La máquina bélica israelí: de los bombardeos a las detenciones masivas

0
23

Luego del alto al fuego acordado entre Israel y Hamas, la policía israelita ha desatado una cacería de palestinos y junto a ello un incremento de las detenciones de los mismos en Israel.

La ola de arrestos contra ciudadanos árabes de Israel, se ha dirigido especialmente contra aquellos ciudadanos que se manifestaron contra los ataques en Gaza y contra el intento de desalojo de familias palestinas en Sheikh Jarrah y la represión en la mezquita de Al-Aqsa, en Jerusalén Este.

Las operaciones policiales de detención, no han hecho más que desplazar el eje y la metodología de terror que antes se perfilaba en los bombardeos sobre Gaza y que hoy tiene como epicentro el interior de Israel, a partir de la persecución y detención de ciudadanos árabes que hayan participado de acciones en repudio a los ataques israelíes.

Según informa KaosenlaRed, desde el pasado domingo, la policía israelí inició “una campaña de arrestos masivos en Jerusalén Este y ciudades mixtas de Israel, en la que han detenido a una mayoría de origen palestino, según medios y organizaciones civiles”.

Hasan Yabareen, director Adalah – Centro Legal por los Derechos de la Minoría Árabe en Israel, ha denunciado que, “esta es una guerra de las fuerzas policiales israelíes contra manifestantes palestinos, activistas políticos y menores para allanar las casas de ciudadanos”.

Por su parte la escritora y periodista palestina Abir Kopty, afirmó que, “estas detenciones por parte de la policía israelí esta noche son en Lydd [Lod], pero se planean cientos más contra palestinos en las próximas 48 horas. Quieren humillar y aterrorizar para «disciplinar» a las personas y hacerlas aceptar su subordinación” y convocó a que los ciudadanos “no guarden silencio sobre esto”.

La campaña de detenciones fue informada, mediante comunicado oficial de la propia Policía israelí, en el mismo se informaba de “la detención de más de 1.500 personas en las últimas semanas”, la mayoría de origen palestino, con ciudadanía israelí o permiso de residencia en Jerusalén.

La masiva campaña de arrestos policiales, cuenta con la aprobación del ministro israelí de Seguridad Pública, Amir Ohana, y del jefe de la Policía, Ranz Kobi Shabtai, y para su ejecución se han incorporado fuerzas adicionales y especiales para realizar las redadas.

La campaña, refiere el sitio de noticias, ha sido calificada “como una guerra militarizada contra los ciudadanos palestinos de Israel que consideran que se requiere una respuesta rápida de todos los movimientos y partidos políticos palestinos y del Alto Comité de Seguimiento para los Ciudadanos Árabes de Israel”.

En este sentido se señala que “el objetivo de las redadas es desalentar y amedrentar el movimiento más novedoso en años que es el de miles de jóvenes árabes que son ciudadanos israelíes (aunque considerados ciudadanos de segunda y con menos derechos que los judíos) y viven en ciudades mixtas que salieron a protestar en las últimas semanas”.

Estos movimientos y acciones de rechazo por parte de estos ciudadanos, tomaron visibilidad y fuerza en medio de las provocaciones y la represión de la Policía israelí y de los ataques de colonos y miembros de organizaciones de la extrema derecha, quienes establecieron “retenes en las rutas y calles de las ciudades mixtas con el objetivo de detectar a ciudadanos árabes y detenerlos y golpearlos”.

Desde una perspectiva de política doméstica, la campaña pretende “evitar por todos los medios que los sectores de jóvenes judíos que empiezan a cuestionar también la política colonial y racista del Estado de Israel”, expresen su repudio y solidaridad con los ciudadanos palestinos residentes en Israel.

Aunque esta resistencia y rechazo de ciudadanos judíos, aún es minoritaria, ya “empieza a mostrarse de forma cada vez más frecuente”, algo que se hizo visible durante las marchas conjuntas de árabes y judíos el pasado fin de semana en Tel Aviv.

“A nada teme más el Gobierno de Netanyahu y quienes defienden el statu quo colonialista de Israel y la opresión sobre el pueblo palestino que, a la alianza de los palestinos a nivel nacional, desde Gaza a Cisjordania o Jerusalén Este, pasando por las ciudades mixtas dentro de Israel”.

Una alianza que, aunque incipiente, adquiere cada vez más fuerza, “como quedó demostrado en la jornada de huelga nacional del último martes”, que de alguna forma alimentan el temor sionista de “la unidad con jóvenes y trabajadores judíos” que rechazan los ataques del Estado sionista. Algo que, como se resalta, “ya empezó a hacerse realidad en las últimas semanas”.