Por trabajo, pan y salario

Multitudinaria asamblea del SUNCA profundiza la lucha en los Consejos de Salarios.
0
164

Por Verónica Pellejero

El miércoles el Sindicato Único de la Construcción y Anexos (SUNCA) realizó una masiva Asamblea General, llenó la calle General Flores frente al Palacio Legislativo y parte de la Plaza Mártires de Chicago. Cientos de ómnibus salieron de las obras de Montevideo y 100 ómnibus repletos vinieron desde el interior del país.

La Asamblea resolvió, por unanimidad, seguir en pie de lucha mediante la aprobación del informe que brindó el secretario general Daniel Diverio en nombre del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) sobre las líneas principales para un nuevo Convenio Colectivo sin pérdida de salario, una ampliación de beneficios, avances en seguridad, salud laboral y empleo, la creación de un Fondo de Contingencia, entre otros puntos.
La moción aprobada, leyó el presidente del sindicato, Gabriel Nánchez faculta al CEN a delinear el plan de lucha a llevar adelante por el SUNCA para alcanzar el convenio colectivo “y apoyar la lucha del conjunto de nuestro pueblo contra la LUC y contra un presupuesto de ajuste”. Asimismo autorizó al CEN a firmar un nuevo convenio colectivo si se alcanzan los objetivos planteados en el informe.

Una multitud

La Avenida General Flores a la altura de la Avenida de las Leyes lucía roja y amarilla, los colores del SUNCA. Algunos trabajadores lucían tapabocas de la lista 658 de la Corriente Agustín Pedroza, no faltaron como siempre los cohetes surcando el cielo y esa lluvia de cartones quemados y cenizas que caen, los cascos en el piso y los bombos y redoblantes. La Asamblea, que estuvo precedida por una gran elección se vivió en un clima de energía y voluntad combativa. Al comenzar se hizo un minuto de silencio por el fallecimiento de Elizabeth Otero y el “Canario” Crossa. Luego subieron al escenario miembros del sindicato – que además de ser obreros son artistas – a cantar una canción en homenaje a Faustino “Chimango” Rodríguez fallecido el año pasado. “Lo sigo viendo, me lo encuentro en las marchas/ Empuñaron la bandera de la lucha y la esperanza, porque nacieron obreros y caminan con sus causas”, decía parte de la canción.
Se leyeron saludos de varios sindicatos y también del Partido Comunista del Uruguay. “En el marco del plan de movilización de vuestro sindicato, queremos hacerle llegar nuestro saludo y compromiso solidario ante la crisis del capitalismo, el impacto económico y social por la pandemia de COVID19 y las consecuencias de ajuste neoliberal instrumentado por el gobierno de la coalición de derecha en nuestro país. La tarea de la hora es fortalecer la unidad de las herramientas populares, organizar la lucha y levantar una perspectiva de acumulación de fuerzas y de avance, con ustedes, el PIT-CNT, la Intersocial y todas las organizaciones populares decimos no a la LUC, no a los recortes presupuestales, no a la rebaja salarial y a la concentración de la riqueza. La defensa de las conquistas, de la lucha de nuestro pueblo y el enfrentamiento a toda la restauración conservadora implica más unidad más organización y más lucha”, decía el saludo del PCU.
En la Asamblea se hicieron presentes delegaciones de varios sindicatos y organizaciones sociales, el secretario general del PIT-CNT y de la UNMTRA, Marcelo Abdala, el integrante del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT y dirigente de SUTEL, Gabriel Molina; también varios legisladores frenteamplistas, entre ellos las y los senadores, Oscar Andrade, Carolina Cosse, Sandra Lazo, Mario Bergara y Daniel Olesker; y las y los diputados Gerardo Núñez, Daniel Gerhard y Verónica Mato.
En el inicio la Comisión Electoral del SUNCA informó los resultados de las elecciones realizadas en junio y de las que participaron más de 24 mil trabajadoras y trabajadores, además de nombrar a todo el Consejo Directivo Nacional electo y al Comité Ejecutivo, cuyos integrantes fueron invitados a subir al estrado y presidir la asamblea. El estrado tenía una enorme pancarta con al consigna de la Asamblea: Trabajo, pan y salario.
La multitud, estimada en alrededor de 15 mil personas entonó el Himno Nacional y la Internacional.
Luego del informe y de la votación la asamblea culminó con la actuación de la murga Metele que son Pasteles.

Sin lucha no hay avance

Daniel Diverio, secretario general del SUNCA, fue el encargado de brindar el informe a la Asamblea, resumiendo las luchas de estos meses y las negociaciones en el marco del Consejo de Salarios que se habían prolongado hasta esa misma madrugada. Diverio comenzó su oratoria con un homenaje a Enrique Canario Crossa “un militante de todas las horas”. También dedicó encendidas palabras en memoria de la joven Elizabeth Otero, trabajadora del peaje “que no se suicidó, la violencia psicológica de género la llevó a eso”. “En un gremio donde la mayoría somos hombres, tenemos que rechazar de plano cualquier violencia hacia la mujer”, reflexionó “no hubo un suicidio, hubo un empujón para la muerte”, sentenció.
Diverio explicó que desde hace tiempo analizan en el SUNCA el contexto latinoamericano, donde cada vez que asumía un nuevo gobierno de derecha y neoliberal “lo primero que hacían era un brutal ajuste contra los trabajadores y el pueblo”. “Nos hermanamos con los trabajadores de Brasil, con los indígenas de Ecuador y Bolivia, con el pueblo chileno que lucha y lucha y son perseguidos y masacrados”, dijo y agregó “los avances en Latinoamérica son en bloque y el retroceso también”.
El sindicalista señaló que la derecha en Uruguay busca generar el escenario para desarrollar el ajuste, entre sus estrategias mencionó el desprestigio al movimiento sindical y sus dirigentes, “culpar de todos los males a los sindicatos que no dejan que aterricen las inversiones”, ironizó. “La construcción de ese relato comenzó con los autoconvocados en Durazno”, recordó.

Diverio planteó a la asamblea en el informe, que para desarrollar el ajuste neoliberal el gobierno necesita sobre todo que las masas no estén en la calle, “quizás encontraron en la pandemia un socio privilegiado”, señaló y criticó el “vale todo” del gobierno: la suba de tarifas por encima de la inflación, el aumento del IVA y la colocación en el parlamento de “una Ley de Urgente Consideración que entre otras cosas quiere degollar de parado al conjunto del campo popular”, que criminaliza la protesta, “hoy hacer una movilización puede ser un delito”, subrayó.
El dirigente fue tajante al afirmar que el gobierno para impulsar los recortes que está implementando, la política salarial que está llevando adelante y la intención de vulnerar la Ley de Negociación Colectiva, necesita que no haya movilización social. El plan del gobierno es “que los consejos de salario no cumplan con su objetivo, lo primero que vamos a tener que defender es la ley de negociación colectiva”, precisó Diverio. “Hoy nos convocaron al Consejo de Salario porque este gremio peleó, claro que siempre es con lucha”, puntualizó. Remarcó que la construcción de alianzas y la unidad del campo popular son fundamentales para frenar la arremetida de la derecha, “esa alianza se construye con movilización y solidaridad”, dijo.
“Si leemos los lineamientos salariales que marca el gobierno hablan de un brutal recorte de los salarios de los trabajadores, es criminal y de retroceso, es la reducción del salario sin correctivo”, valoró el secretario general del SUNCA y aclaró que no aceptarán ninguna rebaja salarial “para ningún trabajador de la construcción ni ningún trabajador de este país”, mientras la asamblea se encendía en aplausos.
Diverio enumeró el recorrido de movilización y lucha que desarrollaron hasta llegar a la Asamblea “hoy podemos decir que tenemos organización sindical a lo largo y ancho de todo el país, cada centro de trabajo, cada obra y cada rama anexa es una reserva del sindicato y por eso se puede entender por qué este sindicato responde como responde”, indicó.
El dirigente recordó los paros sorpresivos que realizaron en el mes de junio, que incluyeron corte de hormigón, asambleas sorpresivas, así como la movilización que implicaron las elecciones, donde 25 mil trabajadores hicieron “reventar las urnas votando por el SUNCA, respaldando su organización, diciéndole al gobierno y las cámaras empresariales que los trabajadores tenemos un sindicato único nacional”.
“La solidaridad se expresa en la práctica”, dijo el secretario general del SUNCA y resaltó el ejemplo humano que dieron los trabajadores de Mercedes que arreglaron el Hospital, o las canastas que se entregaron desde el sindicato o el ejemplo de la Brigada Agustín Pedroza que semana tras semana “anda levantando casas, arreglando escuelas y liceos, y hay que reconocer el trabajo que están haciendo los brigadistas en Paso de los Toros, con todos esos ranchos que se vinieron abajo”.
“El SUNCA está y seguirá estando ahí hasta que se levante el último rancho, como lo hicimos en Dolores, en Tres Islas, en Roncha y en San Carlos”, señaló Diverio.

Los puntos para un Convenio

El dirigente sindical valoró en el informe que la asamblea forma parte de la acción de lucha que desarrollan. Criticó a quienes veían “horrorizados” a “los irresponsables del SUNCA” que reclaman salario y mejoras a sus condiciones de trabajo, “cómo van a salir a la calle en este momento tan difícil que está viviendo el país”, dijo con ironía. “El sector de la construcción es de los pocos que ha mantenido la actividad, por eso el 13 de abril en medio de la emergencia sanitaria nos convocaron de nuevo a laburar, porque decían que somos “el motor de la economía”, si somos el motor de la economía queremos parte de lo que generamos”, inquirió.
El dirigente sindical dijo que los indicadores señalan, que a corto plazo habrá crecimiento en la construcción, “no vengan con el discurso de la crisis, queremos discutir un convenio que mantenga salario, aunque es claro que este gremio nunca discutió sólo salario”, sentenció.
Las demandas que plantea el SUNCA en torno a mejoras laborales incluyen ubicar un fondo de contingencia, que permita repartir 20 mil canastas por año a los desocupados, en un sector con una alta inestabilidad laboral, “es un oxígeno para el que está jodido”, dijo Diverio a favor de la propuesta; la creación de un instituto, que pueda investigar las obras de menor porte, que se hacen en poco tiempo, “donde por lo general no pasa ni siquiera la inspección por la puerta”. También reclaman un protocolo de actuación frente a cambios climáticos, ya que hay muchas obras “donde con 0 grado los herreros y carpinteros están a la intemperie, no alcanza más el pullover en invierno”, sentenció. Por esta razón piden que la campera de abrigo, sea parte del equipo del invierno.
Piden una partida por herramienta de la categoría cinco en adelante, “hay un sector de trabajadores que no están involucrados, queremos que esos compañeros estén involucrados yeseros, electricistas”, subrayó.
También está planteado profundizar la presencia de mujeres en las obras y en la organización sindical y un mayor ingreso de personas con discapacidad.
Reclaman la profundización de las libertades sindicales, ampliando la media hora de asamblea de seguridad paga a una hora.
Para cerrar Diverio remarcó que no van a firmar ningún convenio, que no tenga una fórmula salarial que permita mantener el salario tanto para el grupo madre como para las ramas anexas.
“La lucha, la discusión y las asambleas logran los avances, estamos comprometidos a luchar y profundizar las medidas de lucha hasta conseguir nuestros objetivos”, declaró Diverio.
El dirigente sindical reivindicó la negociación colectiva pero dijo que “no firmaremos ningún convenio que no garantice que no se pierda salario. Que se lo saquen con peine fino”.
Propuso, y así se aprobó que si no había respuesta favorable a los reclamos se “profundizaran las medidas de lucha” y agregó “si no avanzamos también exploraremos otro tipo de medidas que pueden ir hasta paros de 72 horas con ocupaciones. Este sindicato no retrocede un tantito así. Queremos avanzar”.