“Una alternativa al país del ajuste de las clases dominantes”

Abdala: “Un Congreso del PIT-CNT parado en la actual situación levante una estrategia y de una perspectiva y esperanza al conjunto de nuestro pueblo”.

Entre el 5 y el 8 de noviembre se desarrollará la instancia final del XIV Congreso del PIT-CNT. La máxima instancia de dirección del movimiento sindical uruguayo contará con más de 1.300 delegados y delegadas. El Congreso lleva los nombres de Luis Iguini, Eduardo Platero, Carlos Bouzas, Graciela Espinosa y Héctor Zapirain; se realiza con la consigna: Una clase, una perspectiva.
EL POPULAR dialogó con el secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala, quién analizó los principales ejes del debate del Congreso de la central obrera. Abdala señaló que: “Es un Congreso en medio de la lucha, llegamos con un nivel muy importante de movilización de la clase trabajadora, el Congreso tendrá como central la unidad, que se construye, se reconstruye y se riega día a día en la vida del PIT-CNT, y, también, definir un horizonte de lucha”.

¿Qué relevancia tiene el Congreso del PIT-CNT?
Para nosotros tiene la importancia de trazar una perspectiva para las grandes mayorías nacionales y del pueblo trabajador. Como venimos caracterizando, a partir del 1° de marzo de 2020, hubo un cambio cualitativo con la asunción del gobierno del gran capital, dirigido por su fracción vinculada a los agronegocios, es decir los exportadores de la dotación de recursos naturales del país, que además vienen promoviendo una línea de desregulación de las relaciones laborales y de ajuste radical contra los derechos, los ingresos, de las grandes mayorías de nuestro pueblo. Es un Congreso que debe desarrollar una orientación para la acción, una perspectiva que permita, en primer lugar, defender los derechos conquistados, esto se cataliza en la promoción de una victoria popular para que la gente diga SI a la derogación de 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración (LUC). Sabemos que la LUC es el andamiaje jurídico-institucional del proyecto de ajuste de las clases dominantes y de la derecha. Antes de eso, participar activamente en el único espacio que quedó en pie de participación docente en el ámbito educativo; lograr que la lista 11, que es la lista de la representación genuina de los trabajadores, porque habrá competencia con “Un Solo Uruguay”, tenga una importantísima votación al Directorio del BPS. Tenemos que aportar para ganar el Referéndum, defender la seguridad social y buscar la forma de una política de alianzas amplia, que permita aglutinar todo lo que se pueda aglutinar, para construir una estrategia de desarrollo alternativa al país del no se puede, al país del ajuste de las clases dominantes. Esto no es una cuestión de nombres, pero es una perspectiva que busca nuclear en un gran Congreso del Pueblo, o como se la llame, a todas las organizaciones del campo popular, que afine, desde una perspectiva programática, para abrir un proceso de lucha que, en ese momento ya no será solamente en defensa de los derechos sino por la aplicación de una estrategia de desarrollo. Hablamos de una estrategia de desarrollo que permita la diversificación de la matriz productiva, esto es la conquista de grados de libertad para nuestro país con respecto a la dependencia, un camino de distribución más justa de la riqueza, no solamente del ingreso, y el desarrollo de una democracia, que, siendo sumamente defensora de los mecanismos representativos de democracia, también pueda tener mucho de democracia participativa del pueblo desde el pie. Es decir, un Congreso que parado en la actual situación levante una estrategia y de una perspectiva y esperanza al conjunto de nuestro pueblo. Para mí eso es lo central. Naturalmente, si el movimiento sindical se auto propone estas tareas titánicas, deberá promover una amplísima participación de los trabajadores, fortalecer su unidad, su organización, sus planteos públicos, su conciencia, para estar a la altura de ese desafío. Allí tenemos todo el capítulo de como fortalecer la organización en estos momentos de ofensiva del capital y también elegir una dirección, en clave de unidad, que permita efectivamente conducir ese proceso. Me parece que es un Congreso en un momento clave de la historia. Ya hay un antes un después en la vida nacional desde que entregamos casi 800 mil firmas para que el pueblo decida sobre 135 artículos de la LUC, ni que hablar que hay un momento donde se vuelve a hacer densa la historia y es cuando se defina el resultado del referéndum, es un país u otro en función del resultado. Por tanto, es un Congreso en medio de la lucha, llegamos con un nivel muy importante de movilización de la clase trabajadora, hoy (por jueves) había como tres movilizaciones al mismo tiempo. En ese sentido será una síntesis de toda esa experiencia. Resumiendo, el Congreso tendrá como central la unidad, que se construye, se reconstruye y se riega día a día en la vida del PIT-CNT, y, también, definir un horizonte de lucha.

-Hay una campaña, de la que participó, públicamente, el presidente de la República, atacando las movilizaciones sindicales, atribuyéndoles sentido desestabilizador y cuestionando su legitimidad. ¿Cómo abordará esto el Congreso?
Bueno, decir, como dijo el presidente de la República, que la formidable movilización del 15 de setiembre fue una movilización política para mi es una señal de debilidad. Chocolate por la noticia, podría decírsele, si levantas un programa que quiere defender el trabajo de calidad, el Instituto de Colonización y las empresas públicas, que apunta a que se termine la rebaja del poder de compra del salario, que defiende la negociación colectiva, que critica a los 135 artículos de la LUC, evidentemente es una movilización política. Yo creo que él lo dijo con la intención de confundir lo que implica el tipo de participación social de la clase trabajadora, que siempre tiene una definición política, pero que no es partidaria, intentando aislar al movimiento sindical.
Con respecto a las críticas al nivel de movilización del movimiento obrero, ellos están diciendo que hay un frío plan, orientado por los principios maquiavélicos, de generar una conflictividad sumamente armada y planificada, con el objetivo de desestabilizar el país. Yo estoy de acuerdo. Lo que sucede los que hacen ese plan son ellos, porque con las medidas de carácter anti obrero y anti popular que desarrollan no puede haber otra respuesta que un nivel mayor de movilización. Si es que ellos piensan en esos términos deberían, más que criticar, hacerse una autocrítica.

Se han destacado públicamente los puntos de polémica entre las distintas corrientes sindicales. ¿Qué papel juegan las corrientes de opinión en el movimiento sindical?, ¿se agota en ellas el debate y la acción del movimiento sindical?
Es una pregunta muy profunda. Yo entiendo que nosotros actuamos en una central de sindicatos, con un nivel importante de autonomía. En la propia estructura ósea del movimiento sindical nosotros actuamos en una pirámide invertida, el organismo supremo del PIT-CNT es el Congreso, en el cual participan todas las filiales en proporción a la cantidad de sus afiliados cotizantes. El propio Congreso elige la Mesa Representativa que es la dirección política de la central y la Mesa elige un Secretariado Ejecutivo, que hace la conducción cotidiana. Pero es una central de sindicatos. Es una central clasista, democrática y de masas. En ese marco están reconocidas las corrientes. Pero el movimiento sindical no es una coalición de partidos políticos o una federación de corrientes, es una central de trabajadores. Muchas veces cuando se exacerban las discusiones de la interna del movimiento sindical, equiparándola solamente a la cuestión de las corrientes, o lo que ellos llaman la cúpula, que en nuestro caso es al revés, porque nuestra cúpula es el Congreso, creo que se está teniendo una lectura sumamente reduccionista de la vida del movimiento sindical. La democracia nuestra es mucho más profunda, se construye desde el pie en los lugares de trabajo, en la solidaridad en los conflictos, en la participación conjunta y común de cara a los Consejos de Salario, en organismos masivos como nuestras asambleas generales, en la votación pro voto secreto y directo de los trabajadores. En un tipo de democracia que discute, parlamenta, debate, pero ejecuta las resoluciones, simultáneamente y todo junto. Entonces, a veces hay lecturas, intencionadas o no, pero sumamente reduccionistas de lo que es la enorme riqueza del mundo de la vida de los trabajadores, porque es de ahí de donde se transpira, los objetivos, el ethos, hasta las formas de generar conocimiento del movimiento obrero.

-¿Qué expectativa de participación está planteada para este Congreso?
En el Congreso habrá por encima de 1.300 delegados titulares. Todavía es un Congreso que se desarrolla en una pandemia, atenuada, pero pandemia al fin. Hay estrictos protocolos sanitarios, en algunos casos las formas de organización y trabajo del propio Congreso no son las anteriores, por esta restricción sanitaria, que todos somos conscientes que tenemos que respetar al máximo.

¿Qué resultados espera del XII Congreso del PIT-CNT?
Yo me voy feliz del XIV Congreso de nuestro PIT-CNT, que además tiene nombres sumamente importantes como Eduardo Platero, Luis Iguini, Carlos Bouzas, Graciela Espinosa, Héctor Zapirain, como referencias, y que tiene como consigna: Una clase, una perspectiva, porque allí está el centro duro de lo que queremos, si nosotros salimos con los trazos más generales de una orientación de lucha y de acción del movimiento sindical. Si además tenemos formas de conversar, discutir, resolver y propiciar un mayor grado de participación de las filiales en la vida del PIT-CNT, hace falta más gente militando en la central con cabeza de conjunto, es decir, que se mueva en función de los intereses del movimiento en su conjunto, no solamente como representante de su gremio en la Mesa Representativa, que de por sí es positivo, sino más aún. Y, si, además, pudiéramos salir con una dirección fortalecida por el Congreso, si fuera posible en unidad sin exclusiones, bueno mejor, y si no es posible, igual por voto directo y secreto de las y los congresales. Obviamente vamos a hacer todos los esfuerzos por tejer todos los acuerdos que podamos tejer. Aquí vivimos la unidad en la diversidad. Si pasa eso, me voy recontra contento del Congreso del PIT-CNT, porque queda un movimiento sindical parado para los desafíos que tenemos en este período.

Gabriel Mazzarovich

Compartí este artículo
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email
Share on print
Temas