Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Máxima preocupación en Rivera: este lunes Santa Ana do Livramento cesa medidas de confinamiento

0
93

Los datos de Rivera, en lo que a contagios se refiere, se han mantenido evolucionando de forma negativa, lo que configura un panorama que ha sido definido como “alarmante”, razón por la que la reapertura de Santa Ana do Livramento, eleva la preocupación a su punto máximo.

La reapertura desde el próximo lunes de las actividades en Santa Ana do Livramento, constituye motivo de preocupación para las autoridades departamentales.

Esta semana, “los médicos intensivistas alertaron por la saturación de los Centros de Cuidados Intensivos”, destacó el programa En Perspectiva, quien señalaba, además, la paradoja de un departamento con cifras muy negativas y la capacidad ociosa de sus vacunatorios.

Entrevistada por el medio en la pasada jornada, la doctora Florencia Eula, directora del Hospital de Rivera, de la Administración de los Servicios de Salud del Estado, ASSE, calificó el panorama sanitario como “alarmante”.

“Esa es la definición, nosotros como sistema de salud estamos muy preocupados, todo estaba planificado para que viniéramos mejorando los números, pero en las últimas semanas lo que hemos visto es un aumento impresionante de los números”, destacó Eula.

Tanto ASSE como los prestadores de salud, detalló se encuentran trabajando en planes de contingencia, para intentar cambiar la realidad de la pandemia, para lo cual “en las últimas semanas han puesto en marcha un plan de contingencia”.

Con relación a las ocupaciones en el hospital, señaló que ya estaba con un alto número de ocupación, “las patologías crónicas aumentaron mucho y las internaciones aumentaron, justamente por todo este año de pandemia, donde se vieron afectadas las consultas presenciales (…) aunque se trató de mantenerlas con otra modalidad telefónica, es evidente el aumento del número de consultas por otras patologías”.

“Sumado a ello”, agregó, “el aumento de los pacientes activos con la enfermedad de Covid, lo que hemos visto en las últimas semanas, es un aumento de las internaciones por Covid”.

La funcionaria destacó, que se observaba un cambio de la situación de tener pacientes asintomáticos cursando la enfermedad, a un “aumento de los ingresos”.

“Consecuentemente esos pacientes ingresan con mayor número al CTI, nosotros tenemos un número limitado de camas”.

Eula resaltó, que la realidad del departamento, es “una realidad totalmente diferente a la que se vive en Montevideo o en el área metropolitana, nosotros no tenemos mucha capacidad de aumentar el número de camas (…) por una cuestión principal que son los recursos humanos”.

Sobre esto, aclaró, “los recursos humanos en el Norte del país escasean y además, son compartidos con los otros prestadores, porque los mismos profesionales trabajan acá, en las tres instituciones de salud del departamento e inclusive, muchos de ellos trabajan en Brasil, también (…) por más cama que uno quiera, o pueda aumentar, no son camas funcionales, desde el punto de vista que necesitan un profesional para atenderla”.

La jerarca señaló que, en la contingencia actual, se han fortalecido las derivaciones hacia otras unidades “que cuentan con mayor número de camas de CTI, como, por ejemplo, Tacuarembó y Salto”.

“Lo que estamos priorizando es el ingreso de pacientes Covid al CTI y los pacientes polivalentes de otras patologías, estamos tratando de realizar estos traslados, estas derivaciones a otros CTI”, remarcó.

Este plan de contingencia no siempre es posible ejecutarlo, ya que, como afirmó “no todos los pacientes son trasladables (…) y algunos los tenemos que ingresar al CTI”.

El problema con los traslados y los pacientes ingresados con Covid, es que estos requieren una permanencia mucho más prolongada en el CTI, que el resto de los posibles pacientes a ser trasladados, explicó Eula.

“Al saturar el servicio muchas veces podemos pasar varias semanas con la misma cantidad de pacientes en el CTI, ese es el gran tema”.

Con relación al personal del sistema médico que se contagian o entran en cuarentena, la funcionaria dijo “los primeros meses por ser un departamento de alto riesgo y siempre manejándonos con estos números de activos tan elevados, tuvimos siempre normativas y resoluciones desde Asse mucho más estricta, en lo que hace al uso de los equipos de protección y eso permitió trabajar con un alto grado de protección dentro del hospital y ha funcionado muy bien”.

Pero, añadió, “la realidad de los funcionarios es que no está ajena a la de la comunidad, el funcionario trabaja en el hospital, pero se va para su casa y puede estar en contacto con algún positivo y termina siendo encuarentenado o termina siendo positivo”.

Actualmente, señaló, tienen “25 funcionarios positivos” por contactos fuera de la institución y “eso genera una gran cantidad de otros contactos positivos que se generan”, para evitar afectaciones en los servicios, Asse ha establecido la posibilidad de las suplencias, pero “muchas veces nos pasa que no tenemos el suplente”, añadió.

“Hay sectores que necesitan personal especializado y CTI es uno de ellos, por lo que venimos tratando de capacitar a personal de enfermería que tiene poca experiencia o que no la ha tenido en CTI (…) para que, frente a la necesidad puedan trabajar en ese servicio”, explicó.

En la evaluación que realizó sobre lo que se espera para los próximos días, la directora del Hospital señaló su preocupación por los aumentos de casos activos, así como, un cambio en el modo de ingreso, ya que se están recibiendo mayor cantidad de pacientes jóvenes, que son internados directamente al CTI, sin pasar, como se observaba antes, por cuidados moderados.

“Muchos pacientes que estaban estables en domicilio, en pocas horas empiezan evolucionan negativamente e ingresan a emergencia y en pocas horas tienen que requerir al CTI, lo que dificulta, porque muchas veces, al no tener ese tiempo crítico, el paciente debe ingresar rápidamente a un CTI y no nos permite coordinar o hacer derivaciones”, explicó.

Eula destacó, que se trata de un departamento, que “tiene una realidad geográfica totalmente diferentes (…) esto es una frontera seca, siempre decimos que es una sola ciudad (…) la ciudad de Santa Ana do Livramento está en colapso sanitario, no tiene camas de CTI disponibles desde hace dos semanas y deriva sus pacientes a otras ciudades de Brasil, es lamentable la situación que se vive en Santa Ana”.

La reapertura anunciada por el gobernador de esa ciudad, en estas circunstancias, señaló la funcionaria “nos preocupa mucho porque de no encontrar asistencia en la ciudad vecina, los ciudadanos van a venir a Rivera a atenderse”.

La directora del Hospital, señaló con respecto al proceso de vacunación que “la comunidad riverense se ha portado de forma excelente con todas las medidas, obviamente como a nivel país se aflojaron algunas medidas de prevención y lo de las vacunas generó cierto descanso en la población, pero se ha hecho una campaña desde los profesionales de la salud, la intendencia y los prestadores en pro de la vacunación”.

En este sentido, destacó como ejemplo de ello, la recepción de llamadas que plantean, por la centralización del proceso de vacunación, las dificultades de los ciudadanos para poder agendarse y posteriormente vacunarse.

“Esperamos que rápidamente se resuelva la parte informática de la agenda y que se puedan agendar y vacunar la mayor parte de la población que sí consideramos tienen gran voluntad de hacerlo”, concluyó reafirmando.

 

 

 

Paradójicamente, este viernes los vacunatorios del departamento tiene una capacidad ociosa del 95%, según informó ayer El Observador.
Recordemos que en la ciudad de Rivera está suspendida la presencialidad en la educación media (Secundaria y UTU) hasta el domingo 4 de abril.

Comentarios cerrados.