Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Las firmas ya lograron poner un freno a la destrucción de ANTEL

Hay dudas en la aplanadora contra ANTEL que quería imponer a marchas forzadas la portabilidad numérica, pero en la Rendición de Cuentas hay un nuevo ataque.
0
251

Por Fabricio Mato

La recolección de cerca de 800.000 firmas para derogar 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración (LUC) logró frenar el ímpetu del proceso que se llevaba adelante en la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones (URSEC) para avanzar cueste lo que cueste con el proceso de portabilidad numérica, habilitado precisamente por ese instrumento legal del ajuste neoliberal. Sin embargo, en la dialéctica del ataque continuo sobre la empresa estatal de telecomunicaciones, se abrió un nuevo frente en la Rendición de Cuentas.

El impacto de la obtención de 800 mil firmas para habilitar un referéndum para derogar 135 artículos de la LUC es en todas las dimensiones de la sociedad. No deja nada incólume. Lo cambia todo.

Esta afirmación, de validez general, también tiene su expresión particular en la cruzada contra ANTEL del Herrerismo, una verdadera obsesión histórica. Lacalle padre encabezó el intento de privatizar ANTEL contra viento y marea que fue derrotado por nuestro pueblo en un referéndum y ahora Lacalle hijo lo retoma, con igual fanatismo neoliberal y con igual identificación con los intereses de las grandes trasnacionales de la comunicación y sus socios nacionales, que aspiran a quedarse, si pueden con todo el creciente mercado de las telecomunicaciones, o, al menos, aumentar sustancialmente la tajada que extraen de él. Hablamos de 400 millones de dólares anuales por transmisión de datos y de miles de millones por el negocio global, si sumamos telefonía móvil, derechos de televisión, generación de contenidos, internet de las cosas, 5G, trazabilidad, teletrabajo, telemedicina y un largo, larguísimo etcétera.

Lo que buscan golpeando a ANTEL es privatizar las ganancias del rubro económico de mayor proyección futura: las telecomunicaciones.

El ataque contra ANTEL comenzó en la LUC, de la que tuvieron que sacar dos artículos que privatizaban la transmisión de datos, pero quedó la portabilidad numérica. Omar Paganini, el ministro el Industria, Energía y Minería, reconoció el pasado 20 de julio en la Comisión de la Cámara de Diputados que analiza el proyecto de Rendición de Cuentas remitido al Parlamento por el Poder Ejecutivo: “Sí hay un tema que hay que manejar, que es la parte jurídica viendo que puede ser que haya una derogación, que lo estamos analizando bien a ver qué vamos a hacer. El proceso, por suerte, no está todavía adjudicado, pero nosotros por ahora tenemos una ley vigente que nos obliga a hacerlo y creemos que esto es bueno para la ciudadanía”.

Como ya explicamos en EL POPULAR, esta herramienta, que se presenta como un aporte a la “libertad” de los usuarios y a su “identidad digital” no hace sino abrir una brecha por la que enormes empresas multinacionales de telefonía móvil arrasarían con ANTEL -la empresa estatal y pública- que tan importante ha sido para construir una estrategia soberana en materia de telecomunicaciones.

Si será importante haber frenado antes los artículos 266 y 267 de la LUC, que obligaban a ANTEL a entregar sus infraestructuras a las empresas de telefonía móvil; si será importante haber frenado el proyecto de Ley de Medios que obligaba a ANTEL a abrir la fibra a las empresas de televisión por abonados; si será importante que ahora se logre poner la pausa a la portabilidad, porque los buitres están al acecho para apropiarse de nuestra empresa pública y tratan de hacerlo de cualquier manera.

Como también ya informamos en EL POPULAR, en el proyecto de Rendición de Cuentas se incorporaron los artículos 153 y 154, que crean el Fondo Universal de Telecomunicaciones, que tendría por objeto “garantizar la financiación del acceso universal a servicios de voz y de transmisión de datos e Internet en todo el territorio nacional”.

Llama la atención la creación de un fondo de estas características cuando nuestro país está entre los primeros del mundo en cobertura y accesibilidad a redes de telecomunicaciones gracias a las importantes inversiones llevadas adelante por ANTEL y con el esfuerzo de todo nuestro pueblo para que nadie se quede atrás. Precisamente, de esas redes es que quieren apropiarse las empresas multinacionales.

Y aunque el discurso suena muy bien: “Queremos llegar a las zonas que aún no tienen la mejor cobertura”, en realidad el objeto es privatizar el despliegue de las redes 5G, pero con el Estado haciéndose cargo de la inversión. Inversión pública para que las competidoras privadas, y trasnacionales, de la empresa pública se embolsen más ganancias, secuestren la posibilidad de planificar el desarrollo nacional de las telecomunicaciones y transformen en utopía la igualdad digital. La brecha de la desigualdad también proyectada a este elemento ya clave en la actualidad y mucho más para el futuro, no solo para las personas individualmente, sino para toda la sociedad y su desarrollo productivo.  

Noticias del mercado de telecomunicaciones

Al terminar de escribir esta nota se conoció el informe sobre el mercado de Telecomunicaciones en nuestro país del segundo semestre de 2020. A cuenta de un análisis más a fondo, luego de su estudio, es posible adelantar algunas conclusiones.

A pesar de todo lo que están haciendo en su contra, lo que incluye una permanente campaña de desprestigio y ataque, recorte de inversiones y ausencia de una política comercial en aspectos claves como la generación de contenidos, donde hay una retirada, y desarrollo de 5G, ANTEL sigue siendo primera en el mercado. Mantiene más de un 60% de los suscriptores de banda ancha móvil, seguida por Movistar con 27.43% y Claro con 12.30%. También está primera en suscripciones a telefonía móvil, ANTEL tiene 46%, Movistar 33% y Claro 20%. Algunas ausencias del informe reflejan la disputa que hay por este mercado en crecimiento y de enorme proyección. No se incluyeron reportes de números de radiobases de las diferentes empresas porque hay, según la URSEC, “diferencias de criterios”. Es un tema muy importante sobre el que abundaremos en futuras notas.

Noticias del otro lado del charco

El Grupo Olmos de Argentina informó de su interés de adquirir Movistar Uruguay (Telefónica Móviles Uruguay) como forma de iniciar su actividad en el mercado de telecomunicaciones. Esta empresa actualmente se dedica a los seguros (posee Evolución Seguros y Executive Brokers), al mercado de la salud (Grupo BASA, que es la rama de salud con 18 sanatorios, medicina prepaga, laboratorios, droguería y lavadero industrial, entre otros) y es también propietaria medios (grupo Crónica, con once medios, entre canales de televisión, radios, diarios, revistas y portales).

Para esto, Olmos contrató al ex presidente de Telefónica de España, Luis Miguel Gilpérez, “para estructurar la operación de adquisición de los activos de Telefónica Uruguay”. Parece un pez demasiado gordo para hacerse cargo de una operación como la de Movistar Uruguay, que -en principio- no parecería de gran porte.

Pero también la gente de Olmos contrató hace unos meses a Luis Garcia como Director General de Medios y Convergencia. García se desempeñaba hasta ahora como Director General de Estrategias del grupo Clarín, otro de los que había manifestado interés en su momento por Movistar.

Olmos informó que el financiamiento de la operación estará a cargo del banco de inversión suizo UBS. Sí, otro pez enormemente gordo para una operación que no parece justificarlo.

Por ahora, las 800.000 razones de nuestro pueblo siguen poniendo freno a los intentos por convertir a nuestro país en un paraíso neoliberal. Ahora hay que transformar las firmas en votos y conciencia.

Comentarios cerrados.