Argentina: Inicia juicio por vuelos de muerte durante dictadura

0
86

La causa juzga la desaparición forzada de decenas de personas en el mar durante la dictadura argentina (1976-1983).

Los procesos judiciales sobre los llamados “vuelos de la muerte” desde Campo de Mayo, uno de los centros clandestinos durante la última dictadura militar argentina (1976-1983), comienzan de manera remota este lunes en Buenos Aires con varios imputados.

Se trata de una causa con doce investigaciones diferentes en las cuales los implicados serán juzgados por graves delitos de lesa humanidad, entre ellos privaciones ilegales de la libertad, torturas, homicidios y robos de niños.

La Secretaría de Derechos Humanos del Gobierno de la nación suramericana es una de las partes querellantes de la causa. Su titular, Horacio Pietragalla Corti, explicó que “la causa se inicia con pruebas contundentes vinculadas al hallazgo de cuerpos en las costas de Magdalena, Verónica, Punto Indio y Las Toninas”.

Se juzgará a Santiago O. Riveros como jefe de Institutos Militares y a los aviadores integrantes del batallón de Aviación 601 del Ejército.

Pietragalla Corti apuntó que, desde la asunción del Gobierno de Alberto Fernández, existe el “compromiso de acelerar los juicios a fin de evitar la impunidad biológica” debido al tiempo transcurrido desde la comisión de estos delitos de lesa humanidad.

El Tribunal Oral Federal 2 de San Martín, en la capital argentina, juzgará a cinco militares retirados implicados en estos crímenes de lesa humanidad, de los muchos que se cometieron en la etapa que siguió al golpe de Estado de marzo de 1976.

Tras el golpe, de acuerdo al proceso y denuncias, los militares en el poder arrojaban a las víctimas desde el aire a las aguas del Río de la Plata y al océano Atlántico. Dicha práctica acabó con cientos de vidas.

El juicio permitirá reconstruir el dispositivo de los vuelos de muerte en Campo de Mayo, consistentes en traslados aéreos de víctimas desde el Batallón de Aviación de Ejército 601 con asiento en la UMCM para ser arrojadas al Río de La Plata o al mar y juzgar a sus responsables.

Los implicados en este caso son Santiago Riveros, quien fuera jefe de Institutos Militares y los aviadores Luis del Valle Arce, Delsis Malacalza, Eduardo Lance y Alberto Conditi. Estos últimos integraron diferentes áreas del batallón de Aviación 601 del Ejército, que funcionaba en la guarnición militar del Campo de Mayo.