Melgar en EL LIVING: “No hay ninguna propuesta, ni plan para el MIDES, solo vemos recortes”

"Uno no puede decir: bueno el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) está haciendo tal cosa, ni siquiera las ideas que el ministro (Pablo Bathol) dijo que iba a impulsar", criticó la diputada de la 1001-Frente Amplio, Micaela Melgar. "Están demostrando que ni siquiera tienen la capacidad de llevar adelante las ideas en la que ellos mismos creen", agregó. (VIDEO)
0
96

 

“El MIDES se constituye como una nueva institucionalidad para frenar lo que se vivía a nivel social en base a la crisis económica en que estaba el país en ese momento, fue un ministerio que se constituyó de forma bastante heroica, con muy poca gente y muy pocos recursos y que logró posicionarse y desplegar un plan de emergencia en todo el país. Literalmente, le cambió la vida la gente en una situación muy difícil, luego que se superó el plan de emergencia el Ministerio de Desarrollo Social empezó a trabajar otros temas, relacionados a la restitución de derechos vulnerados y la generación de oportunidades en el marco de la igualdad” explicó Melgar.

“El MIDES fue para el país una pieza clave, por las políticas de desarrollo social que antes estaban desperdigadas en varias instituciones. Se las ordenó para que se potencien, y por tener un altísimo nivel de eficiencia en la políticas sociales, un fuerte monitoreo y evaluación en todas sus acciones. Se posicionó en el primer lugar en América Latina en políticas específicas e innovadoras. En el último período se caracterizó por un trabajo muy profundo para mejorar la vida de niños y niñas en la primera infancia, porque lo que se hizo en el gobierno del Frente Amplio fue priorizar con una perspectiva estratégica y desde allí es que se trabaja en el Ministerio de Desarrollo Social”, continuó.

“Atendiendo una serie de situaciones donde el Estado todavía estaba falto de recursos, me tocó liderar una División de Coordinación de Personas en Situación de Calle, un desafío inmenso a nivel mundial, y donde al estado uruguayo todavía le faltaba mucho trabajo.

El Ministerio fue muy agredido, especialmente en el último período, por actores en general de la derecha de este país que terminaron asociándolo con una promoción para que las personas no trabajen: el ‘Ministerio de los pichis’. Se empezó a formular un discurso de odio, posicionándose fuertemente en contra de las acciones para generar igualdad, lo que terminó debilitando tanto al MIDES que en algunas ocasiones hasta quedó aislado en el gobierno del Frente. Se dejó un terreno fértil para un discurso político más organizado, que tiene una figura político partidaria como es Cabildo Abierto y asocia dos discursos. Claramente el ‘se terminó el recreo’ y ‘vayan a laburar’, es un mismo conjunto de conceptos que se organizaron para desprestigiar la figura de esta cartera”, sostuvo Melgar.

“En el último período terminó siendo un Ministerio con mucha capacidad de ejecución y un despliegue territorial que llegó donde no había llegado nunca el Estado, con profesionales de primer nivel, pero con una fragilidad a nivel de imagen, se entregó al nuevo gobierno sin transición. Nosotros lo denunciamos en ese momento, no vino nadie, luego nos dimos cuenta que es porque no tenían a quien poner, indicó.

“La gestión de Barthol arrancó con una serie de ideas basadas en la meritocracia, en el apoyo a través de los pares, una idea bastante distendida sobre qué es lo que hay que hacer para terminar con la pobreza ‘que si uno lo desea y tiene motivación de salir adelante se terminará la pobreza’. Eso está reflejado en el nuevo concepto que presentaron en el nuevo presupuesto nacional, que también es una copia de lo que está en el programa de gobierno del Partido Nacional. El concepto de que ‘uno es pobre porque quiere y que con las oportunidades que da el mercado lo podrá superar’. Esas son las ideas utilizadas para tratar de mejorar la imagen del Ministerio”, advirtió Melgar.

“Llegaron sin transición, no tenían la cantidad de personas necesaria para cubrir los cargos y se empezaron a ir las personas que estaban, a pesar de que subieron los sueldos de los directores para retenerlos, renunciaron el director del departamento San José, el director del Sistema Nacional de Cuidados, la directora de Promoción Sociocultural y, recientemente, el director general.
Parecería ser que es un ministerio que no tiene mucha relevancia para el gobierno, no tiene una planificación estratégica y ha estado ausente en la resolución de problemas que han surgido durante la crisis sanitaria”, consideró Melgar.

“Al MIDES le tiene que ir bien, para que le vaya bien a la gran mayoría de este país, porque el MIDES no es el ministerio de los pobres, es el de la igualdad, de los derechos de las niñas y los niños, el de las mujeres, articula un sistema para la igualdad y el bienestar, por tanto tiene que estar fortalecido y con una perspectiva que obviamente el gobierno obviamente no tiene, yo no creo que políticamente puedan eliminarlo. Sin embargo, en campaña dijeron que no iban a tocar las políticas sociales. En estos últimos tiempos han habido recortes, no hay ni un plan nuevo, no hay una propuesta, no se puede decir que están haciendo tal cosa, porque yo puedo estar de acuerdo, pero lo que están demostrando es que no tienen ni siquiera la capacidad de llevar adelante las cosas que ellos mismos plantearon en campaña”, indicó Melgar.

“Hay una alerta fuerte al respecto del futuro del Ministerio, intentan poner resistencia desde el lado de los trabajadores para que se termine con el recorte de las políticas sociales, ellos le dicen unificar programas y en realidad ese programa desaparece, decidieron cerrar programas en espacios estratégicos para el país, como es el Sistema Nacional de Cuidados, el escenario no es alentador”, advirtió.

“Uno no puede recortar en cuidados en el marco de una pandemia, donde el tema de los cuidados se posicionó a nivel mundial, quienes no veían que los cuidados eran un derecho y que se requiere que el Estado los asegure, después de la pandemia, se dieron cuenta de que es algo necesario.

En cuanto a la atención a las mujeres víctimas de violencia, este gobierno estuvo ocho meses sin pagar la partidas para quienes atienden víctimas de violencia en hogares 24 horas, cualquier trabajo que requiere un vínculo interpersonal desgasta y requiere que el profesional esté cien por ciento en sus capacidades para atender la situación.

Ir a trabajar todos los días con víctimas de violencia de género y promover derechos, cuando vos no habías cobrado el sueldo por tantos meses y no saber que iba a pasar.

No pagar las partidas significa una peor atención. En este caso, con las víctimas de violencia basada en género, pero pasa en todos los programas, también en Calle, se mezcla la ineficiencia que tienen para gestionar el Estado con las ganas de que la gente se canse y deje de trabajar en el área social”, sentenció Melgar.

“Barthol dijo que le sorprende la burocracia del Estado, en un Ministerio nuevo, se sorprenden de la situación real, el Ministro dijo: ‘le pregunté a una persona en un comedor de INDA, por qué no usaba la app de Canastas y la persona le respondió ‘yo no sé leer ni escribir’. Él se sorprendió de que eso exista. Otro ejemplo, dijo: ‘Cometimos un error, pusimos alcohol en gel en las habitaciones de personas en situación de calle, luego tuvimos que retirarlo, porque en general tienen uso problemático de drogas’. Es algo básico para el trabajo social en general tener conocimiento de la población con la cual trabajás”, sostuvo.

“El Ministro tiene intereses humanitarios, ha trabajado en territorio, pero claramente no tiene la capacidad,ni la visión estratégica para planificar, diseñar e implementar políticas sociales”, sentenció Melgar.

Faltan muchos años, se viene una crisis social, todos los organismos internacionales alertan sobre esto, cualquier persona que esté en una olla sabe, deberíamos ser capaces de generar un espacio de diálogo para que el MIDES no termine siendo una actor residual”, advirtió.

“Por suerte tenemos la contrapartida de la Intendencia, que enseguida se posicionó y elaboró un plan de emergencia con una pata fuerte en lo social, de nuevo la Intendencia cubre el lugar que está dejando el gobierno nacional.

En el caso de las ollas populares, la Intendencia en seguida puso plata para que funcionen. El MIDES tiene al Instituto Nacional de Alimentación dentro de su estructura, tendría que ser esa la institución que prevenga que existan las ollas, armar un plan y cubrir la necesidad, tampoco es tan difícil, requiere voluntad política, y claramente no está puesta, ni la voluntad política, ni las ganas en generar las políticas sociales adecuadas y estos son los resultados”, finalizó.