Vázquez: “Las actas nunca llegaron a Presidencia”

“Hablan de pactos, de ocultamientos, quienes no hicieron nada en 20 años”.
0
142

Por Gabriel Mazzarovich

Tabaré Vázquez rompió el silencio y habló de las actas del Tribunal de Honor de Gilberto Vázquez. Con pruebas documentales afirmó que “las actas del Tribunal de Honor nunca estuvieron en el expediente que firmamos la ministra de Defensa (Azucena Berrutti) y yo. Nunca las vimos. Se agregaron después, mucho después al expediente y este quedó en el Comando del Ejército”.

En uno de los diálogos denominados “Pueblo a Pueblo” que Vázquez está realizando con la militancia frenteamplista en forma virtual, por la pandemia, en este caso con las departamentales del Frente Amplio de Flores y Lavalleja, este miércoles, el ex presidente abordó el tema de las actas del Tribunal de Honor de Gilberto Vázquez.

Comenzó indicando que “algunas opiniones, que no son más que eso, se dan sin ningún conocimiento de causa y como si fueran la verdad revelada, otras voces condimentaron a su gusto los hechos con fines que no quiero calificar, y no faltó quien tergiversó, inescrupulosamente, lo sucedido en ese Tribunal de Honor, pretendiendo tapar su inocultable responsabilidad en estos acontecimientos”.

“Desde el propio gobierno nacional, al más alto nivel, se hicieron afirmaciones muy, pero muy, alejadas de los hechos”, puntualizó.

Vázquez dijo que iba a demostrar “con documentación irrefutable, que puede ser consultada en las páginas oficiales, en presidencia de la República”, la falsedad de algunos señalamientos.

Recordó que Gilberto Vázquez estaba detenido en setiembre de 2006 en la División de Ejército 1 y estando allí simuló una enfermedad, por la cual fue trasladado al Hospital Central de las Fuerzas Armadas. “Desde ese Hospital protagonizó una fuga y disfrazado con una peluca, fue recapturado posteriormente”, narró.

“Por esa causa, que quede bien claro, por la fuga, fue sometido a un Tribunal de Honor del Ejército que agotadas todas las instancias, incluido un Tribunal de Alzada, adoptó un fallo, de fecha 8 de setiembre de 2006. En esa resolución, sobre la fuga, se establece que se sanciona al ex militar por una falta gravísima, o sea la máxima sanción aplicable en este ámbito: el pase a reforma y la pérdida de todo derecho como militar”, dijo.

“El Comandante en Jefe del Ejército de este momento aprobó lo actuado y lo envió al Ministerio de Defensa, el 25 de setiembre de 2006. Cuando llegó el expediente (Vázquez lo mostró en cámara) el Jefe de la División Personal Militar, el 27 de setiembre de 2006, requirió que se recabara dentro del Ministerio, y antes que llegara a la ministra de Defensa y al presidente de la República, el dictamen letrado respectivo. El Comandante en Jefe, luego de estos trámites, pidió que se elevara a la ministra de Defensa Nacional. El mismo día, el 27 de setiembre, la asesoría letrada eleva un informe, en sus conclusiones dice que “la suscrita asesora no tiene observaciones que formular por lo que estima se estaría en condiciones de proceder a su homologación administrativa”. La asesora letrada Siliva Pusher eleva un proyecto de resolución donde se establecía que se aprobaba por parte de la ministra de Defensa y del presidente de la República y se homologaba el fallo del Tribunal de Honor”, explicó.

“¿Cómo no íbamos a homologar un fallo que lo expulsaba de las Fuerzas Armadas? Que ya estaba procesado y preso por dichos que los había hecho en marzo de 2006, cinco meses antes de setiembre. El 28 de setiembre, fuera de acuerdo, los acuerdos los hacíamos los lunes, llega de manos de la ministra Azucena Berrutti la resolución firmada por ella y yo firmé”, dijo.

“No estaban las actas”

Vázquez indicó que “en la foja 17 del único expediente que llegó a Presidencia de la República, se dice “vuelvan los presentes obrados a la Dirección Personal Militar, acorde al numeral 2, de la resolución 83.903, de fecha 28 de setiembre de 2006, informando que el presente expediente fue recibido, ingresado y digitalizado. Se deja constancia que este expediente no contenía las actuaciones del Tribunal de Honor, a las que se hacía referencia en fojas 1”, lo firma el Jefe de la División Secretaria Central, coronel Fausto Roselló”.

El expediente citado por Vázquez es el número 200605937-9.

El ex presidente citó otra parte de dicho expediente en el que consta que “dicho expediente fue recibido por esta Dirección sin las actuaciones respectivas”.

“No estaban las actas, dijo Vázquez, como algunos dicen que sí estaban. No estaban. “Queda absolutamente claro que para presidencia de la República del momento, para firmar la homologación junto con la ministra de Defensa, nunca vinieron las actas con el expediente, luego en el Ministerio de Defensa para instrumentar la resolución las agregaron, pero nunca vinieron a presidencia”, dijo Vázquez.

“Eso se ha dicho para pretender alegar que nosotros ocultábamos información: No ocultábamos nada”, enfatizó.

El 26 de octubre, un mes después de la homologación, la Dirección de Personal Militar incorporó las actas al expediente y lo remitió al Comando General del Ejército.

“Desmentimos radicalmente que desde el gobierno de aquel momento se hubiera estado escondiendo cualquier tipo de información. No la teníamos. En conclusión queridas compañeras y compañeros, cualquiera de nosotros puede incurrir en un error involuntario en su gestión, empero lo sucedido y el trámite del expediente queda así explicado con absoluta veracidad y transparencia”, destacó.

Vázquez reiteró que “ante el Tribunal de Honor el militar en cuestión confesó haber torturado y ejecutado a prisioneros, dicho así genéricamente sin aportar ningún dato concreto, lo cual, y ahora lo sabemos, tampoco se le preguntó. Para la homologación del fallo por falta gravísima se formó un expediente separado, uno quedó con las actas del Tribunal y el otro, sin ellas fue elevado a Presidencia. A la ministra de Defensa Nacional, Azucena Berrutti, ni tampoco a quien les habla, les fueron informadas las gravísimas declaraciones formuladas por Gilberto Vázquez”.

¿Por qué el ocultamiento?

“El fallo administrativo de homologación lo firmamos en la absoluta convicción de que se lo sancionaba por la fuga que había protagonizado, ampliamente divulgada por todos los medios de comunicación. No obstante, el ocultamiento que se nos hizo no tuvo consecuencias, porque a raíz de la interpretación alternativa, que hizo nuestro Poder Ejecutivo, sobre la Ley de Caducidad, las conductas de este mal militar no quedaron impunes, por cuanto terminó siendo condenado por 28 delitos de homicidio, a la pena de 25 años de penitenciaria. Y una condena más a 30 años de penitenciaria por su participación en el caso Gelman”, sostuvo el ex presidente.

“Al divulgarse las actas, he tomado conocimiento que el declarante, Gilberto Vázquez, manifestó haberse fugado para ejecutar gente, entre ellos el presidente de la República. Dijo que iba a pasar a la clandestinidad para hacer acciones militares. Ante tamaña confesión, de intentar un magnicidio, no puede sensatamente creerse que quien habla, el blanco escogido por el fugado para matarlo, se hubiera desentendido o desinteresado de conocer en detalle su testimonio”, dijo.

Para Vázquez “se puede conjeturar que precisamente por haber asumido ese propósito magnicida se tramitó un expediente separado, sin revelarle tal extremo a la señora ministra de Defensa Nacional y al suscrito. Quizás fue por ello que las actas del Tribunal de Honor se mantuvieron en sobre cerrado y reservado, al margen del expediente de homologación, sin elevarse a presidencia de la República, probablemente para que quien habla no se enterara de tal extremo”.

“Creo que con lo presentado y con los expedientes que se pueden consultar se invalidan los planteamientos de supuestos pactos y ocultamientos por nuestra parte. El militar en cuestión no quedó impune, bastante antes de sus declaraciones en setiembre de 2006, en mayo de 2006, había sido excluido de la Ley de Caducidad para ser juzgado por el caso de Adalberto Soba. Los gobiernos anteriores lo habían incluido en la Ley de Caducidad y no podía investigar la justicia. Nosotros los sacamos y abrimos el camino para que la justicia investigara. La justicia investigó, juzgó y condenó”, insistió.

Lo que hizo el FA en el gobierno

Vázquez reiteró: “Acá no hubo pactos, ni ocultamientos, se actuó con transparencia. Es un tema importante porque se está instalando un nuevo relato en el que parece que nuestro Frente Amplio cuando llegó al gobierno se desentendió de estos temas. Hay actores, pertenecientes a los partidos que estuvieron antes que nosotros en el gobierno, desde que salimos de la dictadura hasta el 2005, que pretenden hacer aparecer que el Frente Amplio en el ejercicio del gobierno no actuó en estos temas, que hubo pactos”.

“Y lo dicen quienes no hicieron nada al respecto en 20 años”, dijo Vázquez, aunque precisó que Jorge Batlle conformó la Comisión para la Paz.

“Cuando el FA llegó al gobierno, a los tres o cuatro días, entramos en los cuarteles para empezar a buscar enterramientos clandestinos, sacamos una cantidad de casos que estaban incluidos en la Ley de Caducidad y que no podía investigar la justicia. Encontramos archivos de la dictadura, se respaldaron para que no se perdieran y se hicieron de conocimiento público. Se evacuaron todas las consultas que vinieron del Poder Judicial. Y hubo presos, civiles y militares, 20 años después, Bordaberry, Juan Carlos Blanco, se encontraron cuerpos de ciudadanos desparecidos”, señaló.

Vázquez reivindicó que “durante nuestro mandato presidencial, y aún con la Ley de Caducidad en vigor, se lograron importantes avances en Derechos Humanos, específicamente en la búsqueda de Verdad y Justicia que siempre habíamos reivindicado”.

Posteriormente realizó un breve repaso de los pasos dados durante los gobiernos del Frente Amplio: “Se ordenó a las Fuerzas Armadas elevar informes que permitieran confirmar y/o ampliar las conclusiones a las que había llegado la Comisión para la Paz. En esos informes, por parte de la Fuerza Aérea se informó, el 8 de agosto de 2005, la confirmación plena de que había existido un segundo vuelo que trasladara detenidos desaparecidos desde la República Argentina a nuestro país, donde luego fueron asesinados, y la existencia de la chacra de Pando, donde se pudieron rescatar los restos de Ubagesner Chaves Sosa. Se ingresó por primera vez a los cuarteles militares, Batallones 13 y 14, donde se pudieron rescatar los restos de Fernando Miranda. Posteriormente, en el gobierno de José Mujica, al proseguirse las excavaciones, se recuperaron en el Batallón 14, los restos de Julio Castro y de Ricardo Blanco”. Luego en el segundo mandato de Vázquez se recuperó el cuerpo de Eduardo Bleier en el Batallón 13 de Infantería.

Vázquez prosiguió recordando que “se incautó un archivo en la ex escuela de Inteligencia del Ejército, al cual se le conoce como archivo Berrutti, también el archivo de la Dirección Nacional de Información e Inteligencia del ministerio del Interior. Con todos los datos, la Presidencia de la República, publicó, en 5 volúmenes, una minuciosa investigación histórica sobre detenidos desaparecidos. Se implementó una interpretación alternativa de la Ley de Caducidad que permitió el juzgamiento y prisión de numerosos responsables de los hechos atroces cometidos durante la dictadura. Hasta nuestra llegada al gobierno la Ley de Caducidad había sido interpretada en forma amplia y genérica bloqueando toda posibilidad de investigación. Declaramos no comprendidos en la Ley de Caducidad a todos los casos que nos fueron consultados por el Poder Judicial”.

El primero de estos casos fue el del asesinato de Nibia Sabalsagaray, Váquez recordó algunos otros: las desapariciones de Washington Barrios Fernández, María Elena Acuña de Gatii y otros, María Claudia García de Gelman, Chaves Sosa, Adalberto Soba, Hugo de los Santos, María Emilia Islas de Zafaroni, Juan Pablo Recagno, Ari Cabrera, Juan Errandonea, Armando Hernández, León Duarte, Alberto Mechoso, Cecilia Trias, José Michelena; los homicidios de Zelmar Michelini, Héctor Gutiérrez Ruiz, Rosario Barredo y Wiliam Whithelau.

Respuesta a Javier García

Al finalizar su extensa exposición Vázquez rechazó los dichos del ministro de Defensa Nacional, Javier García. “El señor ministro de Defensa Nacional (Javer García) ha dicho que las actuaciones y las actas del Tribunal de Honor estaban en el expediente donde se homologo el fallo. Esto es falso. Totalmente falso de toda falsedad, porque queda demostrado, y no lo dice el ministro, no se si porque no lo sabe, si porque no se lo informaron, o vaya saber por qué, que esas actuaciones fueron agregadas posteriormente, muy posteriormente a que nosotros firmáramos la resolución”, dijo.

“Y cuando se dice una verdad a medias, se está mintiendo”, dijo Vázquez enfáticamente y agregó mostrando el expediente: “acá están las pruebas de la mentira”.

Vázquez pidió “disculpas” por la “vehemencia”, pero explicó: “nos callamos y soportamos mucho, durante muchos días, muchas injusticias, muchas agresiones, muchas mentiras. Parece que las mentiras, las fake news, cuando son contra nuestra fuerza política, contra el Frente Amplio, contra nuestros legisladores, contra nuestros candidatos, contra nosotros, ahí valen. Entonces en los grandes medios de comunicación no se dice nada, cuando los lastima un poco a ellos en seguida saltan con las fake news”.

“Meditamos profundamente este tema y buscamos toda la información para salir a la opinión pública”, concluyó.

 

Noticia relacionada: