EL POPULAR en la calle: Cuba, “ejemplo de tesón y entrega”

“Cuba es ejemplo de solidaridad, de compromiso, de tesón y entrega, de convicciones, principios y valores que nos representan y nos identifican” afirmó en su discurso la doctora egresada de la ELAM, Yanina Dos Santos en el acto de solidaridad con Cuba el martes.
0
6

 

 

DISCURSO COMPLETO:

“Buenas tardes, compañeras y compañeros.

Gracias por estar acá y por permitirnos estar acá. Gracias por tomar las medidas sanitarias para estar y hacer manifiesta nuestra “solidaridad responsable”.

Porque en tiempos de pandemia y arremetida de la derecha, la solidaridad se las rebusca para estar presente… en un merendero, en una olla popular, en una marcha o en defensa de la Revolución y sus conquistas históricas.

Las organizaciones que integramos el Comité Uruguayo Antiimperialista de Solidaridad con Cuba y los Pueblos del Mundo, decimos ¡PRESENTE!

La solidaridad nos vuelve a reunir… nos convocó… y respondimos, hoy estamos acá junto a la representación del pueblo cubano.

La situación actual en Cuba es para pensar y repensar. Seguramente hay cosas para ajustar y rever, pero también hay cosas para defender, conquistas revolucionarias e históricas de gran valor para el pueblo cubano y con una representación simbólica relevante para los pueblos del mundo.

Cuba es ejemplo de solidaridad, de compromiso, de tesón y entrega, de convicciones, principios y valores que nos representan y nos identifican.

Cuba sostiene su revolución a 90 kilómetros del imperio, y resiste desde hace 60 un bloqueo genocida. Difícil de explicar, entender y aceptar.

Y en ese marco, los médicos de la ELAM debemos sincerarnos y asumir nuestra deuda histórica con el pueblo de Fidel, que es lo mismo que decir el pueblo cubano.

La deuda es la de defender con firme convicción la Revolución, la soberanía de su pueblo, y su derecho a la libre determinación porque, si nosotros, que marchamos con Fidel por Elián, por los cinco héroes, si nosotros nos vemos influenciados por el relato de los grandes medios de comunicación o las redes sociales. ¿qué podemos esperar del vecino, del almacenero o del colega médico que no vivió o conoce poco de la realidad cubana? Y me refiero a la del día a día, me refiero a los esfuerzos que romantizamos para fortalecer el espíritu revolucionario y seguir adelante.

Tenemos que dar el debate, conversar, discutir, pensar y repensar la realidad, mirar más allá de la realidad virtual que los medios de comunicación nos imponen.
Y mirar juntos, mirar en colectivo.

Así es que llegamos, juntos, en colectivo. Con estas organizaciones hermanas, con estos compañeros de los cuales nos sentimos orgullosos de transitar a la par y aprender día a día a poner una y otra vez la voluntad de construir y perseguir sueños.

Esta campaña solidaria, “Rompamos el Bloqueo – 100.000 jeringas para Cuba”, no es solo uruguaya, es una iniciativa latinoamericana e internacional.

En Uruguay, el pueblo solidario y sensibilizado redobló la apuesta. Se han recaudado $503.942, equivalentes a u$s 11.200, de los cuales u$s 7.200 se destinan a la compra de 200.000 jeringas y u$s 4000 son la base de la segunda etapa de la campaña, para la donación de otros equipos médicos.

Porque el bloqueo económico y comercial tiene serios efectos sobre la asistencia sanitaria y la salud del pueblo.

Si aquí en pandemia se nos complicó para acceder a las sobretúnicas, tapabocas, guantes de látex, alcohol en gel; si se nos complicó para conseguir en el mercado los respiradores artificiales para ampliar las camas en CTI, garantizar la vacunación en tiempo y forma y no pudimos dar continuidad de asistencia a las otras patologías que no son covid y murieron muchísimos compatriotas que no debieron haber muerto. Imagínense lo difícil que ha sido sobrellevar esta pandemia para Cuba.

Pero, ¿saben algo?

Cuba tiene menos muertes y menos contagios que nosotros.

Cuba ha tenido un mejor manejo de la pandemia que muchísimos otros países, mejor que nosotros, que no estamos bloqueados.

¡Qué sería de Cuba sin bloqueo!

Una potencia mundial en medio del Caribe, un ejemplo a seguir por muchos países.

Eso es lo que no quieren los detractores del socialismo, eso es lo que no quieren los que le temen a un mundo mejor.

Los que asedian a Venezuela y a Nicaragua. Los que atentaron contra el proceso revolucionario de Evo en Bolivia, de Lula y Dilma en Brasil.

Los mismos de siempre.

¡Pero nosotros también somos los mismos de siempre!

La realidad nos invita a romper los sectarismos, nos invita a dejar ser a los demás, sus motivaciones, sus desamores, entender las necesidades particulares, para buscar respuestas en colectivo.

La actual realidad nos invita a retomar la condición de “compañeros” para volver a salir a conversar con la gente en las ferias, en los centros laborales, en las plazas y las convocatorias públicas, sin dejar de lado las medidas sanitarias necesarias.

Nos invita a “cambiar lo que deba ser cambiado” e ir más allá de las estructuras.

Firmes en nuestras convicciones, sustentados en nuestras ideas y convencidos de nuestros principios revolucionarios.

¡Que viva Cuba y la Revolución!

¡Los médicos de la ELAM; hijos de la revolución cubana así lo declaramos!”