Reforma de la Seguridad Social: “el debate es, principalmente, un debate político”

0
236

Desde la Secretaría de Prensa y Propaganda de la Confederación de Sindicatos Industriales, hicieron llegar a EL POPULAR una pequeña entrevista realizada al dirigente sindical Carlos “Cable” Clavijo, integrante del Equipo de Representación de los Trabajadores en BPS (ERT-BPS).

En la misma se ofrece un panorama general de la situación actual y de las perspectivas que se “abren”, ante las pretensiones del Poder Ejecutivo en su avance hacia una reforma de la Seguridad Social.

El dirigente sindical comenzó el intercambio haciendo referencia a que “los 9 representantes del Poder Ejecutivo y la representante de los Empresarios de la CESS han sido coherentes con las políticas que está ejecutando el gobierno, apuntando a solo discutir y hacer un fuerte énfasis sobre los egresos y la sostenibilidad económica del sistema, con un claro y marcado componente ideológico, viendo a la Seguridad Social como una mercancía y no como un derecho humano fundamental”.

Por su importancia, se reproduce la entrevista realizada:

¿Esta es la forma propicia para hacer una Reforma de la Seguridad Social?
Creemos que no, este debe no debe ser a través de una Comisión de Expertos, sino que, una reforma debe llevarse mediante un diálogo social, en el cual se integren a las organizaciones más representativas, ya que el debate es principalmente un debate político.

¿El BPS está en crisis o en quiebra?
Sí tomamos en cuenta el momento tan difícil que está viviendo el país a consecuencia de la pandemia, que nos ha sumergido en una crisis económica y social sin precedentes y el papel que está jugando el BPS, como el gran amortiguador para que miles de uruguayos y uruguayas no cayeran en la extrema pobreza, gracias a los cientos de miles de subsidios por desempleo totales y parciales, subsidios por enfermedad, jubilaciones, pensiones, las asignaciones familiares entre otros beneficios, justamente este no sería el subsistema que está en un desequilibrio entre la sostenibilidad económica y la sostenibilidad social, con una cantidad de cotizantes de 1:455.481 y 706.981 pasivos que cuyo monto promedio de las jubilaciones fue de $U 23.496 con una tasa de reemplazo promedio de 53,7% y una edad de retiro promedio de 62,5 años en 2019, debió de ser asistido por parte de Rentas Generales con casi U$S 600:000.000 de dólares.
Mientras tanto, el subsistema conocido como Caja Militar (Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas) tuvo una cantidad de cotizantes de 27.133 y 51.520 pasivos cuyo monto promedio de las jubilaciones fue de $U 42.163, con una tasa de reemplazo promedio llega al 136,4% y una edad de retiro promedio que fue de 47,6 años en 2019, debió de ser asistido por parte de Rentas Generales con más de U$S 450:000.000 de dólares. Es decir, no solo reciben la mayoría jubilaciones de privilegio, sino que, además, la Asistencia Financiera por pasivo, es 10 veces mayor, a la que recibe el BPS.

¿Debe de aumentarse la edad de retiro en el BPS?
No al aumento de la edad de retiro, sino que, se debería incentivar a que las y los trabajadores se retiren más tarde. Además, según la Encuesta de opinión de Equipos Consultores que realizó el gobierno y la CESS demuestra claramente que el 78% de la población, independientemente del partido que hayan votado, considera NO aumentar la edad de la jubilación.
Y si a esto le sumamos que el actual presidente de la República en uno de sus últimos actos en la campaña electoral dijo, “no alterarle la edad jubilatoria a aquellos que hoy en día están trabajando, si darles la opción, un estímulo para que se jubilen más tarde”.
Por lo que las y los trabajadores queremos saber si se va a cumplir con la promesa electoral, de NO aumentar la edad de retiro.

¿Por qué votaron en contra el Documento de Diagnóstico sobre el Sistema?
En primera instancia, no se cuestionó el régimen de Ahorro Individual que, según Documento de 2018 elaborado por Expertos de Seguridad Social de OIT, habla del fracaso de dicho sistema en el mundo y la reversión de los mismos a regímenes Públicos, además del lucro privado en detrimento de las trabajadoras y los trabajadores y sus rentas vitalicias.
El Documento cuestiona la cantidad de Jubilaciones y Pensiones por discapacidad, sin embargo, este debería de cuestionar e inspeccionar las causas que llevan a que las y los trabajadores tengan que solicitar el amparo de estas por perder y verse disminuido en sus capacidades físicas y Sicomotrices en el ámbito laboral.
A su vez, el mismo no toma en cuenta el mercado laboral, ni la Encuesta Continua de Hogares de 2020, de la que se desprenden los siguientes datos; una Desocupación de 180.077 Personas (10.3%), una Informalidad de 347.617 Personas ocupadas y 90.492 asalariados privados, que cuyo Nivel de Ingresos es muy bajo con más de 430 mil personas que ganan menos de $20.000 por mes y 800.834 personas Ocupadas (51.1%) que ganan menos de 30 mil pesos y que estamos en un país que tiene 408.548 Personas pobres (11.6%), aumentó a 100.000 pobres más en este último año y decenas de miles son NIÑOS.
Hay un fuerte cuestionamiento por parte del gobierno a la Ley 18395 de flexibilización de acceso a las pasividades (la que permitió que a los 65 años de edad con 25 de servicio se puedan jubilar por edad avanzada, que bajó los años de servicio para configurar causal jubilatoria de 35 a 30, que bonifica a las mujeres con 1 año de servicio por cada hijo nacido vivo hasta un máximo de 5 y que flexibilizó las pensiones y jubilaciones por discapacidad) sin ver el resultado social que está dejando esta ley, como que se han jubilado más de 100.000 personas que no se podían jubilar por la irregular trayectoria laboral y que desde el 2010 hasta ahora se han jubilado más mujeres que hombres en el Uruguay siendo algo histórico”.