Denuncian amenazas a observadores internacionales en Bolivia

A la llegada a la ciudad de Santa Cruz de observadores del medio de comunicación The Greyzone, se desató una avalancha de amenazas y calumnias.

Observadores electorales del medio de comunicación independiente The Grayzone, denunciaron este jueves la campaña de “amenazas e intimidación” de activistas de la extrema derecha boliviana a tres días de las elecciones generales del domingo 18 de octubre.

“La avalancha de amenazas que nos recibieron es solo un ejemplo de la sofocante atmósfera de intimidación de la derecha en Bolivia en vísperas de las elecciones. La campaña de amenaza se ha dirigido no solo al partido Movimiento al Socialismo (MAS) del ex presidente electo Evo Morales, que lidera todas las encuestas importantes, sino incluso a los observadores electorales internacionales aprobados por el gobierno de Áñez”, escribió el periodista y escritor estadounidense Ben Norton.

Refiere Norton que, a la llegada de los cuatro observadores de The Greyzone a la ciudad boliviana de Santa Cruz, una red de “activistas bolivianos de extrema derecha” desataron una avalancha de amenazas y calumnias, tildándolos de “terroristas vinculados a las drogas” y de ser “agentes de desinformación pagados, incitando a la violencia contra observadores electorales internacionales reconocidos oficialmente por el gobierno de Añez”.

En este contexto, el también cineasta estadounidense explica que los observadores que hoy intimidan, recibieron cartas oficiales de invitación del Tribunal Supremo Electoral (TSE) / Órgano Electoral Plurinacional (OEP) de Bolivia.

“Max Blumenthal, Anya Parampil y Ed Norton son parte de una delegación estadounidense de observadores electorales organizada por el grupo de derechos humanos Codepink: Mujeres por la Paz”, señala, mientras que “Wyatt Reed, quien también ha contribuido a The Grayzone en el pasado, también está aquí en su calidad de monitor electoral de Codepink”.

De igual forma, Norton advirtió que también se han registrado amenazas a la prensa, pues “la ONG boliviana Ríos de Pie, respaldada por Occidente, que jugó un papel destacado en el golpe para destituir a Morales, ha amenazado a periodistas, incluida la reportera de TeleSUR y ciudadana estadounidense Camila Escalante”.

Sobre la situación actual en Bolivia, Norton afirmó que son las fuerzas políticas de derecha las que han estado incitando al “derramamiento de sangre, amenazando a observadores electorales internacionales, periodistas, activistas indígenas y candidatos y simpatizantes del MAS”.

Incluso, alertó que son los mismos altos funcionarios bolivianos quienes “han avivado estas amenazas”, entre ellos el representante del gobierno de facto ante la OEA, Jaime Aparicio Otero, quien ha atacado públicamente a los observadores electorales de la Internacional Progresista y el Grupo Puebla.

A este escenario se suman las recientes amenazas del ministro boliviano de Gobierno, Arturo Murillo, quien escribió que expulsaría a observadores internacionales que provoquen violencia durante las elecciones.

“Compórtense, sabemos quiénes son y dónde están”, refirió Murillo, quien recibió este miércoles una moción de censura por el parlamento, pero que aún se encuentra en funciones.

Mientras, el director general de Migración de Bolivia, Marcel Rivas, cuestionó la invitación del TSE a los observadores internacionales, e insinuó que están “vinculados al régimen criminal de Maduro”.

Por su parte Norton advirtió que el ambiente de amenazas e intimidación que se vive en el país andino, ha dejado en claro que “los partidarios del régimen golpista no electo de Bolivia no están abiertos a celebrar elecciones libres y justas el 18 de octubre”, por lo que “queda por ver si los líderes de ese régimen permitirán que se lleve a cabo una votación justa”.

Fuente: Telesur

NOTICIAS RELACIONADAS: