Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Un nuevo aniversario de la muerte en combate del «Meme» Altesor

Hoy se cumple un nuevo aniversario de la muerte en Nicaragua de Héctor “Meme” Altesor. Es por eso que reproducimos un artículo publicado en nuestra edición N° 309, sobre la realización de un emotivo homenaje en su memoria:
0
478

“Meme” Altesor: su ejemplo es un llamado a la unidad y la lucha

Conmovedor homenaje a Meme Altesor y a la solidaridad internacionalista

Por Gabriel Mazzarovich

El martes 25 de julio se realizó un muy emotivo homenaje a Héctor “Meme” Altesor, militante de la UJC y el PCU, internacionalista, a 38 años de su caída en combate en Nicaragua, el 16 de julio de 1979, tres días antes del triunfo popular contra la dictadura de Somoza.

La actividad, organizada por la Comisión de DDHH del PCU, estuvo cargada de emoción y compromiso de principio a fin. La concurrencia desbordó La Huella de Seregni. Entre los presentes estuvieron Alice, la hermana de “Meme” Altesor, Paula y Diego, sus hijos, su nieto; Norma Carbajal, su maestra en la escuela primaria de La Paz; ex combatientes internacionalistas en Nicaragua, que fueron o son del PCU y del MLN; el senador Marcos Carámbula, de la 1001, los diputados Daniel Cagiani, del MPP, Luis Puig, del PVP y Gerardo Núñez, de la 1001; militantes frenteamplistas, sindicales y estudiantiles; militantes de la UJC y el PCU y sus direcciones.

La actividad comenzó con un video histórico sobre la lucha en Nicaragua que incluyó la histórica canción de Carlos Mejía Godoy a Carlos Fonseca, fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional, caído en la lucha por la liberación.

Luego hicieron uso de la palabra Juan Castillo, secretario general del PCU; Víctor Estradé, combatiente internacionalista en Nicaragua y Jorge Mazzarovich, dirigente del PCU, compañero de militancia de “Meme” Altesor y de cárcel de su padre Alberto.

“Parte de nuestra mejor historia”

Castillo comenzó señalando que “hoy me toca hablar en la primera actividad central de nuestro Partido desde la nueva responsabilidad que todas y todos ustedes me han dado”.

“Y qué mejor que toque en un homenaje que hace a una parte central de nuestra identidad, de lo que somos, el internacionalismo. Nuestra lucha es nacional por su forma e internacional por su contenido y sus objetivos. Y sobre todo es continental. Nuestro continente se mueve de conjunto en la dialéctica revolución-contrarrevolución. Nuestros pueblos avanzan y el imperialismo y las oligarquías responden. Eso se vivía en la Nicaragua a la que fue a pelear solidariamente el Meme Altesor y eso se vive hoy”, dijo.

“Las y los comunistas salimos de nuestro Congreso unidos, decididos a construir unidad política y social del pueblo, a enfrentar en Uruguay la contraofensiva del imperialismo y de la derecha, y con lucha abrir una perspectiva de avance popular. Eso es lo que llamamos avanzar en democracia hacia una democracia avanzada con rumbo al socialismo. Y eso implica asumir, como compromiso con el presente, la historia hermosa del movimiento popular y la de nuestro Partido, toda nuestra historia. A eso aportan los más de 50 homenajes ya realizados a nuestros muertos y desaparecidos en la lucha contra el fascismo. Y a eso aporta este homenaje al Meme Altesor, que es a todas y todos los que hicieron del internacionalismo una cosa concreta, los que pelearon por la República Española, los que fueron a la Cuba revolucionaria a aportar de mil maneras, los que pelearon en Nicaragua, los que pelearon y llevaron solidaridad a la Angola que recién había conquistado su independencia. Esa lucha es parte de nuestra identidad y estamos orgullosos de ella”, destacó.

Castillo afirmó que “Nicaragua fue un punto de inflexión, como antes lo fue Cuba. Fue la primavera popular, una llama de esperanza en medio de la noche oscura del fascismo. ¿Cómo no íbamos a ser solidarios si allí también se peleaba por nosotros? De esa historia mamamos para ser hoy solidarios con la lucha del pueblo brasileño contra el golpe y el brutal ajuste de la oligarquía, con el pueblo venezolano que enfrenta una agresión imperialista y una campaña de desestabilización y violencia, con el pueblo argentino que resiste la embestida de Macri, con los campesinos y el pueblo paraguayo, con los sindicalistas y campesinos asesinados en Colombia, en Guatemala, en Honduras, en México”.

“El Meme, parte de una familia comunista, que dio entre otros a su hermano Iván, también internacionalista en Nicaragua, y a su padre Alberto, preso y torturado por el fascismo y ejemplo de revolucionario, es parte de nuestra mejor historia. El y Alpuin hicieron materiales las enseñanzas del Che de “poner el pellejo detrás de las ideas” y de “sentir como propia cualquier injusticia, cometida contra cualquiera, en cualquier lugar del mundo”. La solidaridad internacionalista es parte de nuestra identidad como comunistas, como revolucionarios”, agregó.

“Tenemos que aprender de todos los procesos revolucionarios, de sus aciertos y de sus errores, pero no desde la ajenidad del análisis frío, desde la solidaridad de sentirnos parte” advirtió.

“El PCU, la UJC, las y los comunistas estamos empeñados en construir unidad de pueblo, defender las herramientas populares y al Frente Amplio y plantarle cara a la derecha. Somos revolucionarios y por eso sabemos que la perspectiva revolucionaria será unitaria y con masas o no será. El ejemplo del Meme Altesor nos ayuda a recorrer el camino”, finalizó Castillo.

Como el Che

Víctor Estradé comenzó explicando que “muchos uruguayos y uruguayas, del Partido y tupas, fuimos como voluntarios en Cuba para apoyar a la revolución sandinista. Entramos en una selección de 15 compañeros, ya habían ido otros, y antes de partir vino Fidel a hablar con nosotros.

Nos hizo recomendaciones, nos dijo que en Angola habían muerto muchos cubanos por no cavar trincheras, nos recomienda excavar siempre, donde estuviéramos. Nos pregunta a cada uno por el arma, yo iba de artillero, de mortero y de cañón 75. Nos dice que teníamos que tratar de hacer una maniobra envolvente para impedir que los 5.000 soldados de la dictadura, que después huyeron a Honduras, se fueran y fueran el grueso de la contra revolución. Lo último, que fue la sorpresa, fue que nos dijo: Van tres compañeros del PCU con ustedes. Eso nos sorprendió a todos, nos sorprendió gratamente. Fidel nos afiló un poco, nos habló del nivel político que teníamos en el Río de la Plata, los tupamaros, los comunistas y que estaba seguro que íbamos a luchar por un objetivo común”.

“En el aeropuerto íbamos como 60, chilenos, salvadoreños y vimos a los compañeros y dijimos, estos son uruguayos. Llegamos a Panamá, nos mandaron a una casa de seguridad y esa noche me tocó con ellos tres, eran Iván Altesor, el Meme y un compañero de sinónimo Gastón, que era el más parco. La seguridad de la casa se la encargaron a los comunistas, y vimos que tenían una gran confianza en ellos. En seguida hubo una identificación. Vimos que tenían mucho conocimiento sobre táctica y estrategia militar. Nos dieron charlas, nosotros éramos jóvenes que sobrevivimos a la corrida del MLN y que nos formamos militarmente en 15 días, ellos tenían una formación como de oficiales”, narró.

Estradé rescató el ejemplo de Cuba: “la solidaridad que prestaron, y que siguen prestando, no en el plano militar, en la medicina en la educación, sigue siendo válido el ejemplo del Che y de Fidel en el internacionalismo”.

“Al llegar a Nicaragua nos separamos, nosotros fuimos a los cañones y ellos a dirigir la infantería, que era lo más difícil, lo más duro. Un día iba llegando al puesto médico y me dicen que habían matado a un compañero uruguayo: Nos mataron a Pedro. Y éramos tres Pedros: el Meme, yo, que era “el Negro Pedro” y otro compañero. Me encontré con Iván, que no había podido estar cuando lo enterramos y nos abrazamos, ante esas cosas el sectarismo desaparece”, dijo con la voz cortada por la emoción.

“Pienso que como decía Castillo la unidad es lo más importante y ahí se demostró. En Nicaragua, después de varias derrotas que habíamos tenido en el continente, se demostró que con la solidaridad internacional y con la unidad se podía ganarles a los tipos. En el Frente Sur ellos pusieron lo mejor que tenían, las mejores tropas, mercenarios, francotiradores, y los corrimos a patadas. Pienso que el ejemplo del Meme, es como el del Che, hoy la lucha no va por ahí, pero si un día viene por ahí que los compañeros estén claros que va a haber que pelear, porque hay que pelear por las cosas que uno ve que son justas. Hoy la lucha pasa por otro lado, en aquel momento pasó por ese lado, y los compañeros comunistas estuvieron y los tupas estuvieron”, enfatizó.

Estradé terminó leyendo una carta de un compañero internacionalista que narra el sepelio del Meme, la carta está en su libro, “El Negro Pedro”.

“Un ardiente llamado a la lucha”

Cerró la oratoria Jorge Mazzarovich que comenzó saludando a los familiares de “Meme” Altesor presentes en el acto, y a Viviane, su compañera y “a la distancia a su hermano, mi entrañable compañero Iván”.

Luego nombró a los internacionalistas que combatieron en Nicaragua que estaban presentes: “A Víctor, a Osvaldo, a Natasha, combatientes internacionalistas de las filas de los tupamaros; a Melo, a Juanjo Montano, a Gastón Ibarburu, a Manuel Escudero, y a otras y otros, tantos compañeros, del PCU y la UJC, participantes de esta gesta heroica que culminara con la victoria sandinista en Nicaragua”.

“A 38 años de la caída del “Meme” en combate, nosotros podemos agradecer su ayuda, para que jamás quede archivado su ardiente llamado a la lucha antimperialista, a la solidaridad y al internacionalismo. En medio de la ofensiva imperialista de estos días, y de las oligarquías a su servicio, tienen un inmenso valor este y otros ejemplos. Para no ceder, para no arrodillarnos, para reivindicar la unidad y la lucha”, afirmó.

Mazzarovich, con la voz cortada por la emoción, narró que estaba preso con Alberto Altesor el padre de Meme. “Mi hijo Gabriel, en una visita, era una de las maneras que teníamos de recibir información, en un momento, me dijo: Dice Juan Carlos (Juventud Comunista) que tenes que saber que el Meme murió allá lejos”. “Un día de lluvia, en lo que los milicos llamaban recreo, y consistía en caminar por debajo del Penal, me acerqué a Alberto y le dije: Hoy tenes que caminar conmigo. Le conté lo que pasó. El saco un pañuelo, apenas acomodó el andar y me preguntó: ¿Murió peleando Jorge? Si, le dije”.

Una cerrada y conmovida ovación arropó sus palabras. Los compañeros de la Comisión de DDHH del PCU entregaron rosas rojas a Alice, a Diego y a Paula.

“Mi hermano el Meme”

Mazzarovich leyó una carta enviada por Iván Altesor, hermano mayor de “Meme” y combatiente junto a él en Nicaragua, desde México, donde reside.

“Te mando unas pocas líneas y te pido que las leas en el homenaje que los compañeros le rendirán al Meme en el 38 aniversario de su caída en combate, en la lucha por el derrocamiento de la dictadura somocista. Es la primera vez que escribo sobre el “Meme”, mi hermano en la doble acepción de la palabra, nacidos de una misma madre, hermanos comunistas. Él se puso “Meme” y con su personalidad desbordante afirmó su seudónimo y así lo llamamos desde muy chico, Héctor Enrique era su nombre y como “Pedro el uruguayo” lo conocieron los nicaragüenses. Fue un comunista, un revolucionario auténtico, decidido a dar la vida por la libertad y la liberación de los pueblos en cualquier lugar de la tierra. Los latinoamericanos de los años 60 y 70 conocimos esos seres humanos, quizás eran otras épocas. Regó con su sangre la tierra de Sandino, pero cada tiro que disparó contra la guardia de Somoza, lo fue contra los militares y sus cómplices civiles de la dictadura uruguaya y todas las que asolaron nuestro continente. Hace un tiempo alguien me dijo que el “Meme” era un mártir de la libertad latinoamericana, y yo le contesté que tenía más de héroe que de mártir. El mártir es el que cae en la lucha sin mayor conciencia de lo que hace y el héroe no es más que un ser humano que consciente del riesgo se lanza al combate sin titubear. Y así fue, no dudo un segundo cuando el Frente Sandinista de Liberación Nacional lo convocó a incorporarse a sus filas en el Frente Sur, Benjamín Zeledón. Llegó a Nicaragua, se vistió de verde olivo y tiró sus ropas civiles entre los arbustos, su decisión no tenía marcha atrás. Entró por Peñas Blancas, un pequeño pueblo limítrofe con Costa Rica, que era ya territorio controlado por el FSLN. Allí impartió instrucción militar básica y contribuyó a formar pequeñas unidades con los cientos de jóvenes nicaragüenses y otros países latinoamericanos que estaban listos, y diría ansiosos, por entrar en combate. En esos momentos el FSLN combinaba las acciones guerrilleras con la férrea defensa de una parte del territorio ya liberado. La primera trinchera de la línea de defensa estaba en la margen norte del río Ostayo, y ahí fue el “Meme”, con el cargo de segundo jefe de pelotón, a una zona conocida como La Calera, punto donde se libraban los mayores combates contra la Guardia somocista. El jefe de su pelotón era Benigno Cruz, conocido como “el Chino”, mecánico de oficio y poeta de afición como todo buen nicaragüense. Tenía más o menos la misma edad del “Meme”, 32 años, eran los viejos del pelotón, el resto muy jóvenes, casi niños, algunos de los que el “Meme” había preparado con algunas horas de instrucción básica en Peñas Blancas. Después del triunfo conocí a uno de sus compañeros, el más alto de esa unidad, por eso era el ametralladorista, tenía entonces 15 años. Este joven me dio uno de los testimonios más vividos del momento, en el que mostró la calidad humana y de combatiente de nuestro querido “Meme”. Me contó entonces que “Pedro el uruguayo”, estaba siempre pendiente de todos y de todo y asumía las tareas más riesgosas. Parecía que nunca dormía. Exaltó la humanidad demostrada en ese ejército de “jóvenes niños”. En una guerra donde el arma predilecta de la guardia somocista eran los morteros, le impresionó mucho como atendió el caso de un muy joven combatiente, que, aterrorizado por el fuego enemigo, se autoinfligió heridas en la lengua con las púas de una cactasia para pasar a la retaguardia. Era casi un niño, Meme lo tranquilizó y lo hizo retirar del frente. El testimonio más rico, donde se lo muestra en cuerpo y alma, fue el que me proporcionó “el Chino”. El “Meme” y el “Chino” se hicieron amigos en el fragor del combate bajo el fuego de los morteros, me manifestó su admiración por ese ser solidario que venía muy lejos y estaba dispuesto a todo con gran valentía. Esa admiración estimuló la veta poética del “Chino” que escribió unos versos en su honor, en algún momento fueron publicados en Montevideo y ahora está perdido. Desde el 14 de julio de 1979, la situación era muy agitada en el frente, Somoza estaba perdido y su Guardia semi derrotada, pero seguía combatiendo con aviones, helicópteros y morteros. Llovía a mares y el Ostayo se desbordó, el mando del Frente dio la orden de trasladar la defensa a la margen sur del río, esa fue la última vez que escuché la voz del Meme en las comunicaciones de radio. En el marco de esos movimientos, su pelotón y el Meme, apenas resguardado en un joven arbolito, quedaron en una posición desventajosa, en una depresión del terreno. Como interceptaban las comunicaciones conocían los nombres de los jefes sandinistas y los mencionaban a gritos. Su alto sentido humano y del deber lo impulsó a levantar la cabeza para no herir a ningún compañero. Fue inmediatamente abatido por un tiro en la garganta. En un primer momento lo enterraron en Peñas Blancas, en una caja de municiones con los homenajes correspondientes y con la participación de nicas y de internacionalistas, algunos uruguayos. Instalamos una placa recordatoria con la humilde inscripción: Aquí cayó en combate Pedro, el uruguayo. Trasladamos su cuerpo y el de otro compañero chileno a Managua, donde al día siguiente, en la escuela Carlos Agüero, primer centro de formación militar del naciente Ejército Popular Sandinista, se realizó un homenaje solemne. En los hombros del grupo internacionalista, ya entonces reforzado por otras incorporaciones, fue llevado al panteón de los Portocarrero Debaile, familiares del tirano. La pequeña bandera uruguaya que lució el féretro de nuestro Meme, como se muestra en la foto que re publicó EL POPULAR, la proporcionaron compañeros del MLN, jamás supe de donde la sacaron o si fueron con ella a cumplir la misión internacionalista. Ese Meme, que recordamos y homenajeamos hoy, es la continuidad de aquel que muy joven se incorporó a la UJC, posteriormente al Partido y a la militancia sindical, en su querido gremio ferroviario, al que perteneció su padre. El recibió la noticia de su muerte siendo prisionero de la dictadura, dirigente de primer nivel del Partido Comunista, lo arropó entonces el dolor y el orgullo del hijo caído en combate, como lo sentimos en toda la familia. A veces pensamos que los revolucionarios de principios del Siglo XX no eran más porque no tenían hijos, pero el Meme los tenía, dos para ser más precisos, su hijo Diego de 5 años entonces, y su niña, Paula, de pocos meses y a la que apenas casi conoció. Por eso los héroes son seres humanos, mujeres y hombres, que, si sabemos hacer que impacten en la memoria social, vivirán con nosotros y serán referentes políticos y sociales de un mundo que espera por los cambios. Muchas mujeres y hombres del PCU cobijados por las banderas de Octubre, y desde la Guerra Civil española, impulsaron con su heroísmo la creación de un mundo más justo, menos infame que el que nos toca vivir hoy. El Meme se incorporó desde lejos a esa línea que brega por la memoria social. Nunca es tarde, compañeros, un abrazo fraterno. Iván Altesor”.

VIDEO Y FOTOS  DEL HOMENAJE REALIZADO EN EL SIGUIENTE LINK: http://pcu.org.uy/index.php/noticias/item/1843-se-realizo-el-homenaje-a-hector-meme-altesor-imagenes-video

 

Comentarios cerrados.