Una nueva fuente de inequidades: lo que no contempla el Documento Verde Digital de la Unión Europea

La pasada jornada se conoció que la Comisión Europea propuso la creación de un Certificado Verde Digital, más conocido popularmente como “pasaporte Covid”.
0
44

La medida, impulsada ahora por el bloque europeo, viene siendo objeto de análisis, de parte de los diferentes gobiernos que conforman la organización política del viejo continente.

La idea central de su implementación, será propiciar la libre circulación de forma “segura” en todo el territorio compuesto por los 27 Estados miembros de la organización.

De acuerdo a la información publicada por Rusia Today (RT) el llamado “pasaporte Covid”, evitaría a sus “portadores tener que cumplir ciertas medidas restrictivas, como el cumplimiento de cuarentenas o someterse a pruebas en el país en el que ingresen”.

Los portadores de este “certificado”, acreditan con el mismo que ya han sido vacunados, o que ya han padecido la enfermedad y se han recuperado.

El “pasaporte Covid”, resalta RT, “será válido en todos los Estados miembros de la Unión Europea y estará disponible para Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza. Estará vigente hasta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declare el fin de la emergencia sanitaria internacional por covid-19”.

En este sentido, su emisión tiene como foco “a ciudadanos de la UE y sus familiares”, con independencia de su nacionalidad.

También podrán recibirlo “ciudadanos de fuera de la UE que residan en territorio comunitario y a los visitantes que tengan derecho a viajar a otros Estados miembros”.

Se estima que su puesta en práctica se operativice antes de la llegada del próximo verano, razón por la cual la actual propuesta de la Comisión Europea, deberá aprobarse próximamente por el Parlamento Europeo y su Consejo.

Para ello, “los Estados miembros deben desarrollar los estándares técnicos para garantizar su funcionamiento, interoperabilidad y cumplimiento de la protección de datos personales”.

La organización comunitaria informó que, en el citado documento, solo se ingresará información esencial.

Dentro de los datos que figurarán en el “Certificado Verde Digital”, estarán: “el nombre, la fecha de nacimiento, la fecha de emisión, un número de identificación único del certificado y la información relevante sobre el coronavirus: si se está vacunado, resultado de una prueba o recuperación”.

Con relación al posible efecto “discriminatorio” que la tenencia o no del documento pueda producir, la Comisión Europea señaló que su tenencia “no supone una discriminación entre vacunados y no vacunados, puesto que se contempla este pasaporte Covid como tres certificados en uno, es decir, no solo servirá para aquellos que ya hayan tenido acceso a los fármacos disponibles, sino que también podrán hacer uso de él quienes acrediten que no se encuentran infectados y quienes ya hayan pasado la enfermedad”, destaca RT.

Un elemento central para la emisión del documento es el tipo de vacunas que se aceptarían como elegibles, en este sentido se acordó que solo serán aceptadas “las vacunas que hayan recibido una autorización comercial para toda la Unión Europea”, lo que limita la lista a los fármacos de: Pfizer-BioNTech, Moderna, AstraZeneca y Jansen Pharmaceutica NV”.

Cada Estado miembro podrá decidir, además, “si acepta otras vacunas”.

La no tenencia del documento no invalida la posibilidad de viajar por el territorio, lo que, si supone que quienes no porten el mismo, es que “tendrán que cumplir con las restricciones que imponga cada Estado”.

“El Certificado Verde Digital no será una condición previa para la libre circulación y no discriminará de ninguna manera”, destaca RT, que afirmó el comisario de Justicia, Didier Reynders.

Según se ha argumentado, la intención de la Comisión, con la adopción de esta medida “es ayudar a la recuperación económica de la región de cara a la campaña de verano, además de restablecer paulatinamente la libre circulación por el bloque”.

De acuerdo a la agencia de noticias, la vicepresidenta de Valores y Transparencia de la Unión Europea ha dicho que “el Certificado Verde Digital ofrece una solución en toda la UE para garantizar que los ciudadanos de la UE se beneficien de una herramienta digital armonizada para apoyar la libre circulación en la UE. Este es un buen mensaje de apoyo a la recuperación”.

En concordancia con esto, Reynders ha sostenido: “con el Certificado Verde Digital, estamos adoptando un enfoque europeo para garantizar que los ciudadanos de la UE y sus familiares puedan viajar de forma segura y con restricciones mínimas este verano”.

La decisión de emitir este tipo de documento ha sido criticada por diferentes motivos.

En particular, la Organización Mundial de la Salud, ha pedido “prudencia a los países que estén considerando implementar certificados de vacunación, incluso el posible uso de pasaportes de vacunación”.

Al respecto, el doctor Michael Ryan, afirmó: “tenemos que ser muy cuidadosos, porque en este momento estamos lidiando con una situación de gran inequidad en el mundo, donde la probabilidad de conseguir, o recibir una vacuna, tiene mucho que ver con el país donde uno vive, con el nivel de riqueza, con el nivel de influencia de cada uno, o de su Gobierno, en los mercados mundiales”.