Un 1° de Mayo por la vida y los trabajadores

El movimiento sindical dejó bien claro que continuará, por otros medios, la lucha contra la reforma jubilatoria.

Pablo Silva Galván

El 1° de Mayo el movimiento sindical volvió a hablar fuerte y claro en un mensaje que dejó en evidencia la capacidad de movilización y propuesta del PIT-CNT. En su mensaje central, leído por su presidente Marcelo Abdala, la central reclamó discutir la reducción de la semana laboral, la creación de puestos de trabajo de calidad, con derechos, “con derecho a la sindicalización, a la seguridad social, a la salud y al trabajo y que el trabajo se asocie siempre a la vida y no a la muerte”. Con la misma claridad Abdala puso en el centro de los reclamos la recuperación salarial y la necesidad de aplicar políticas de redistribución de la riqueza. Los “malla oro”, como en su momento definió el presidente Luis Lacalle Pou a los empresarios, han sido beneficiados por las políticas del gobierno al tiempo que, pese al crecimiento económico, los trabajadores y jubilados han perdido en el entorno del 3% del poder de compra de sus salarios y pensiones. Renglón aparte mereció la reforma jubilatoria recientemente aprobada por el Parlamento, con los votos en contra del Frente Amplio (FA), a la que calificó de “ajuste fiscal encubierto”.

Abigaíl Puig durante el acto por el Día Internacional de las Trabajadoras y los Trabajadores en la Plaza 1° de Mayo, Mártires de Chicago, en Montevideo. Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

Tras el saludo del secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), Yulián León Rondón, y de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos, inició la parte oratoria del acto Abigail Puig, dirigente de la Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios (Fuecys). Destacó en primer lugar que es importante escuchar a las mujeres “en todos los ámbitos, particularmente en el movimiento sindical”.

Durante su intervención Puig interrogó al sistema político sobre cuáles van a ser las políticas de empleo para cuidar el trabajo y precisó que la precarización y la informalidad se presentan de manera evidente, así como la desocupación. 

Hizo mención “a las y los compañeros de supergás: hace exactamente un mes que 48 familias están sin ingreso, y a eso se suman los trabajadores despedidos de la empresa Riogas”.

Para Puig “es inadmisible que en el mismo Uruguay que hace no tanto, nos jactábamos de haber aprobado más de 50 leyes en materia de relaciones laborales, que enaltecían derechos para las y los trabajadores, ahora se cruza la calle Lecocq y nos enfrentamos a las mayores políticas antisindicales a través de las empresas del supergás”.

“Debemos atar el desarrollo a la vida y la vida a los derechos; y el Presupuesto Nacional tiene que estar atado a los intereses y necesidades de los sectores menos privilegiados de la sociedad, a los más débiles. No se puede solamente recortar en salud, en educación, en vivienda”, agregó seguidamente.

Acto seguido el presidente de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE), Martín Pereira, recordó los 40 años del acto de 1983 y saludó a las y los estudiantes del IAVA. “Gurises, no están solos, vamos a estar en el IAVA, ustedes tienen al movimiento sindical para apoyarles”, sostuvo.

Pereira hizo referencia a la reforma jubilatoria. “El propio presidente dijo que no se iban a cambiar las reglas de juego, pero se acaba de votar en el Parlamento que las reglas del juego sí cambiaron, que vamos a trabajar cinco años más y que vamos a perder jubilaciones”, destacó. “No digan que escuchaban a los trabajadores porque cumplieron solo con la formalidad. Fue una reforma a espaldas de los trabajadores”.

Más adelante cuestionó también la denominada ley de corresponsabilidad en la crianza, o tenencia compartida, la que dijo “expone a niñas y niños a los violentos “.

Recordó en otro pasaje de su discurso que “hoy hay niños que se están muriendo de hambre, niños y niñas que si no comen en una olla popular no tienen la alimentación asegurada. Entonces, si el país crece, ¿cómo es posible que esos gurises no tengan la alimentación asegurara?”. Defendió el trabajo que hace el PIT-CNT en el respaldo a las ollas populares, labor en la que, dijo, “vamos a seguir estando”.

Martin Pereira durante el acto por el Día Internacional de las Trabajadoras y los Trabajadores en la Plaza 1° de Mayo, Mártires de Chicago, en Montevideo. Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

Reducir la jornada laboral

Cerró el acto el presidente del PIT-CNT, Marcelo Abdala, quién inició su alocución saludando al movimiento capaz de “presentar una perspectiva no solo para las trabajadoras y trabajadores, sino también para el pequeño comerciante, las capas medias, el mundo científico y técnico, todo lo más honesto que vive y palpita del trabajo y que viene hoy, junto al PIT-CNT a reclamar una esperanza de vida para nuestro pueblo”.

Recordó el 1°de Mayo de 1983 y a quienes hicieron uso de la palabra dando a conocer, a la opinión pública uruguaya y al mundo, el mensaje de los trabajadores: Juan Carlos Pereyra, Héctor Secco -ya fallecidos-, Andrés Toriani, Richard Read y Juan Pedro Ciganda. Los dos últimos, presentes en el acto, fueron objeto de un homenaje por parte de la central.

Precisó que Uruguay, más allá de diferencias, es un país con arraigada tradición democrática la que se ve afectada por los casos de corrupción que han aparecido en los últimos tiempos como los vinculados al narcotraficante Sebastián Marset y al exjefe de la custodia presidencial Alejandro Astesiano. “Casos que son absolutamente peligrosos en sí mismos, pero son más peligrosos si observamos el crecimiento de versiones de extrema derecha fascistas y neonazis en Europa y en los países de América Latina, que en estos casos se ven fortalecidos, no para presentar su proyecto, sino tal vez para atentar contra las reservas democráticas de nuestro pueblo”, alertó. Razón por la cual reclamó acuerdos para combatir la corrupción: “Debe haber acuerdos y compromisos para erradicar de la vida nacional todos los casos de corrupción que empañan, atentan y pueden inclusive debilitar la democracia”. 

Más adelante hizo referencia al proyecto de país impulsado por la coalición que lidera el presidente Luis Lacalle Pou y al que definió como “el modelo de desigualdad, la mano metida en el bolsillo del trabajador”. “No lo decimos por prejuicios, este es el modelo de la desigualdad porque parten de un supuesto ideológico falso que es que hay que dejar que actúe el mercado, promover la actividad de la cúspide, los llamados malla oro”, sentenció. Para combatir este modelo y sus consecuencias dijo que “es necesario el aumento general de salarios para toda la clase trabajadora, que no solo recupere las pérdidas observadas, sino que ponga a tono el salario con el crecimiento del Producto Bruto Interno, con especial atención para los salarios más sumergidos”.

Hizo énfasis en el rechazo a la reforma jubilatoria recientemente aprobada por el Parlamento y que fuera objeto de la repulsa popular en el paro y movilización del pasado martes 24 de abril. “Es un despropósito, un ajuste fiscal encubierto”, sentenció. Y subrayó que lo que busca es la “sustentabilidad económica financiera no cambiando la financiación sino rebajando derechos, aumentando la jornada de trabajo vital de la gente, de 60 a 65 años, obligando a trabajar más en el momento en el que uno está más desgastado”. 

Para hacerle frente ya se están haciendo consultas con asesores jurídicos previas al debate en el seno de la Intersocial y posteriormente adoptar una decisión sobre los caminos a seguir. “No descartamos ninguna de las formas de la acción para erradicar este ajuste fiscal encubierto y plantear otra reforma, incluyendo las posibilidades que la Constitución de la República nos brinda de mediante mecanismos de democracia directa impugnar esta ley nefasta, cosa que será discutida cuando tengamos los elementos técnicos”, sostuvo.

“Tiene legalidad, pero capaz no es legítima”, reconoció, “porque según algunas encuestas dicen que más del 54% de la población está en contra de esta reforma”. 

“Nosotros no la dejamos por ahí. El movimiento sindical va a dar pelea por una reforma alternativa de la seguridad social que cambie los tantos de la financiación, que amplíe los derechos y que sea sustentable”, advirtió.

Abdala hizo referencia a la pérdida de poder adquisitivo de los salarios en los tres años que van de gobierno de coalición. Y dejó en claro que “las pérdidas del salario real ya observadas no se van a recuperar nunca más”. Recordó que hay 541.000 trabajadores que reciben salarios menores a $25.000 y que 600.000 asalariados “tienen una pérdida mínima de 2,6% más de su salario real”. 

Para hacer frente a estas realidades y acompasar el enorme progreso tecnológico que se vive en el mundo del trabajo propuso la reducción de la jornada laboral y apuntar hacia una nueva reforma tributaria. En el primero de los casos dijo que hay “necesidad de la reducción de la jornada del trabajo sin reducción del salario como bandera del movimiento obrero, porque ya estamos quedando atrasados no solamente en el concierto europeo, sino de nuestros países vecinos de América Latina”. 

Junto a la reducción de la jornada laboral se hace necesario, agregó “apuntar a procesos que vayan generando las condiciones de una nueva reforma tributaria, que grave más al gran capital para poder diversificar la matriz productiva, redistribuir la riqueza y profundizar la democracia”.

De Cuba traigo un cantar…

Abrió el acto, fiel a las tradiciones internacionalistas del movimiento obrero uruguayo, el representante de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), su secretario general Yulián León Rondon, quién transmitió “el abrazo solidario del pueblo cubano” hacia las y los trabajadores y el pueblo uruguayo.

El portal del PIT-CNT informó que Rondón es miembro del Secretariado Nacional de la CTC y vive en la provincia de Camagüey donde viven 800 mil habitantes y hay más de 200 mil afiliados, nucleados en 15 sindicatos.

En su mensaje remarcó la experiencia solidaria de las Brigadas Médicas Cubanas que realizaron una labor de altísimo valor humano y científico para el Uruguay, entre ellas la Operación Milagro que ha logrado concretar más de 100 mil cirugías, en particular a personas de escasos recursos.

Compartí este artículo
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email
Share on print
Temas