La pandemia en Ciudad Líber Seregni

“No hay nada más revolucionario que hacer todo lo posible para que ningún vecino ni gurí pase hambre”
0
173

Por Gabriel Mazzarovich

La Ciudad Líber Seregni, cabecera del Municipio Nicolich, de Canelones, cumplió tres años de su designación en medio de la Emergencia Sanitaria. EL POPULAR dialogó con el alcalde, Ruben Moreno, para conocer como enfrenta ese municipio canario los efectos de la pandemia y como vivieron este aniversario tan especial.

Esta nota es parte del esfuerzo de EL POPULAR por reflejar como las Intendencias departamentales y los gobiernos municipales del Frente Amplio están desplegando políticas, ante la emergencia sanitaria y sus impactos económicos y sociales, diferentes a las del gobierno nacional. En anteriores ediciones realizamos entrevistas con las Intendencias de Montevideo, Canelones, Paysandú y Rocha y con el municipio de Salinas. Esta vez lo hacemos con el Municipio Nicolich.
El Municipio Nicolich y la Ciudad Líber Seregni tienen una población cercana a las 10 mil personas, en su territorio, cercano al Aeropuerto, tienen una gran diversidad, que va desde barrios muy humildes hasta barrios privados, industrias, servicios, producción rural. Los avances en el territorio han sido grandes, Ruben Moreno, su alcaldes afirmó que “la organización y la participación de la gente han sido y son fundamentales”.

-La pandemia y sus impacto sanitarios, económicos y sociales son un gran desafío, ¿cómo lo está encarando el Municipio?

-Encaramos esta pandemia con mucha responsabilidad y preocupación, conscientes que primero tenemos que garantizar la salud de nuestra gente, pero seguros de que este problema va a traer consecuencias a corto y mediano plazo, ya que la mayoría de nuestra población son trabajadores independientes , jubilados y niños.
El gobierno local resolvió como prioridad atender la alimentación y la salud de nuestra población, tuvimos que rediseñar el presupuesto, destinando una cuarta parte del ingreso mensual del Municipio a la compra de alimentos e insumos, asignar la tercera parte de nuestros funcionarios a la tarea de desarrollo social y el vehículo municipal destinarlo casi exclusivamente a la logística que implica las tareas de alimentación y salud. Realmente fue un giro en la planificación del Municipio, pasamos de pensar en las calles, alumbrado, residuos y obras publicas a tener que garantizar la alimentación de nuestra gente.

-¿Cómo está coordinando con la Intendencia de Canelones y con las instancias nacionales?

-Se fortaleció el excelente vinculo existente con el Gobierno Departamental. Por ejemplo, parte de los alimentos destinados para ollas y merenderos es otorgada por la Intendencia, además de proporcionar algunos materiales de construcción y abrigo para las familias mas complicadas. Del Gobierno nacional no tenemos el mismo apoyo que teníamos con el gobierno del Frente Amplio, no se han recibido alimentos para ollas y merenderos y las acciones en el territorio se han desplomado de forma abrupta, se redujo a la entrega de algunas canastas de alimentos y la atención del MIDES diaria a dos veces por semana, dos horas al día. Con ASSE, se mantiene una buena relación dado que coordinamos siempre a nivel local y con profesionales comprometidos con la comunidad, además aportando vacunaciones todas las semanas en policlínicas y salones comunitarios de nuestro municipio.

-¿Qué respuestas han recibido de la gente?

-La respuesta de la gente es increíble, si bien el Municipio tiene un rol de liderazgo y es un referente para los vecinos, no tenemos la mínima duda que si bien el Estado tiene que dar una respuesta, la participación de la gente es absolutamente necesaria e imprescindible. Tenemos la ventaja que en nuestro Municipio existe una cultura de participación y una red comunitaria e interinstitucional que facilitó una rápida y eficiente respuesta a esta pandemia con la creación de un Comité de Emergencia. Contamos con 8 ollas populares y 9 merenderos dispersos en el territorio, pero lo más interesante es que todas son gestionados por grupos de vecinos, por eso, y a la vez que el Comité de Emergencia, entendimos necesario formar una Coordinadora de Ollas y Merenderos, la cual se reúne cada quince días.
Esta crisis permite que la gente se organice, haga sus propias experiencias, se vincule y al mismo tiempo se fortalece el sentido de pertenencia, solidaridad y de clase. Semana a semana logramos, en conjunto con el Gobierno Departamental y empresas, dar sustento a esta iniciativa, brindando alimentos para la producción de 1.800 viandas semanales y 3.000 vasos de leche Hay que destacar el enorme compromiso del Consejo Local, maestros, profesores, médicos y el trabajo espectacular de nuestros funcionarios municipales. El estrecho vinculo con las empresas y productores rurales es otro factor clave que nos ayuda a enfrentar este presente, nobleza obliga, hay que destacar el aporte de “canastas uy”, del Rotary de Los Horneros y vecinos solidarios de todos los barrios, incluso de los barrios privados.
Siempre consideramos que la amplitud es una fortaleza, sentimos que lo que hacemos en el Municipio va en plena sintonía con lo que hizo la Intendente Yamandú Orsi y su equipo, mano tendida, puentes, dialogo y acción concreta consensuando la mayor cantidad de actores posibles. No hay nada más revolucionario hoy, que hacer todo lo posible para que ningún vecino ni gurí pase hambre.

-En este marco: ¿Cómo vivieron el aniversario del Municipio Líber Seregni?

-Teníamos planificado un festejo artístico y cultural, que debido a la emergencia sanitaria no pudimos brindar a nuestra comunidad, es por eso que decidimos festejarlo con más obras, alguna de estas la creación de la segunda centralidad educativa en los predios cedidos por la Intendencia del barrio Aeroparque, las cuales fueron planificadas y presupuestadas en el gobierno del Frente Amplio, liceo, UTU, CAIF y preescolar. Continuamos con las obras de alumbrado, con el objetivo de llegar al cien por ciento de las calles iluminadas con tecnología led, mejorando los espacios públicos y en estos momentos bituminizando nuestra avenida principal.
Llevar el nombre Líber Seregni es tremendo orgullo y responsabilidad, si bien no pudimos realizar los festejos que teníamos planificados, estamos felices de ver como ha respondido la comunidad, nuestra fuerza política, del crecimiento que hemos tenido en organización y el surgimiento de nuevos referentes barriales, los cuales se han vinculado al Municipio y a nuestra fuerza política.