Ecuador y Perú

Elecciones en el área andina que definen al continente sudamericano.

Las elecciones de Ecuador (segunda vuelta) y Perú (primera vuelta) de este domingo serán determinantes en la disputa continental entre las oligarquías aliadas al imperialismo norteamericano por consolidar los gobiernos de derecha y quienes apostamos a la autodeterminación de la Patria Grande.

La contraofensiva imperialista quiere consolidarse. La misma comenzó con el golpe contra Manuel Zelaya en Honduras, siguió con el golpe contra Fernando Lugo en Paraguay y el más importante, el golpe contra Dilma Rousseff y la posterior operación Lavajato para proscribir a Lula, con participación directa de la CIA y el FBI de los Estados Unidos y el propio fiscal general adjunto de Estados Unidos, Kenneth Blanco en complicidad con la justicia brasileña, donde Sergio Moro fue la cara visible. 

Bolivia también entra en la lista, pero en un año la movilización popular, con el factor indígena como determinante, logró vencer a la dictadura de Jeanine Añez y a la intervención de la OEA de Luis Almagro, propinando una derrota al imperialismo norteamericano en un país muy importante.

Aparte de los golpes de estado, la derecha latinoamericana y caribeña recibe recursos y apoyo logístico en cada elección. La Fundación para la Libertad (FIL) liderada por Vargas Llosa y financiada entre otras organizaciones por el Partido Republicano de los EEUU y el Partido Popular Español, monta la poderosa maquinaria propagandística con equipos de especialistas en marketing político, acompañada de las cadenas de información afines a los Estados Unidos y las empresas nacionales de comunicación, generalmente en manos de algún grupo económico o de un puñado de familias, que detentan el monopolio comunicacional en la mayoría de nuestros países y son determinantes a favor de las clases dominantes y sus candidatos en todo el continente.

 

Ecuador: Elección de clase 

 

El domingo en Ecuador, en la segunda vuelta, se enfrentan dos proyectos de país. Uno liderado por Andrés Arauz, con el apoyo de Rafael Correa y el Partido Comunista del Ecuador, entre otras fuerzas de izquierda, que promueve una política de desarrollo soberano, con la integración de América del Sur y de América Latina y el Caribe como horizonte. Esta candidatura esta primera en la intención de voto en la totalidad de los sondeos de opinión de las principales encuestadoras.

Entre otros actos de campaña, Arauz sostuvo un encuentro en la Central Sindical del Ecuador, donde reiteró su propósito de dignificar el trabajo y concretar principales demandas de la clase trabajadora la cual tendrá un papel preponderante en su gobierno.

La otra candidatura es la del banquero Guillermo Lasso, que, desde un grupo creado por él, denominado CREO, y con el respaldo del Partido Social Cristiano, es lisa y llanamente la restauración del neoliberalismo en Ecuador, incluso profundizando el modelo de Moreno, quien traicionó a sus impulsores y al pueblo ecuatoriano alineándose a los EEUU.

La campaña millonaria de Lasso está encabezada por el gurú de las campañas políticas de América Latina, Jaime Durán Barba, como dijimos campaña financiada por la Fundación para la Libertad.

Guillermo Lasso es dueño del Banco de Guayaquil, quien opera con las compañías off shore de Panamá, las islas Caimán y los Estados Unidos. Los anuncios sobre sus actividades financieras han sido en centro del ataque de Arauz.

Los sondeos finales de las encuestadoras dan una ventaja a Andrés Arauz que van desde los 5 a los 10 puntos sobre Lasso.

El movimiento Pachakutik, con 22 representantes, la segunda bancada más importante, seguida de la Izquierda Democrática (ID), con 18 ya anunciaron una alianza en el Congreso por lo que será una fuerza determinante.

Packakutik quien fuera desplazado por Lasso de la segunda vuelta con su candidato Yaku Pérez, llamó al voto nulo, pero el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) Jaime Vargas, formalizó su apoyo a Arauz. En un acto político el 3 de abril, en Sucumbíos, Vargas anunció que “sus propuestas (las de Arauz) tienen el respaldo absoluto del movimiento indígena” y de las “nacionalidades de la Amazonía”.

El Partido Comunista del Ecuador (PCE) ratificó el respaldo a la candidatura del binomio presidencial progresista Andrés Arauz-Carlos Rabascall desde la primera vuelta.

Para esta segunda vuelta, el Secretario General del PCE, Winston Alarcón, dijo que “el Partido Comunista del Ecuador manifiesta su apoyo firme y decidido al binomio Arauz-Rabascall, que ya en la primera vuelta obtuvo una distancia de más de un millón de votos, con respecto a los otros competidores”. Al respecto, señaló que la dupla cuenta con el reconocimiento popular al impulsar la consolidación de los logros económicos, políticos y sociales obtenidos durante la “Década Ganada” (2007-2017), cuando dirigió el país Rafael Correa, eliminados por el gobierno del presidente Moreno. Finalmente convoco al movimiento obrero, a los campesinos, estudiantes, indígenas y al movimiento feminista a un último esfuerzo para derrotar la oligarquía y el neoliberalismo en Ecuador 

 

Disputada primera vuelta en Perú

 

En Perú se efectuará una primera vuelta electoral este domingo, con un verdadero entrevero de 6 de candidatos (4 de derecha, 1 de izquierda y 1 de ultraizquierda) quienes tienen según las encuestadoras entre el 10% y 15% de la intención de votos.

Yonhy Lescano aparece en primer lugar, con 11,4%. El ex-congresista pertenece a Acción Popular, partido tradicional en la escena peruana de centro derecha y que ha alcanzado en tres oportunidades la presidencia del país.

Verónika Mendoza de “Juntos por el Perú” se ubica segunda, con un apoyo de varios sectores a la izquierda pertenecientes al Foro de Sao Paulo, entre ellos el Partido Comunista Peruano y el Partido Comunista Patria Roja.

La candidata de la izquierda promete un combate duro contra el COVID19, garantizar una vacunación “universal, gratuita y ordenada” y una renta básica para las personas en situación social vulnerable.

También impulsa un plebiscito para cambiar la Constitución fujimorista, lo cual es determinante para terminar con el esquema neoliberal montado por Alberto Fujimori.

Además, promueve un cambio en el Grupo de Lima y la vuelta al diálogo mediante el grupo de Contacto Internacional para solucionar la crisis de Venezuela.

La nacionalización de aspectos estratégicos de la economía peruana, en particular el gas, le valió el ataque directo del empresariado, la derecha peruana y las empresas trasnacionales.

El ataque estuvo dirigido a asociar a Verónika Mendoza con Nicolás Maduro, acusándola de querer convertir al Perú en otra Venezuela.

Keiko Fujimori, se ubica cerca, con una intención de voto del 10%. La hija de Alberto Fujimori aparte de los partidarios de su padre, cuenta con el apoyo de la institución política más extendida y antigua del país: la Iglesia.

Por último, esta López Aliaga, el autoproclamado «Bolsonaro peruano», un gran empresario que ha hecho su fortuna en el mundo de las finanzas y la hotelería, miembro del Opus Dei, representa los sectores promovidos por Eduardo Bolsonaro en diversas acciones continentales que lleva adelante desde la realización del primer foro de estos partidos filofascistas en Foz de Iguazú.

Habrá que ver si las movilizaciones populares, que derribaron dos presidentes en Perú en una semana, y demuestran que los pueblos están en lucha contra los representantes de la oligarquía continental aliadas al imperialismo, tienen en las urnas su expresión. 

Los triunfos de Alberto Fernández en Argentina, de López Obrador en México, de Luis Arce en Bolivia desmienten la tesis instalada por la derecha del fin del ciclo de izquierdas en el continente. Las elecciones de Ecuador y Perú serán determinantes en la disputa continental entre una integración regional soberana, para el desarrollo con justicia social o ser el “patio trasero” de los Estados Unidos, perpetuando nuestra condición de exportadores de materia prima y exponiéndonos al saqueo que, salvo algún periodo breve, se consolida desde la conquista española a hoy.

Verónika Mendoza en Perú.