Lo que Cuba no acepta de Estados Unidos: ni demagogia ni injerencia

0
8

La Dirección General de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Cuba ha rechazado de forma enérgica las declaraciones de la Sra. Julie Chung, Subsecretaria asistente en funciones para el hemisferio occidental del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Sus declaraciones, han sido consideradas de contenido “abiertamente demagógico e injerencista”, y constituye, de acuerdo a la subdirectora general Johana Tablada, “un simulacro de preocupación por los derechos humanos, mientras esconde los verdaderos propósitos del gobierno estadounidense”.

Para la funcionaria cubana, “el objetivo real de este tipo de declaración es desviar la atención sobre la grave violación de los derechos humanos que comete ese gobierno contra toda la población cubana, con la aplicación insensible y criminal del mayor cerco económico financiero y comercial de la historia”, política que es objeto de creciente cuestionamiento en los propios Estados Unidos y en el mundo.

En sus declaraciones, publicadas en la página web de la Cancillería cubana, Tablada afirmó que, “al Departamento de Estado no le preocupa el pueblo de Cuba y ni siquiera le preocupan aquellos ciudadanos cubanos a los que de manera sistemática financia, orienta y promueve con alta visibilidad para fabricar acciones ilegales de desestabilización y generar una falsa imagen de Cuba, pretextos con los cuales intenta justificar su criminal política de bloqueo económico”.

“Estados Unidos no tiene autoridad moral para hablarle a Cuba de derechos humanos cuando no ha podido siquiera impedir que, solo en el último año, se hayan registrado en territorio estadounidense más de 900 incidentes fatales y muertes a manos de las fuerzas de la policía”, resaltó la funcionaria quien agregó, “nada de eso ocurre en Cuba”.

En este sentido agregó, que “en Cuba tampoco ocurren los crímenes que suceden a la vista de todos en países a cuyos gobiernos los Estados Unidos respaldan con armas y financiamiento”.

En sus declaraciones, la Subdirectora General de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano recordó que “el Congreso de los Estados Unidos aprueba cada año cerca de 50 millones de dólares en el presupuesto federal para dedicarlos a interferir en los asuntos internos de Cuba, para subvertir y conspirar contra el orden constitucional de nuestro país”.

Del mismo modo que el gobierno estadounidense no acepta la interferencia de otro gobierno en sus asuntos internos “Cuba tampoco lo acepta”.

Para ejemplificar la injerencia norteamericana en los asuntos internos de la Isla, Tablada afirmó que, el dinero destinado por el Congreso de Estados Unidos contra Cuba es ampliamente utilizado, para desplegar una intensa campaña de desinformación y propaganda dirigida a desacreditar a Cuba”.