Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Problemas en el paraíso

Talvi se adelantó e hizo efectiva su renuncia, primer cambio en el gabinete a tres meses de asumir.
0
266

Por Fabricio Mato

Este miércoles el canciller Ernesto Talvi hizo pública su carta de renuncia; a poco más de 100 días de asumir, se va el primer integrante del gabinete, nada menos que el líder mayoritario del segundo partido de la coalición de derecha.

Talvi hizo pública este miércoles su carta de renuncia oficial al cargo. «Tal como se lo manifesté oportunamente, mi intención era seguir en la Cancillería hasta fin de año durante la Presidencia Pro Témpore del Uruguay en el Mercosur para concretar los acuerdos Mercosur-Unión Europea y Mercosur-EFTA para los cuales la Cancillería ha trabajado intensamente, y retomar las negociaciones con Canadá. Singapur y Corea», indica en su carta dirigida al presidente Luis Lacalle Pou.

«Comprendo, sin embargo, que los tiempos en el gabinete los marca el presidente de la República. Le presento entonces mi renuncia al cargo. Nada más lejos de mi intención que ser un obstáculo en su deseo de nombrar al Ministro de Relaciones Exteriores que considere más apropiado para acompañar su gestión», indica, haciendo referencia a que Lacalle Pou ya decidió su sucesor, Francisco Bustillo.

«Ha sido un privilegio servir a los ciudadanos del Uruguay desde la Cancillería en este tiempo en el que hubo que enfrentar desafíos sumamente complejos. Saludo a usted con consideración y estima», concluye.

La previa

La renuncia de Talvi fue como una serie con diferentes capítulos. El 10 de junio pasado se hizo público que Talvi iba a renunciar a la Cancillería. Como informara EL POPULAR todo venía manejándose en silencio, hasta que el periodista Gabriel Pereyra publicó en su cuenta de Twitter que Talvi redactaba la renuncia que se haría pública el jueves 12.

De inmediato dijo que Talvi lo llamó y le explicó que luego de una conversación con el presidente Lacalle Pou encontraron una fórmula que le permitirá seguir en el gobierno “un tiempo más”.

Al día siguiente en conferencia de prensa, tras reunirse con su sector, Ciudadanos, Talvi intentó bajarle decibeles a la crisis política e indicó: “Nosotros tuvimos una conversación con el presidente en la que analizamos los desafíos que se le plantean al país. Hablamos con el presidente la posibilidad de jugar un rol distinto en la coalición para liderar el equipo de Ciudadanos a nivel ejecutivo, técnico y legislativo y contribuir a las decisiones complejas que se nos vienen. No pusimos tiempos”.

Ante los señalamientos de diferencias en el Partido Colorado, como motivadores de su renuncia, Talvi indicó: “No hay diferencias políticas” dentro del Partido Colorado pero sí “un distanciamiento por formas muy distintas de entender, ver y sentir la política con Sanguinetti”.

Los motivos y el desenlace

Con los días los motivos del alejamiento de Talvi se fueron filtrando, estos son de variada índole: diferencias con el presidente Lacalle Pou sobre posicionamientos internacionales y designaciones de puestos claves del servicio exterior; discrepancias con planteos del Herrerismo y la agenda de gobierno, incluso en la Ley de Urgente Consideración; la interna del Partido Colorado con Julio María Sanguinetti y también una visión del sector Ciudadanos, y del propio Talvi, de que su incidencia en la realidad política era menor desde la Cancillería.

A pesar de todo ello, la intención de Talvi, como lo señaló en su carta era seguir en Cancillería hasta fin de año, pero la divulgación pública de que Lacalle Pou ya tenía un sucesor designado, Francisco Bustillo, y que incluso lo había convocado para que viaje desde España, donde es actualmente embajador a Uruguay, precipitó que se efectivizara la renuncia.

Talvi sintió que las diferencias con Lacalle Pou llegaban a tal nivel que no le permitían seguir en el gabinete. Incluso, según fuentes coloradas, se sintió golpeado políticamente y en lo personal.

En cuanto a las diferencias con el presidente Lacalle Pou, como también informara EL POPULAR, Talvi generó malestar en el gobierno cuando en una entrevista con El Observador se negó a calificar de dictadura a Venezuela. Dijo que él tenía su opinión “sobre el régimen venezolano” pero que como Canciller no le correspondía usar esa palabra con un país con el que se mantenían relaciones diplomáticas.

Eso motivó, incluso, una llamada del presidente Lacalle Pou en la que manifestó su descontento con la postura de Talvi.

Cabe recordar que Talvi anunció la retirada de Uruguay de UNASUR, su reincorporación al TIAR y la votación a favor de Luis Almagro en la OEA. Pero parece que con respecto a Venezuela la coincidencia con EEUU debe ser absoluta, para Lacalle Pou y el Herrerismo.

Pero esas no fueron las únicas diferencias con Lacalle Pou. En el plano de la política exterior hubo varios cortocircuitos, por ejemplo, las designaciones de algunos embajadores, en particular en Argentina y el Vaticano, Talvi tenia sus nombres pero estos fueron desechados para imponer figuras del Herrerismo y cercanas a Lacalle Pou.

Talvi también tuvo diferencias en el contenido de la LUC, en particular con lo referido a la desmonopolización de la refinación y la importación de combustible de ANCAP, lo que le valió cruces más o menos públicos con figuras del Herrerismo y también de la derecha colorada, sobre todo Pedro Bordaberry.

La última manifestación pública de estos matices, nada menores, se dio el 27 de junio, mientras Lacalle Pou guardó silencio sobre el aniversario del golpe de Estado, Talvi se expresó condenándolo.

También pesó en la decisión de Talvi de dejar la Cancillería la necesidad de recuperar peso en la escena nacional y dentro de su propio partido.

Julio María Sanguinetti, que perdió con Talvi la interna colorada, tiene posiciones claves en el gobierno y tiene la secretaria general del Partido Colorado. Los cruces con Sanguinetti han sido varios; Talvi se opuso a designar a su hijo, Julio Luis, como director de UTE, lo que le valió insultos y amenazas de este. En esa misma entrevista en la que habló de Venezuela, Talvi dijo que no volvería a dar su apoyo para que Sanguinetti fuera el secretario general colorado.

El sustituto

Como señalamos más arriba el desencadenante de la concreción adelantada de la renuncia de Talvi fue la difusión pública del nombre de su sucesor y de que este había sido convocado a regresar al país.

El nuevo ministro de Relaciones Exteriores será Francisco Bustillo, y varios medios de comunicación, Búsqueda, Montevideo Portal y Radio Montecarlo entre ellos, informaron que vendrá a nuestro país en los próximos días y adelantaron que venía para asumir el cargo.

Bustillo es definido como “hombre de confianza” del presidente Luis Lacalle Pou y actualmente se desempeña como embajador de Uruguay en España. Es un diplomático de carrera y fue designado en ese destino diplomático por Tabaré Vázquez. Anteriormente fue embajador en Argentina durante la presidencia de José Mujica.

Notas relacionadas:

Comentarios cerrados.