“Es la respuesta del movimiento obrero a esta situación dramática”

Abdala explica los motivos del paro general de 24 de horas del 17 de junio: “Contra el hambre y la desigualdad, por la vida, trabajo y salario”.
0
34

Por Gabriel Mazzarovich

El secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala, abordó en conversación con EL POPULAR las razones de la realización del paro general de 24 horas de este jueves 17 de junio, que incluirá una jornada de recolección de firmas contra los 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración (LUC).

Abdala abordó también “el fracaso del gobierno” en el manejo de la pandemia, la recolección de firmas para lograr un referéndum contra los 135 artículos de la LUC, la negociación colectiva de públicos y privados que se viene en este segundo semestre y la sentencia absolutoria del Tribunal de Apelaciones para el PIT-CNT en el juicio por el Programa de Vivienda Sindical.

 

-El PIT-CNT convoca para este 17 de junio un paro general de 24 horas, ¿qué motivó esta medida y cuáles son los planteamientos centrales que se realizarán en esa jornada?

La consigna del paro general del 17 de junio es la siguiente: “Contra el hambre y la desigualdad, por la vida, trabajo y salario”; y tiene además una amplia plataforma en defensa de los intereses de las grandes mayorías trabajadoras. Se llega a esta instancia, casi en la unanimidad de la Mesa Representativa, en función de las condiciones sanitarias, económicas y sociales, a que las políticas del gran capital han conducido a nuestro pueblo. Es notorio que el gobierno ha fracasado en el manejo sanitario de la pandemia, somos el peor de la clase en todo el planeta, y, a su vez, si para 15 mil puestos de trabajo, de asistencia social, con un ingreso de 12 mil pesos mensuales y con un período que no genera estabilidad laboral, se anotaron 223 mil personas, esto está hablando de la masa de desocupados y de la cantidad de gente cuyos ingresos no les están dando para sobrevivir. Creció el desempleo, aquí hay un indicador que a veces es más preciso que la estadística de la situación real del trabajo en nuestro país; creció la pobreza, más de 100 mil compatriotas cayeron bajo la línea de pobreza, y en ese cuadro los sectores vinculados a las cadenas trasnacionales de producción, exportación, la soja, la carne, los productos forestales, etc., no han parado de facturar. A su vez, nos disponemos a defender el trabajo y el salario, tanto en la negociación colectiva de públicos como de privados, en el segundo semestre de este año. Aparecen nubarrones de privatización y concentración del poder en la Ley de Medios. Todo indica que el ajuste radical que las clases dominantes vienen procesando contra las grandes mayorías trabajadoras también tendrá su expresión en la llamada reforma de la Seguridad Social. Por tanto, el paro general de 24 horas es la respuesta del movimiento obrero a esta situación dramática y este conjunto de políticas antipopulares.

 

-¿Cómo evalúa el PIT-CNT la situación del Uruguay en lo relativo a la pandemia y la estrategia que ha seguido el gobierno?

Nosotros consideramos que la razón por debajo de la cual se ubica el fracaso del Poder Ejecutivo en el manejo de la pandemia es su concepción económico-social. Es notorio que el PIT-CNT, junto a las diferentes agremiaciones médicas, a toda la comunidad científica, convocamos, y le hicimos la propuesta al Poder Ejecutivo, a un gran diálogo nacional en defensa de la vida, cosa que fue rechazada. Si creemos que reducir la movilidad social, y cuidar a nuestra gente, podría ser parte de un consenso amplio, el problema está ubicado en otro lado. Si le pedís a sectores que viven del trabajo que tengan un parate de tres semanas, en tanto se fracasó en “blindar abril” y “blindar mayo”, el punto está en como se genera una partida que permita sostener la vida de esos sectores y ahí es donde está el problema del Poder Ejecutivo. Por eso es que nosotros entendemos que el fracaso del manejo sanitario responde a razones generales y a una concepción económica y social.

 

-Uno de los centros definidos por el PIT-CNT es la campaña de recolección de firmas contra 135 artículos de la LUC: ¿Cómo viene la campaña y que iniciativas están previstas para los próximos días?

A partir de la enorme acción que implicó el 1° de Mayo, donde se ubicaron 667 puntos de encuentro para juntar firmas y alimentos para las ollas populares, con un gran despliegue desde el pie del campo popular, no solamente del movimiento obrero, sino del movimiento estudiantil, de las cooperativas de vivienda, del feminismo, de las bases del Frente Amplio, hubo una inflexión. Principalmente porque, no por razones políticas sino por la pandemia y su agudización, estábamos atravesando cierta meseta en la recolección de firmas. Un día si y otro también, los militantes salen a atender los vacunatorios, a hacer barriadas, los fines de semana hay actividades especiales y se notan nuevos bríos de la campaña. Se constata, no solamente a través de encuestas que establecen que las firmas están, sino directamente en el diálogo con el pueblo que la gente está dispuesta a firmar. El problema, desde el punto de vista del campo popular y con las dificultades que implica una pandemia, es, partiendo de la base de que las firmas están, como organizar la red de militantes que convierta esa potencialidad en realidad. En eso estamos, una de las actividades centrales del 17 de junio va a ser una gran jornada nacional de recolección de firmas y se están tomando todas las medidas para acelerar la recolección de firmas en este último tramo y permitir que el 8 de julio entreguemos las correspondientes al 25% del padrón electoral.

 

-Un Tribunal de Apelaciones acaba de ratificar el fallo de primera instancia que absuelve al PIT-CNT de todas las acusaciones en su contra relacionadas con el Programa de Vivienda Sindical (PVS): ¿Qué reflexión le merece esta decisión judicial?

Como habíamos sostenido a lo largo de este larguísimo juicio, en segunda instancia, el Poder Judicial establece que el PIT-CNT no ha tenido absolutamente nada que ver, ni ninguna de sus filiales, ni ninguno de sus militantes, con movimientos o maniobras desarrolladas en la esfera privada entre empresarios. Lo importante a subrayar es que no adopta esta decisión por falta de pruebas, sino a partir de una profusa investigación judicial, en la cual el PIT-CNT no solamente queda legitimado como actor gremial, porque hay que saber que ante la falta de personaría jurídica del PIT-CNT la demandante hizo un juicio contra todos los sindicatos que componen la Mesa Representativa, entonces quedó probado que el PIT-CNT y todos sus sindicatos quedaron absolutamente fuera de cualquier responsabilidad que se le pudiera atribuir en la implementación del PVS. La Justicia resuelve que hubo un problema entre privados, que la señora que hace el juicio conocía las posibilidades y los riesgos de los distintos movimientos que hizo y emite una sentencia contundente.  Esto es así porque está en la base de la concepción del PVS, un programa la clase trabajadora, que, salvo en los momentos más agudos de crisis del capitalismo se puede sostener que tiene capacidad de pago pero no capacidad de ahorro, con nuevos métodos constructivos que aumentan la productividad y que permiten alta calidad de la vivienda, rápida entrega y un precio a pagar por debajo de lo que salen los alquileres, y que ha demostrado que es una contribución importante para resolver el problema de la vivienda. En ese cuadro, el PIT-CNT que ofrece sus capacidades organizativas, no toca un peso; porque las cooperativas, financiadas a través de lo que es la Agencia Nacional de Vivienda, reciben íntegramente los recursos destinados a la vivienda. Ha quedado demostrada la ausencia de responsabilidad total del PIT-CNT en hechos que están ubicados en la esfera de empresas y empresarios privados. Hemos difundido esta sentencia como hemos podido, pero nadie va a sustituir las horas de desprestigio, de ataque al movimiento sindical, y los ríos de tinta que han pretendido enlodar que ya, a esta altura, ha entregado más de mil viviendas y tiene otros dos mil proyectos en fase de construcción o de empezar a construirse.