La lucha no cesará

Anoche, nuevamente, el movimiento popular uruguayo salió a la calle y al hacerlo colocó con miles en el debate público, la perspectiva alternativa a la del poder.

Una vez más quedó demostrado, en la práctica, que es el terreno principal donde se dirime la disputa por la hegemonía, que la construcción de unidad, de propuestas, la organización y la movilización, son dimensiones dialécticas que posibilitan la lucha y la potencian.

Mientras el poder empresarial, financiero, agropecuario, de los medios de comunicación, que ha recuperado con este gobierno la administración del Estado, continúa su ofensiva restauradora en todos los planos, la respuesta popular se sigue construyendo con niveles crecientes de unidad y en la calle.

Está muy claro que aún no alcanza con el nivel de acumulación de fuerzas construido. Para decirlo con más claridad y en otras palabras: todavía no tenemos el tamaño de pueblo organizado necesario para enfrentar la restauración conservadora y retomar la ofensiva social y política. Pero el de anoche es el camino para construirlo.

Lo hemos dicho y lo reiteramos: La Intersocial es la principal construcción de unidad de pueblo de este período. El principal avance contra-hegemónico. Aún insuficiente, pero de enormes perspectivas.

Tiene antecedentes históricos múltiples, se parece a ellos, pero es distinta. Por ahora es un espacio de confluencia unitaria de más de 60 organizaciones. Están las clásicas y más importantes herramientas del movimiento popular: el PIT-CNT, ONAJPU, la FEUU, FUCVAM. Pero también nuevas construcciones de la lucha popular como la Intersocial Feminista, la Red de Amigos de la Tierra, los sectores de la cultura y el arte, las ollas populares, organizaciones del movimiento de la diversidad sexual, colectivos que se nuclean para enfrentar la violencia, organizaciones barriales y también expresiones de nucleamientos deportivos. A eso, que no es poco, hay que agregarle las y los feriantes, organizaciones de pequeños y medianos productores y comerciantes.

Empezó con una presencia metropolitana, pero el 30 de julio demostró que ya tiene dimensión nacional. En los 19 departamentos hay alguna expresión de la Intersocial.

En estos meses ha dejado clara también su capacidad de propuesta, con su plataforma de 12 puntos levantada en marzo apenas instalada la Emergencia Sanitaria y reafirmada el 30 de julio con miles en la calle, en todo el país. En ella destacan el fundamentado reclamo de una renta básica, o ingreso transitorio, para los sectores de nuestro pueblo más golpeados por la crisis. Medidas de defensa del empleo, que incluyen el reclamo de apoyos a las pequeñas y medianas empresas, pero con la contrapartida de que se mantengan los puestos de trabajo. La suspensión de desalojos, de cortes de servicios públicos, el combate a la especulación y el control de precios.

Anoche dijeron fuerte y claro que sobre esas propuestas, que maduramente consideran abiertas a la discusión, hechas públicas en marzo y entregadas al presidente de la República el 30 de Julio, no han tenido una sola respuesta. Nada.

Anoche le reclamaron al gobierno que responda. Lo expresaron con mucha claridad: “Seguimos sin poder ver indiferentes que ante estas situaciones que día a día generan dolor, incertidumbre, desesperación en miles de familias uruguayas, el Estado no construya respuestas globales que las amparen”.

Reafirmaron su compromiso con la defensa de la democracia y el reclamo de Verdad y Justicia.

Expresaron el apoyo al desafuero de Guido Manini Ríos y dijeron con claridad: “Tenemos la responsabilidad histórica como sociedad de erradicar de nuestra democracia los mecanismos que amparan la impunidad. No es posible edificar una democracia sobre la base de la mentira, el engaño, el ocultamiento”.

Ratificaron su rechazo a la Ley de Urgente Consideración y a un Presupuesto que refleja “una profunda falta de sensibilidad social”. “La estructura del presupuesto que presenta el Poder Ejecutivo no contempla la situación extraordinaria que vive nuestro país y el mundo”, precisaron.

Pero fueron más allá de la caracterización, asumieron las insuficiencias y plantearon un camino para superarlas: “Estamos convencidos y convencidas que a la gran ofensiva neoliberal hay que oponerle un gran Frente Social. Será un largo camino de maduración pero seguros que no existe otra forma de lucha que la unidad para la acción, con un plan de movilizaciones que no cesará hasta conquistar nuestros justos reclamos”.

Por si no quedaba bien claro, advirtieron, una vez más: “No vamos a esperar de brazos cruzados respuestas”.

Por eso, las 60 organizaciones que conforman la Intersocial convocaron al paro general de 24 horas del PIT-CNT de este 17 de setiembre, al que también adhirió el Sindicato Médico del Uruguay.

La perspectiva es de unidad y lucha.