Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Edil del FA en San José: «Debemos escuchar las voces de los asalariados rurales y de los pequeños y medianos productores»

0
141

El edil Hebert Figuerola expresó preocupación durante la sesión de la Junta Departamental de San José por el desmantelamiento del Instituto Nacional de Colonización como consecuencia de la reglamentación de la Ley de Urgente Consideración.

Por Moriana Alberro

En la instancia, Figuerola expresó que “con el objetivo de la recuperación ganadera para comercializar los cueros, se les pedía a los hacendados que el ganado tuviera «su marca». Es así que el Reglamento Provisorio de Tierras, firmado por José Artigas el 10 de setiembre del año 1815, promovía la justicia social, la construcción de una nación confederada a partir de la participación de todos sus actores, el hábito del trabajo y la recuperación ganadera, remediar las injusticias y ordenar la campaña; todo eso como pilar de la máxima que era la felicidad pública. Después de transcurridos varios años de aquella gesta artiguista, debemos interpelarnos acerca del futuro de nuestros colonos”.

“La Ley 11.029, de 1948, con el acuerdo de todos los partidos políticos, creó el Instituto Nacional de Colonización, a fin de distribuir en forma equitativa priorizando a los colonos y pequeños y medianos productores, lo que consideramos es una excelente herramienta. Hoy, a través de Ley de Urgente Consideración, se promueve el desmantelamiento del Instituto, golpeando a cientos de colonos y a pequeños y medianos productores”, advirtió Figuerola.

“Debemos tenerlo en cuenta para que no se siga despoblando la campaña. La prioridad la deben tener, precisamente, los que verdaderamente son del campo y trabajan en él, y no los que tienen campo para especular, como, por ejemplo, los grandes agroexportadores”, consideró.

Asimismo, el edil señaló que “nos ocupa y nos preocupa que se quite la obligación de vivir en el predio y la obligación de que el trabajo sea realizado por el colono, desafectando aproximadamente ciento cincuenta mil hectáreas, con el consiguiente perjuicio de que esas tierras pasarían al mercado a precios más altos, limitando las posibilidades a pequeños y medianos productores de comprarlas”.

“Desde nuestro lugar, como representantes políticos, debemos escuchar las voces de los asalariados rurales y de los pequeños y medianos productores, quienes, bajo la consigna de nuestro prócer José Artigas de que los más infelices sean los más privilegiados, marcharán hacia la capital el día 15 de setiembre”, afirmó Figuerola.

Comentarios cerrados.