Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Brasil: Explota la destrucción de las áreas protegidas en la Amazonía

La deforestación en tierras indígenas y unidades de conservación se desacelera, pero está en el segundo nivel más alto desde 2008
0
103

El gobierno del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro consolidó un nuevo nivel de destrucción de áreas protegidas en la Amazonía, así como en el caso de la deforestación en general. Aunque el ritmo de la devastación se ha desacelerado, 2020 fue el segundo peor año para Tierras Indígenas (TI) y Unidades de Conservación (UC) desde 2008. Las 188.000 hectáreas de bosques destruidas en estos territorios, más grandes que la ciudad de São Paulo, solo pierden frente a las casi 200 mil hectáreas registradas en 2019. Además, representan un 90% más que el promedio entre 2009 y 2018.

El análisis considera el intervalo entre agosto de un año y julio del otro y fue realizado por ISA con base en la tasa oficial preliminar del Programa de Monitoreo de la Deforestación de la Selva Amazónica Brasileña por Satélite (Prodes) del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe). Lanzado en noviembre, la tasa de este año fue de 1,1 millones de hectáreas, un 9,5% más que el período anterior, la más alta desde 2008-2009.

“El ritmo de aceleración se ha desacelerado, pero seguimos en una dirección catastrófica, porque el área deforestada es muy grande”, dice el investigador del Laboratorio de Gestión de Servicios Ambientales de la UFMG Raoni Rajão.

El desastre 2018-2019 coincide con el momento entre la campaña electoral y la primera mitad de la actual administración, cuando Bolsonaro y sus aliados amplificaron el discurso en contra de las políticas ambientales, alimentando expectativas sobre la extinción o reducción de las TI y UC.

Los detalles de las cifras corroboran la idea de que, a pesar de la reducción de la tasa de tala, el gobierno ha cruzado un límite peligroso. Este año, la deforestación aumentó en un 6% en las UC federales, se redujo en un 25% en las TI y en un 1% en las UC estatales. Sin embargo, en comparación con 2017-2018, los mismos índices aumentaron en un 87%, 37% y 29%, respectivamente.

A pesar del ataque sin precedentes, estas áreas siguen siendo esenciales para proteger el bosque. Toda la deforestación realizada en su interior asciende a menos del 20% de la deforestación total en la Amazonía, levemente por encima de la registrada el año anterior (18%). La deforestación permanece concentrada en algunas áreas y regiones críticas.

Resultado de la propia acción del gobierno

Para los investigadores, representantes de la sociedad civil y de los movimientos sociales, no hay duda del “efecto Bolsonaro” en mantener el alto grado de invasiones de los acaparadores, buscadores y madereros ilegales de tierras en áreas protegidas.

“La deforestación en 2020 no es una sorpresa, sino el resultado de acciones del propio gobierno de Bolsonaro que fomentan la ilegalidad”, señala Antonio Oviedo, asesor de ISA . Enumera entre estas acciones: asesoría para liberación de madera ilegal, proyectos legislativos que amenazan áreas protegidas, baja ejecución del presupuesto para fiscalización, reducción de multas y embargos por delitos ambientales, deslegitimación de órganos de monitoreo y baja efectividad de operaciones militares para combatir la deforestación. .

Ibama (Instituto Brasileño de Medio Ambiente) e ICMBio (Instituto Chico Mendes para la Conservación de la Biodiversidad) fueron removidos de la coordinación de la Operación Verde Brasil 2, una iniciativa de la Vicepresidencia de la República para combatir la deforestación y quema en la Amazonía en 2020. La medida es visto como uno de los factores que contribuyó a la ineficiencia de las acciones de inspección ambiental, que comenzaron a ser realizadas por las Fuerzas Armadas. Los militares siempre han apoyado operaciones de esta naturaleza, pero no cuentan con la experiencia y los conocimientos técnicos necesarios ni la prerrogativa legal para aplicar multas ambientales.

Si bien parte de los recursos federales para estas acciones se transfirió al Ministerio de Defensa, los presupuestos ejecutados con el mismo propósito del Ibama y del ICMBio se desplomaron 71% y 58%, respectivamente, entre 2020 y 2019, según datos del Sistema Integrado de Planificación y Presupuesto. (Siop) del gobierno. Las evaluaciones ambientales emitidas por Ibama cayeron un 46% en la Amazonía Legal, según información de la propia agencia ambiental. Los datos comparan todo el año 2019 con los meses de enero a octubre de 2020, además de una proyección para noviembre y diciembre de este año.

“No tiene sentido tomar el Ejército, dar apoyo a las operaciones, porque el ministerio que realmente se ocupa de la inspección, que es el Ministerio del Medio Ambiente, no está tomando la iniciativa y trabajando”, critica Raoni Rajão. «Sería lo mismo que hacer una operación médica, montar toda una logística para atender las regiones más alejadas de Brasil, y no tener médicos que actúen», dice.

Incapacidad del gobierno

La directora de Ciencia del Instituto de Investigaciones Ambientales de la Amazonia (Ipam), Ane Alencar, cree que la devastación ha avanzado menos en 2020 debido a la incapacidad del gobierno para cambiar la ley, la repercusión de la crisis ambiental en Brasil y la resistencia de los movimientos sociales. Para ella, este escenario pudo haber tenido repercusiones en el campo y enfriar la ola de invasiones a áreas protegidas que comenzó a fines de 2018.

“El gobierno de Bolsonaro, de hecho, trató de implementar su plan estratégico para liberar las tierras del Amazonas para una explotación desenfrenada y reducir las restricciones ambientales tanto como sea posible para que esto suceda, cambiando las leyes, el famoso ‘pasar el ganado’. Pero creo que se topó con varios aspectos legales y una visión de la sociedad ”, analiza.

Rajão y Alencar apostaron que algunas importantes operaciones de inspección realizadas en áreas y momentos estratégicos pueden haber ayudado a reducir la tasa de deforestación en las TI, como acciones en las TI Ituna-Itatá y Apyterewa (PA), a principios de año. Ambos han estado en las listas de TI más deforestadas durante años. Por otro lado, el debilitamiento del ICMBio y el mantenimiento del discurso contra las UC, sin el contrapunto de un movimiento tan fuerte como el indígena, explicaría el mantenimiento de las altas tasas de deforestación en este tipo de zonas.

Fuente: Vermelho

Comentarios cerrados.