La crisis golpea al pueblo y el gobierno sigue con su libreto

“Tenemos una caída neta de más 100.000 ocupados”
0
64

Por Bruno Giometti

El último informe de empleo publicado por el INE, correspondiente al mes de mayo, confirma y refuerza las tendencias del informe anterior correspondiente al mes de abril y que analizamos en notas anteriores.

Si comparamos el trimestre marzo-mayo de 2020 con igual período del año anterior, tenemos una caída neta de más 100.000 ocupados. En el trimestre marzo-mayo de 2019 los ocupados totales eran aproximadamente 1.620.000 y hoy no alcanzan las 1.520.000 personas. Es decir, la crisis económica y social en la que estamos inmersos ya eliminó más de 100.000 puestos de trabajo.

Otro elemento a destacar tiene que ver con los llamados ocupados ausentes. Esta categoría refiere a las personas que están ocupadas, pero por determinadas razones no están concurriendo efectivamente a su trabajo en el momento de la medición. En general estos casos obedecen a situaciones como encontrarse de licencia reglamentaria o por enfermedad y no superan algunas decenas de miles de personas. En la coyuntura actual, esa cifra se elevó a 350.000 personas en el mes de abril y luego descendió en el mes de mayo a 240.000, cifra aún mucho más alta de lo habitual. De esos 240.000 ocupados ausentes relevados en mayo, un total de 170.000 están en seguro de desempleo (causal suspensión o reducción de horas) o no están concurriendo a trabajar por estar en suspensión o cuarentena por COVID-19. Como puede apreciarse, algunos de los ocupados ausentes de abril pudieron retornar a sus puestos de trabajo en mayo, pero aún es incierto cuántos, de los que aún están en esta situación en mayo, conservarán su empleo y cuántos pasarán a ser desocupados.

En lo que respecta al salario real medio, en junio marca nuevamente una caída interanual, como ha sido una constante desde el mes de marzo. Entre marzo y mayo la inflación se disparó por el fuerte incremento del dólar, el enorme aumento de los precios de los alimentos y el ajuste de las tarifas públicas decretado por el gobierno. En junio y julio la inflación se desaceleró pero permanece por encima del 10% en la medición interanual, por lo cual el salario real sigue mostrando una caída de 2% interanual en su última medición correspondiente al mes de junio.

Los salarios reales cayeron durante el primer semestre por la escalada inflacionaria. Es esperable que en el segundo semestre el salario real medio siga cayendo fruto de las pautas salariales planteadas por el gobierno para el sector privado y lo que ya se ha planteado por las autoridades de cara a los salarios de los trabajadores públicos.

Como es sabido, una caída de los salarios reales (expresada en un aumento del Indice Medio de Salarios inferior al aumento del IPC) trae consigo una disminución del poder adquisitivo de las jubilaciones. De esta forma, el impacto negativo que tiene la crisis económica y social sobre los trabajadores también se traslada a los jubilados y pensionistas.

En el caso de otros sectores de trabajadores cuyos ingresos no son salariales (por ejemplo los trabajadores por cuenta propia) si bien no contamos con indicadores mensuales oficiales que muestren la evolución de dichos ingresos, es esperable que el impacto que están soportando sea mayor todavía que para los asalariados. De los 100.000 ocupados menos que tenemos actualmente, en comparación con el año pasado, buena parte de ellos son trabajadores informales que hoy no están pudiendo trabajar. A su vez una parte importante de los que se mantienen ocupados, por las características de estas actividades laborales han visto reducidos sus ingresos de forma dramática, seguramente mucho más que la caída de salario real que vienen teniendo los asalariados.

Hemos dicho que si bien la gestión sanitaria de la pandemia ha sido exitosa (en buena medida por fortalezas construidas previo a la asunción del actual gobierno) las medidas económicas y sociales han sido, en algunos casos, muy insuficientes para atender las consecuencias de la situación y en otros casos directamente contradictorias con las necesidades de las grandes mayorías.

El gobierno ha sido avaro para atender las urgencias de los sectores populares derivadas de los efectos de la pandemia. El gobierno más allá de algunos discursos viene priorizando su libreto de que lo prioritario es ahorrar y recortar para reducir el déficit fiscal a contracorriente de lo que indican todas las teorías económicas sobre lo que hay que hacer en medio de una crisis como la que estamos viviendo.

A continuación vamos a fundamentar este planteo con algunos datos.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) presenta información actualizada al 6 de julio bajo el título de “Medidas para mitigar los efectos sociales y económicos de la pandemia” para 17 países de la región. En esa tabla Uruguay se ubica en la última posición con un esfuerzo fiscal de 0,7% del PBI, cuando el promedio de este grupo de países latinoamericanos asciende a 3,9% del PBI.

Más de 100.000 ocupados menos en el mercado de trabajo, caída de los ingresos reales de los trabajadores en lo que va de 2020 y seguramente también en 2021, alrededor de 100.000 personas pobres más (estimación de investigadores del IECON para el mes de abril) por mencionar los trazos más gruesos.

Nuestro país tiene fortalezas económicas y financieras como para atender de otra forma estas situaciones y evitar la caída de decenas de miles de compatriotas en la pobreza. Existen líneas de crédito de contingencia y reservas monetarias acumuladas que si no se utilizan en una situación como la actual ¿cuándo se van a utilizar?

Las medidas de recorte que se vienen desarrollando a nivel del gasto público (expresadas en el decreto de disminución del 15% de la ejecución presupuestal de 2020) van totalmente a contrapelo de cualquier lógica macroeconómica y obviamente social. No se puede hacer un ajuste en medio de una pandemia.

No es momento de ahorrar, no es momento de recortar. Es tiempo de pensar en las necesidades de nuestro pueblo en particular aquellos sectores más vulnerables.

 

Fuentes:

 

INE – Informe de salarios Junio 2020

http://www.ine.gub.uy/documents/10181/30889/%C3%8Dndice+Medio+de+Salarios+%28IMS%29+Junio+2020/6255336f-e17f-45fe-861f-10b7992d8090

 

INE – Informe de actividad, empleo y desempleo Mayo 2020

http://www.ine.gub.uy/documents/10181/30865/ECH+Empleo+Mayo+2020/5527b23c-6b57-434d-9801-a92026943931

 

CEPAL – Enfrentar los efectos cada vez mayores del COVID-19 para una reactivación con igualdad: nuevas proyecciones

https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/45782/1/S2000471_es.pdf