“No hay fundamentos para la LUC”

Oscar Andrade afirmó que la LUC implica un “riesgo de pérdida de calidad democrática”, cuestionó su constitucionalidad y dijo que pretende “la aplicación sumaria del programa de gobierno sin que se pronuncie el Parlamento”
0
314

GM

El senador de la 1001, Unidad para los Cambios y el Frente Amplio, Oscar Andrade comenzó su intervención en la sesión del Senado cuestionando por la forma a la LUC. Dijo en primer lugar que “no se fundamenta la motivación de la urgencia”.

Advirtió que “distinguidos catedráticos sostienen que corre serio riesgo de no tener arreglo a derecho, de ser declarada inconstitucional”. 

El senador dijo que sea cual sea la resolución de la Suprema Corte de Justicia ante un planteo de inconstitucionalidad “hay un riesgo democrático”.

“En cualquiera de los dos escenarios perdemos, uno porque generamos un grado de inestabilidad muy fuerte, si se declara inconstitucional, y otro, si se declarara constitucional, porque el equilibrio entre poderes, claramente, se desbalancea de manera notoria”, afirmó.

“Este tipo de ley es la única que aunque no la aprobemos queda como ley. Pasado el plazo alcanza con que no tomemos partido para que quede como ley. Es un procedimiento que deja al Poder Legislativo en franca debilidad. Y acá en esta instancia es donde está representado todo el pueblo uruguayo. En el gobierno está representada una parte del pueblo uruguayo, mayoritaria, por 30 mil votos pero mayoritaria. Ahora instalar, inaugurar, la tentación de que este sea el mecanismo principal, en caso de que se arregle a derecho, es un camino equivocado”, advirtió. 

“Sobre cuál es la necesidad de usar este procedimiento no he encontrado un solo argumento en lo extenso de esta reunión”, insistió.

Posteriormente cuestionó algunos de los contenidos de la LUC: “Que en medio de una pandemia, donde parte de las recomendaciones del Ministerio de Salud Pública es que las uruguayas y los uruguayos usemos medios de dinero electrónicos para evitar el contagio, en ese mismo contexto y circunstancia que eliminemos la inclusión financiera”. 

Andrade señaló que “resulta muy curioso que siendo uno de los componentes de bandera principal (de este gobierno) la violencia en la sociedad, y la violencia en la sociedad es un problema, que tenemos que atender, vayamos en caminos que expertos, y nadie puede acusar a Leonardo Costa o Juan Diana de tener vínculos con el FA, sostienen que el artículo 220 de la LUC aumenta los riesgos de maniobras de lavado de dinero, Y el narcotráfico necesita el lavado. Y si queremos atender la violencia, por más que tenemos miradas diferentes de cómo atender la violencia, no parece sensato que sea con herramientas que favorecen el lavado de activos”.

“Hace más de cinco años el pueblo uruguayo se pronunció contra la baja de la edad de imputabilidad, y si uno mira los artículos 74, 75, 78 y 79 de la LUC parece que Uruguay está en el infierno respecto de la minoridad infractora. Porque duplica la cantidad de penas, duplica la pena mínima, les mantiene los antecedentes, los plazos de prescripción los duplica a cuatro años, o sea alguien a los 16 años cometió una rapiña y a los 20 lo pueden procesar, va en una dirección muy dura. ¿Cuántos menores en infracción teníamos en el 2014? Arriba de mil. Hoy hay 290. ¿Por qué estas medidas? ¿Cuál es la urgencia? ¿Quién lo puede explicar? La tasa de reincidencia es la más baja desde que se mide. Un 75% de los menores hoy no reincide. Y en ese momento, donde un 75% no reincide, prácticamente, porque todos sabemos que el elemento principal es la rapiña, eliminamos la posibilidad del régimen de semi libertad. Que además, el resultado que ha dado es que ahí el porcentaje de reincidencia es mayor”, cuestionó. 

Andrade afirmó que su rechazo a la LUC “también tiene que ver con los contenidos de votar de apuro un conjunto de medidas que sus resultados pueden ser de catástrofe, en términos de ir en contra de lo que se supone que se persigue”.

“El gobierno tiene todo el derecho a querer aplicar su  programa lo que digo es: no necesitan ni el gobierno, ni la mayoría parlamentaria que está en esta sala usar este instrumento para aplicar su programa, lo puede aplicar sin esta necesidad de crearnos este riesgo”, dijo el senador frenteamplista.

En cuanto al trabajo “la LUC lo que trae es limitar el derecho de huelga. En medio de una circunstancia que nunca estuvo oculta, la informalidad laboral que estuvo en un 40% en los 90, en un 41% en el 2004, está en un 25%, si alguno se enteró ahora tomemos medidas contra la informalidad laboral no a favor de la informalidad laboral. ¿O alguien duda que alivianar la posibilidad de la inclusión financiera y debilitar a los sindicatos va a favor de aumentar la informalidad? Esperemos el resultado en un año o dos”. 

Andrade también destacó la inconveniencia política de la LUC: “El Uruguay hoy está atravesando urgencias que requieren la posibilidad de acuerdos. En este período hemos intentado colocar propuestas, respecto a los desalojos, a la protección del trabajo, al precio de los medicamentos y los insumos, de la canasta familiar, de acordar un ingreso ciudadano, sobre la población de riesgo intentando ampliar la cobertura del seguro de salud. Propuestas que permitieran atender a la parte de la población que está más vulnerada, con mayor complicación. Intentando construir una base de medidas en las que pudiéramos tejer un acuerdo. Es evidente que una reforma estructural de estas características de todas las áreas, desde Colonización, las sociedades anónimas, los temas de seguridad, los temas de la Educación, no es el procedimiento que hace posible un acuerdo nacional”.

Andrade también respondió a algunas afirmaciones desde la coalición de derecha en torno a “fracasos del FA en políticas sociales”. El senador dijo que es cierto que la pobreza “no se puede medir solo por el ingreso” pero recordó que los 160 mil indigentes que había en el Uruguay en el 2004 eran medidos por ingreso. Y el cerca del 40% de pobres que había en el Uruguay en el 2004 también era medido por ingresos. Cualquier intento de abordaje multidimensional hubiera dado cifras mucho peores, mucho más duras”. También recordó que “Uruguay tenía 100 mil uruguayos que no podían ver, por no poder acceder a una operación sencilla de cataratas, no uno o dos, no cien, no mil, 100 mil”.

“La política, desde mi perspectiva, es la expresión de la lucha contra las desigualdades. El Frente no hizo todo bien y tuvo errores en estos 15 años, ahora no hay duda que construyó un Uruguay distinto para la inmensa mayoría de los uruguayos. Esa valoración histórica todavía está para hacerse. Ahora no se trata de eso hoy, la moción que presentó el Frente Amplio va en otra dirección.

Ahorrémonos el camino de restar calidad democrática. Y si los proyectos de urgente consideración pasan a ser, a partir de este momento, la forma en la cual los gobiernos aplican de manera sumaria sus planes de gobierno, aún sin el pronunciamiento del Parlamento, lo que perdemos es en calidad democrática, y si perdemos en calidad democrática todos retrocedemos. No es una derrota para la oposición, todos perdemos”, finalizó. 

La intervención completa de Oscar Andrade puede verse en https://elpopular.uy/andrade-la-luc-es-una-derrota-para-el-uruguay-no-para-la-oposicion-o-para-el-frente-amplio/