecto habitacional que se planea desarrollar al final de la calle Vigo, en la bahía del Cerro, cuenta con la aprobación de la Junta Departamental de Montevideo. Consistirá en la construcción de cinco edificios, uno de ellos con 15 pisos y los otros cuatro con seis pisos cada uno.

El proyecto albergará a 188 familias, lo que equivale a unas 600 personas. Este proyecto, denominado Bahía Cerro, está compuesto por cinco cooperativas de la Federación del Programa de Vivienda Sindical (FPVS) y se encuentra en la recta final para participar en el sorteo de junio.

La Intendencia de Montevideo ha iniciado las obras para la continuación de la calle Vigo, que atraviesa el predio donde se instalarán las edificaciones. Asimismo, se comprometió a construir la calle República Argentina. Además, existe un proyecto para convertir parte de la calle Centro América, que llega hasta la bahía, en un pasaje peatonal.

Silvia Clavijo, directiva de la cooperativa COVIVEDEMA, más conocida como 28 de mayo, una de las cinco cooperativas del proyecto, expresó al portal del PIT-CNT que se trata de una iniciativa arquitectónica en altura, diseñada no sólo por el Instituto Técnico, sino también por los arquitectos de la Intendencia de Montevideo de la pasada administración de Daniel Martínez, quien tenía la intención de unir la rambla del Cerro con la rambla de Capurro.

Clavijo recordó que después de obtener el terreno, sobrevino la pandemia; ahora lo tienen en custodia y hace muy poco volvieron a firmar el boleto de reserva con el propietario del predio.

En el inmueble había una fábrica muy antigua que los cooperativistas debieron cuidar, ya que el propietario les entregó el terreno en comodato y custodia.

Este proyecto tuvo que ser aprobado por la Junta Departamental de Montevideo para su habilitación, y uno de los impulsores fue el ya fallecido Mariano Arana, quien fuera intendente de Montevideo, ministro, senador y edil.

Después de una serie de vandalizaciones por parte de personas desconocidas, lograron el fraccionamiento del terreno tras la demolición de la antigua fábrica, lo cual les demandó tres millones de pesos. Esta demolición era un requisito fundamental para poder acceder al Ministerio de Vivienda.

Por su parte, la Intendencia de Montevideo ha comenzado las obras para la continuación de la calle Vigo, que atraviesa el predio donde se instalarán las edificaciones. También se comprometió a construir la calle República Argentina. Además, existe un proyecto para convertir la calle Centro América, que llega hasta la bahía, en un pasaje peatonal. De este modo están completando el padrón de las cooperativas para realizar el sorteo en junio.

Clavijo resaltó en especial el compromiso de la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, “quien conoce el proyecto a la perfección” y ha estado promoviendo soluciones para el acceso a la vivienda, particularmente valoradas desde el movimiento sindical por su persistente política pública de promoción de viviendas cooperativas.

La cooperativista también remarcó las diversas y fructíferas gestiones realizadas por Eduardo Burgos, miembro de la dirección nacional de la Federación del Programa de Vivienda Sindical (FPVS), en conjunto con la secretaria General de la Intendencia de Montevideo, Olga Otegui.

El derecho de la casa propia

Por otro lado, Clavijo destacó que se trata de un proyecto muy ambicioso con una torre central y otras cuatro torres de menor altura, además de un parque, para garantizar que los vecinos del lugar no pierdan la vista de la bahía.

“Los uruguayos tenemos el dicho de: ‘el sueño de la casa propia’, pero yo siempre digo en las asambleas que es un derecho y no un sueño, y tenemos todas las posibilidades de vivir con vista al mar, porque vamos a pagar nuestras viviendas”, sentenció.

Fuente PIT-CNT

Compartí este artículo
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email
Share on print
Temas