Los números de la elección departamental

Las Intendencias, los municipios, la votación general, comparación con octubre y con el 2015.
0
154

Cuando se escribe esta edición de EL POPULAR está en marcha el escrutinio definitivo de las elecciones departamentales y municipales del domingo 27 de setiembre, por lo tanto, los cuadros finales, con los resultados definitivos los iremos publicando en las próximas ediciones.

En esta edición ponemos 5 cuadros, 4 en la nota principal y uno en un recuadro. El primero tiene los nombres de los 19 intendentes departamentales electos. El segundo es un comparativo entre las intendencias por partido entre el 2015 y este 2020. El tercero es un comparativo de la votación por partido y por departamento entre el 2015 y el 2020, los porcentajes son sobre los votos emitidos. El cuarto es una comparación por departamento de la votación por partido entre octubre del 2019, noviembre del 2019 (balotaje) y las elecciones departamentales y municipales de setiembre de 2020, en este caso la comparación es entre los votos por partido, no todos los emitidos. El quinto cuadro, que va en recuadro aparte, es con los ediles electos y electas por la 1001 y sus diferentes alianzas departamentales y un comparativo con lo ocurrido en 2015.
La intención de estos cuadros, elaborados por el equipo electoral y de investigación social del PCU y otros por la redacción de EL POPULAR es aportar elementos para una lectura de las elecciones departamentales en todas sus dimensiones.
La primera, por supuesto, es en el terreno de cómo quedaron los espacios institucionales en disputa: las Intendencias y los municipios. En esta primera entrega, hasta que este terminado el escrutinio definitivo, nos concentramos en las Intendencias, no porque vaya a variar los municipios en su adjudicación, eso no ocurrirá, sino porque por la dimensión y diversidad de estos nos pareció mejor abordarlos en particular con cuadros específicos en próximas ediciones.
La segunda dimensión abordada es la comparación de estos resultados con lo ocurrido en las últimas elecciones municipales y departamentales del 2015.
La tercera dimensión tiene que ver con concebir la votación del domingo como parte del ciclo electoral comenzado con las internas de junio, la primera vuelta electoral, donde se definió la composición del Parlamento y el balotaje donde se dirimió la presidencia de la República.

Las intendencias

En el cuadro 1 se pueden ver los nombres de las y los intendentes electos. Como se ve en el cuadro 2, en este rubro claramente hay un avance del Partido Nacional, que conquista 3 nuevas intendencias: Rocha, Río Negro y Paysandú, que tenía el Frente Amplio y pasa de 12 a 15 Intendencias. El Frente Amplio tiene un fuerte retroceso, pierde 3 intendencias, las anteriormente mencionadas, pero, a la vez, logra mantener tres administraciones departamentales muy importantes: Montevideo, Canelones y Salto, donde vive casi el 60% de la población, y se hace muy fuerte en la región metropolitana. El Partido Colorado queda solo con Rivera, que ya tenía y fracasa en su intento principal de recuperar Salto. El resto de los partidos: Cabildo Abierto, el Partido de la Gente, el Partido Independiente, la Unidad Popular y el Partido Verde Animalista, se quedan sin ninguna intendencia.
Cabe destacar también que solo hay dos mujeres intendentas en 19: Carolina Cosse en Montevideo por el Frente Amplio y Ana María Bentaberri, en San José, por el Partido Nacional.

Los municipios

En los municipios se da una situación similar en cuanto al peso político, de los 125 municipios que se elegían el Partido Nacional conquista 89, el Frente Amplio 32 y el Partido Colorado 3, al cierre de nuestra edición quedaba por definirse el municipio de Ciudad del Plata, en San José.
El Partido Nacional ya era la fuerza política que gobernaba la mayoría de los municipios y en esta elección amplio esa predominancia. Agregó a esta preeminencia numérica victorias de mucho simbolismo en municipios que el Frente Amplio había conquistado como Bella Unión, en Artigas, Piriápolis y San Carlos en Maldonado y el Chuy, en Rocha. Además logra un municipio más en Montevideo quedándose con 3, retiene el CH y el E y agrega el F. En este último se da la particularidad de que el Frente Amplio gana en el F en la elección a la Intendencia y pierde la elección municipal, miles de votantes frenteamplistas no votaron al alcalde, por eso gana el Partido Nacional, que también tiene menos votos que a la elección departamental, pero logra una retención de votos mucho mayor que el FA.
Esta situación se dio en todo el departamento de Montevideo, de hecho, el Frente Amplio gana bien Montevideo, ampliando los votos y el porcentaje con respecto a octubre, pero pierde a nivel municipal, es decir la coalición de derecha que en la capital fue bajo el lema Partido Independiente tuvo más votos que el Frente Amplio en la votación por los alcaldes. Eso fue así especialmente en el caso de la lista del Partido Nacional.
El Frente Amplio, en cuanto a municipios y alcaldes, sigue siendo la segunda fuerza, pero más lejos que hace 5 años. Una situación muy particular se da en Canelones, donde el Frente Amplio gana 21 municipios de 30 que tiene el departamento, gana uno más que en la elección anterior. En Montevideo gana 5 municipios de 8, el A, el B, el C, el D y el G. Es decir, entre Canelones y Montevideo se explican 26 de los 32 municipios que gana el Frente Amplio, lo que muestra gráficamente la dificultad política que presenta el tercer nivel de gobierno en términos electorales para la izquierda.
El análisis fino de esta dimensión electoral, como dijimos, quedará para próximas ediciones.

Comparando con el 2015

Una primera comparación a realizar en esta elección es con respecto a la elección similar inmediatamente anterior, es decir con las elecciones departamentales y municipales del 2015. La comparación de la votación del Frente Amplio, departamento por departamento puede verse en el cuadro 3. Antes de presentar algunas conclusiones sobre esos números hay que hacer algunas salvedades: la primera, la más obvia, los números de 2015 son del escrutinio definitivo y las de 2020 son del primario, faltan los observados, así que habrá variaciones, aunque no sustanciales, sobre todo en los porcentajes; la segunda es que son elecciones similares por su objetivo pero muy diferentes en su contexto, en 2015 el FA venía de ganar el gobierno con mayoría parlamentaria y en esta elección ganó una coalición de derecha compuesta por 5 partidos; la tercera es que en 2015 no había pandemia y las elecciones fueron en mayo y en setiembre, el gobierno nacional recién había empezado. La última consideración es que en esta comparación los porcentajes son sobre los votos válidos, es decir incluyen, en blanco y observados.
Dicho esto, miremos algunas cifras que pueden ayudar.
En cuanto a números generales el Frente Amplio pierde unos 40 mil votos con respecto a 2015, unos 2 puntos y medios porcentuales. Se mantiene arriba de los 900 mil votos.
Sube de votación en 6 departamentos: Montevideo, Canelones, Soriano, San José, Florida y Flores, en este último es donde porcentualmente crece más.
Baja la votación, en distinto porcentaje, en los 13 departamentos restantes. Tiene bajas de más de 10% porcentual en: Cerro Largo, Artigas, Maldonado, Lavalleja, Treinta y Tres y Rivera.

Comparación con octubre y noviembre de 2019

Al mirar el cuadro 4 se encontrará, a nivel país y departamento por departamento la votación del Frente Amplio y de todo el resto de los partidos sumados, en octubre de 2019, en noviembre de 2019 y en las elecciones del domingo.
Esta comparación sirve para percibir la evolución de la adhesión ciudadana a lo largo del ciclo electoral en los dos grandes bloques políticos de nuestro país: el Frente Amplio y la coalición de derecha, integrada por 5 partidos y el resto de los votos a partidos.
Esta comparación se hizo con los votos a los partidos, excluyendo los votos en blanco y anulados, para simplificar el análisis, que tiene que tomarse en líneas generales, como grandes tendencias, ya que también, como ya lo dijimos, y reiteramos, las cifras de 2020, del domingo, serán modificadas, aunque no en lo esencial por el escrutinio definitivo, aún en marcha.
La primera conclusión, muy relevante, es que el Frente Amplio mantiene el porcentaje de votación y prácticamente también los votos, entre octubre de 2019 (primera vuelta) y setiembre de 2020 (departamentales y municipales). En octubre el FA sacó 939.363 votos, lo que implicaba el 40.66% de los votos a los partidos; y este domingo obtuvo 919.304 (cifra cuando se hizo el cuadro, pero que ya aumentó y aumentará al culminar el escrutinio, acercándose aún más a octubre) lo que implica un 43.9%.
Como contrapartida la coalición de derecha cayó en porcentaje y en votos con respecto a octubre. También cae con respecto a noviembre.
La coalición de derecha, incluso sumando los otros partidos más chicos, con representación parlamentaria y sin ella, pierde en un año, de octubre de 2019 a setiembre de 2020, unos 220 mil votos.
Es decir la coalición de derecha cayó en el balotaje, en noviembre, con respecto a octubre, y vuelve a caer ahora en setiembre de 2020. Logra retener entre un 49 y un 50% de los votos, no el 54% de octubre de 2019 que no lo consigue más.
En cuanto a departamentos, el Frente Amplio crece con respecto a octubre en seis departamentos, en los que tenía hasta el domingo los gobiernos departamentales: Montevideo, Canelones, Salto, Rocha, Río Negro y Paysandú.
En los tres primeros mantuvo la intendencia, en los tres últimos, a pesar de crecer en la votación con respecto a octubre, la presentación electoral de la derecha determinó que la perdiera.

Please wait while flipbook is loading. For more related info, FAQs and issues please refer to DearFlip WordPress Flipbook Plugin Help documentation.

Please wait while flipbook is loading. For more related info, FAQs and issues please refer to DearFlip WordPress Flipbook Plugin Help documentation.