Ante campaña en su contra Rogers Waters ratifica su posición de defensa del pueblo palestino y los derechos humanos

El artista británico, Roger Waters, uno de los históricos integrantes de la emblemática banda Pink Floyd, vendrá a nuestro país para dar un concierto.

El evento se realizará el viernes 17 de noviembre en el Estadio Centenario ocasión en la que el público podrá disfrutar de su show “This is not a drill”, dedicado a recorrer los más relevantes éxitos de su carrera.

Más allá de la calidad del artista y del evento, en los últimos días Waters ha sido noticia ya que debido a su posición política de solidaridad con el pueblo palestino ha recibido, no solo críticas de grupos prosionistas, sino que los mismos se han encargado, además, de obstaculizar su ingreso a los hoteles montevideanos.

Según consignó La Red 21, dos cadenas hoteleras se negaron a “recibirlo en sus instalaciones en Montevideo: se trata del hotel Hyatt Centric, y la cadena Regency, que tiene varios hoteles en el país”.

La información dada a conocer por el periodsta Pablo Londinsky en Azul FM, señala que dos hoteles montevideanos con el argumento del derecho de admisión, no recibirán en sus instalaciones al músico británico.

Las negativas de ambos hoteles se produce a pesar de que no había confirmación que Waters pernoctara en Montevideo, dijo Lodinsky.

Estas negativas, se afirma en el medio de prensa se harán extensivas en Buenos Aires, donde se prevé la realización de sendos recitales los días 21 y 22 de noviembre.

En ese sentido medios de prensa argentinos afirmaron que el artista no podría reservar alojamiento en los hoteles Faena y Alvear, quienes han anunciado su postura de negar el acceso a Waters.

En la misma línea, se supo que el presidente del Comité Central Israelita del Uruguay, Roby Schindler, dirigió una carta al Sofitel solicitando se prohíba el hospedaje a Waters.

“Tal vez usted no sepa, y no lo culpo por eso, que Roger Waters es un misógino, xenófobo y antisemita, que aprovecha su fama como artista para mentir y vomitar su odio hacia Israel y todos los judíos”, se afirma en la carta, según La Red21.

Para el presidente del Comité Central Israelita, recibir al artista significa contribuir “a aumentar la judeofobia (esto es, odio a los judíos) en nuestro país”.

“No quisiera estar en sus zapatos y tener que cargar con el estigma de recibir a uno de los principales vomitadores de discursos de odio del planeta”, concluye la misiva de Schindler.

Entrevistado por el diario Página 12, Rogers Waters dijo estar “furioso”.

«Me han cerrado la ciudad de Montevideo, no tengo ningún lugar donde parar. Tengo que volar allí directamente el día del show, el viernes 17. Y yo tenía una cita para cenar el 16 con José Mujica,el ex presidente de Uruguay, que es amigo mío. Y no puedo ir, no puedo tener mi cena con Mujica porque el lobby israelí y lo que sea que se llamen a sí mismos me han cancelado», expresó el artista británico que actualmente se encuentra en San Pablo, donde se aloja en el hotel, Rosemary. Consultado sobre si en Brasil había recibido el mismo tipo de negativa, Waters dijo que allí “la gente (…) es amorosa, hicimos dos shows sold out en San Pablo que tuvieron fantásticas reseñas, todos amaron el show, nosotros lo amamos, estuvieron entre los mejores shows que hicimos, el público la pasó bárbaro”.

Respecto a los impulsores del lobby israelí, dijo que “consiguieron cooptar a todos los hoteles en Buenos Aires y Montevideo y organizaron este boicot extraordinario basado en mentiras maliciosas que vienen contando sobre mí”.

Respecto a las acusaciones de “misógino” realizada por Roby Schindler, contó que ello proviene de “Polly Samson, la esposa de David Gilmour”, uno de los gitarristas de Pink Floyd con quien mantiene una histórica disputa, “ella es la única persona que alguna vez me acusó de ser misógino.

Han tomado eso, señaló “y lo pusieron en mi descripción general, como un nazi, y un odiador de judíos, y todo el resto de absolutos sinsentidos que dicen sobre mí, sucias mentiras, aseveró Waters.

Para el destacado músico, esta campaña en su contra obedece a que él cree en los derechos humanos, y por hablar “abiertamente del genocidio del pueblo palestino”, algo que ratificó seguirá haciendo.

Compartí este artículo
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email
Share on print
Temas