Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Intereses corporativos privados al ataque: pretensiones de horadar la conducción política del funcionamiento judicial

Una nota remitida por colegios de abogados del interior del país, pretende, con una pobre fundamentación en argumentos, presionar para que, sean los jerarcas judiciales en los diferentes departamentos del país, quienes decidan el funcionamiento del Poder Judicial en los mismos.
0
189

La misiva de estos colegios ha sido enviada al presidente de la Suprema Corte, Dr, Tabaré Sosa.

“Los Colegios y Asociaciones de Abogados (…) firmantes nos dirigimos a Ud. Y por su intermedio a la Corporación que preside con el propósito de formalizar petición y dar a conocer la postura del colectivo de la abogacía que suscribe, ante el estado de pandemia, en lo vinculado a las medidas dispuestas y las que a futuro se pudieran ordenar que afectan el funcionamiento del Poder Judicial”, comienza expresando el documento.

En el documento se recuerdan las disposiciones de la SCJ a partir de la acordada No.8103 y la circular anterior (No.39/2021), mediante las cuales se organizaba y estructuraba el trabajo en el poder judicial a partir de la declaración de “Feria Judicial Extraordinaria”.

Aunque los firmantes de la misiva, reconocen que estas disposiciones están en consonancia con lo dispuesto por el poder Ejecutivo y consideran las mismas como “adecuada, atinada y prudente”, expresan que “la Feria Judicial Extraordinaria dispuesta, deberá ser acotada y restringida a lo estrictamente necesario e imprescindible a los efectos de no afectar el ejercicio de una de las funciones esenciales del Estado, como es la actividad jurisdiccional reglada por la Constitución y la ley”.

A ello agregan que, “semejante rol institucional, la protección de la salud de todos los operadores jurídicos y el derecho al trabajo, impone un ponderado equilibrio de las facultas moderandum jerárquica, en oportunidad de resolver el funcionamiento de las oficinas judiciales luego del 12 de abril”.

Los firmantes señalan que, “existe real preocupación por parte de la Abogacía nacional, que la Feria Judicial Extraordinaria pueda llegar a erigirse en un instituto que pierda la nota de excepcionalidad, y a la postre, se consolide un elemento que, en lugar de proteger la salud, devenga en una forma de conculcar derechos, por vía indirecta”.

La carta de quienes se definen como miembros de la Abogacía Nacional, continúa expresando que, desde sus perspectivas, existen otras alternativas que “permiten desarrollar la actividad de los Tribunales, con debidos protocolos de profilaxis que mitiguen los riesgos”.

Atendiendo a ello, solicitan “se habilite un ámbito de participación efectiva de los Colegios y Asociaciones de abogados del interior, en las distintas instancias de diálogo donde se propicie el abordaje de la situación causada por la pandemia”.

Los firmantes de la misiva entienden que la realidad del interior del país es diferente a la de su capital “por un conjunto de factores y circunstancias que deben ser contempladas a la hora de adoptar decisiones”.

En la conclusión del documento, ratifican el pedido anterior “sin funcionamiento del Poder Judicial no hay Estado de Derecho, ni República, razón por la cual, solicitamos a la Corporación, se sirva considerar lo antes expresado, resguardando, con ponderado equilibrio, el derecho de todos”.
Para interiorizarnos de la situación, nuestro Portal de noticias se comunicó telefónicamente con Pablo Elizalde, dirigente sindical de la Intergremial de sindicatos judiciales.

“Esta nota de los colegios de abogados del interior del país, nosotros la consideramos, en primer lugar, altamente irresponsable, porque ni siquiera toma en cuenta la situación sanitaria del país”, comenzó expresando el dirigente sindical.

“Pero”, agregó, lo que “más condenamos de esto es que nuevamente corporaciones de profesionales tratan de influenciar sobre el funcionamiento de un poder del Estado y por otro lado no es recomendable, que esas corporaciones o estos colegios de abogados traten de incidir en el funcionamiento interno en sus respectivos departamentos, aduciendo que la capital no conoce la realidad de cada departamento”.

En su valoración de la situación actual y las medidas dispuestas por la SCJ, Elizalde fue contundente, “nosotros criticamos fuertemente, la actitud de la Suprema Corte de Justicia, donde dejó librado a los jerarcas de las oficinas a que organicen de la mejor forma la feria sanitaria”.

Para los gremios judiciales, esa decisión significa “abrir una puerta muy compleja, donde las presiones locales permitan que, ante la ausencia de directivas generales, que los jerarcas de los lugares no puedan sostener los requerimientos generales, con lo que se abre una puerta que no es deseable para nadie en el sentido de aceptar se habiliten presiones a niveles departamentales sobre la justicia”.

Ha sido una postura sistemática de los gremios, señaló Elizalde, exigir que “la SCJ asuma su conducción, asuma su responsabilidad de conducir el poder judicial a nivel nacional dando lineamientos claros de cómo va a funcionar no sólo lo administrativo y lo jurisdiccional y por tanto asegurar así que toda la sociedad sepa cuáles son las reglas claras de funcionamiento”.

“Nosotros consideramos”, remarcó el dirigente gremial, que “donde las corporaciones privadas, con intereses que no son los de la sociedad en general, influyan sobre el funcionamiento de la justicia estamos abriendo una puerta a los intereses particulares de estas asociaciones (…) por eso consideramos muy importante que la SCJ asuma la superintendencia administrativa dando lineamientos claros, sobre cómo tiene que funcionar el poder judicial a nivel nacional”.

La intergremial de sindicatos judiciales, considera, que este es el mandato al que hay que atender y “que no sean los jerarcas de las oficinas quienes determinen qué funcionamiento tendrían”.

“Si el lineamiento es, de parte de quienes tienen la responsabilidad de la conducción política del poder del Estado, eso tiene otro peso que las presiones que puedan recibir jueces y actuarios en el interior del país”, enfatizó Pablo Elizalde.

Comentarios cerrados.