Una flor roja para Viviana Di Pascua

0
320

Con profundo dolor, informamos que falleció Viviana Di Pascua. Viviana, tenía 53 años y falleció por el COVID 19, después de luchar mucho, como lo hizo toda su vida. Viviana falleció en Salto, a donde había sido trasladada desde Fray Bentos, Río Negro, ciudad donde nació y vivió toda su vida.

Viviana fue una mujer humilde y luchadora, militante de la UJC, luego del PCU y del Frente Amplio, desde gurisa y hasta la actualidad. Repartía sus esfuerzos entre el Comité de Base Vladimir Roslik y el PCU en Río Negro.

Viviana formó pareja muy jovencita con Ricardo Torreira, crió a sus hijos e hijas y luchó toda su vida. Tenía cuatro hijos y dos hijas, uno de ellos es Lucas Torreira, jugador de la selección uruguaya de fútbol y del Atlético de Madrid.

Viviana fue una luchadora, por su familia, por su ciudad y por su país. Participó activamente de las luchas sociales, en Fray Bentos y en otras ciudades de Río Negro; organizando los barrios, apoyando en los lugares más humildes, practicando la solidaridad. Con su humildad, su alegría permanente y su humanidad, dejó una huella imborrable. Su casa siempre estuvo abierta para quien lo necesitó.

Su familia es parte de las mejores tradiciones de lucha de Río Negro. Su padre, Edison “Tito” Di Pascua, fue campeón varias veces con la selección de Río Negro y rechazó un pase a Italia para no dejar las tareas de organizar la lucha obrera y popular en el litoral. Tito Di Pascua fue el primer edil de izquierda electo en el interior del país. Tito fue brutalmente perseguido por la dictadura, torturado y preso durante muchos años. Hoy el local departamental del PCU lleva su nombre.

Andrés, otro de sus hijos, militante de la UJC, también sufrió duramente la represión. Viviana, junto a toda su familia, fue muy acosada y perseguida por la dictadura, creció en muy duras circunstancias. Graciela, una de sus hermanas, integró luego la Junta Electoral de Río Negro por la 1001 y el FA.

Viviana fue una gran mujer y una gran compañera.

A su querida familia, a todas y todos sus compañeros, un abrazo enorme. A Vivi, una flor roja.