Misión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recibe informe del Defensor del Pueblo colombiano

0
8

Las protestas y movilizaciones en Colombia arriban a su séptima semana y durante ellas 91 personas han sido reportadas como desaparecidas.

Desde el pasado 28 de abril y hasta la fecha, las acciones represivas de las fuerzas de seguridad colombianas han provocado al menos 20 muertos, de acuerdo a los datos informados este lunes por la Defensoría del Pueblo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Junto a este reporte, otros organismos independientes han reportado al menos 65 muertes en las protestas, la mayoría de ellas a manos de la policía

“La entidad ha recibido 783 reportes de personas no ubicadas, de los cuales 317 reportes fueron descartados (…) por tener nombres repetidos, porque las personas fueron ubicadas o porque carecían de información suficiente”, declaró Carlos Camargo, Defensor del pueblo.

En sus declaraciones, Camargo explicó “que el organismo que dirige envió a la Fiscalía General el reporte de 466 casos, de los cuales esa institución no admitió 153 y en 91 se mantiene activo el Mecanismo de Búsqueda Urgente”, consigna el diario Últimas noticias.

Con relación a las muertes durante las protestas, desde la defensoría se informó a la CIDH “que han sido reportadas 58, de las cuales la Fiscalía ha determinado que en 20 hay pruebas suficientes de que estos presuntos homicidios se dieron en el marco de las manifestaciones públicas”.

El equipo de trabajo de la CIDH, arribó a Colombia en la noche del pasado domingo y tiene previsto comenzar sus tareas en el correr de este martes.

La visita de la CIDH fuertemente resistida por el gobierno de Iván Duque, fue pedida por organizaciones sociales y de la oposición ante la dramática situación que vive el país desde que comenzaran las manifestaciones de rechazo a la política de Duque.

Durante su estancia de tres días, se prevé que “la presidenta de la CIDH, Antonia Urrejola, y varios altos cargos de ese organismo se reunirán con “diversos sectores representativos de la sociedad colombiana”, tanto gubernamentales como de la sociedad civil”.

Para obtener un panorama más completo de la situación el equipo de trabajo de la CIDH visitará Cali, Popayán, Tuluá y Buga, en el suroeste del país donde se registraron las escenas más preocupantes se han producido durante las protestas.

El documento de la Defensoría entregado al equipo de la CIDH consta de 110 páginas y en ellas se da cuenta que la institución “ha recibido 417 quejas por presuntas vulneraciones a los derechos humanos durante las manifestaciones, de las cuales 306 (73 %) señalan como presuntos responsables a miembros de la fuerza pública”.

De acuerdo al informe, un total de 489 personas se han visto afectadas por el accionar represivo, “de ellas 80 jóvenes, 46 estudiantes, 38 mujeres, 36 defensores de derechos humanos, 26 miembros de la fuerza pública, 18 líderes sociales, 10 niños, cuatro docentes, seis sindicalistas, tres periodistas y dos indígenas, entre otros”.

El Defensor del Pueblo resaltó su preocupación por la violencia de género constatada, en especial, la de aquellos casos en los que se informara violencia sexual.

“Se han identificado 113 hechos de violencias por razón del género en contra de mujeres y personas con orientaciones sexuales e identidades de género diversa durante las manifestaciones.

De estos casos, uno corresponde a violencia por parte de manifestantes a una patrullera de la Policía y 112 corresponden a violencias por parte de funcionarios de la Policía”, destacó el funcionario.

El arribo de la misión de trabajo de la CIDH se verifica cuando las movilizaciones de protesta entran en su séptima semana y se recrudecen las preocupaciones y denuncias contra las actuaciones del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), el cuerpo de seguridad colombiano que concentra la mayor cantidad de denuncias por violaciones a los derechos humanos y excesos cometidos contra manifestantes durante las largas jornadas de protestas.

Aunque recientemente, el Gobierno de Iván Duque anunciara lo que la oposición definió como una “cosmética” reforma policial, el siniestro Esmad “volvió a protagonizar un episodio más de sus excesos en un acto vinculado a las protestas, en las que honraban la memoria de una de las víctimas de la violencia”, denuncia el medio de prensa.

“Miembros de organizaciones sociales y expresiones ciudadanas de la Ciudad de Cali, denunciaron que el sábado 5 de junio fueron atacados, cuando se encontraban realizando un acto de homenaje a Cristian Delgadillo Sánchez, un joven asesinado el día anterior en El Paso de Aguante”.

La nueva acción represiva del Esmad, se produjo cuando se iniciaban actos conmemorativos en memoria de un joven asesinado en el curso de las protestas.

“Siendo las 6:50 p.m. en la Loma de la Dignidad, llamada antes del Paro Nacional La Loma de la Cruz, habitantes del sector y población de Cali se congregaron para llevar a cabo el velorio y acto de memoria en homenaje a Cristian Delgadillo Sánchez, uno de los líderes de la primera línea de este sector que fue asesinado por parte de la fuerza pública en la noche de ayer en el sector de chiminangos, antiguo Paso del Comercio, hoy Paso del Aguante”, dice la denuncia que agrega que “el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) irrumpió violentamente, lanzando disparos contra los presentes con escopetas y generando caos”.

Los denunciantes agregaron “que fueron perseguidos hasta sus casas y se realizaron detenciones, requisas intimidaciones y agresiones por parte de integrantes de la policía”.

Como resultado de ello, otras tres personas fueron detenidas, una de las cuales es menor de edad.