Actos en conmemoración por los 80 años de la ruptura del sitio de Leningrado

La ciudad rusa de San Petesburgo, anteriormente llamada Leningrado conmemoró el aniversario 80 de la ruptura del cerco impuesto a la ciudad por las tropas nazis y que dio un vuelco radical al curso de la llamada Gran Guerra Patria.

Los homenajes incluyeron, relata Prensa Latina (PL) “una peregrinación y luego el depósito de ofrendas florales en el Cementerio Memorial Piskarevskoye, donde reposan los resto de 420 mil ciudadanos y mártires de esta hazaña”.

Este fue el evento central conmemorativo y en el mismo participaron, además de autoridades rusas y pueblo en general, los embajadores de Cuba y Bolivia en Rusia, Julio Garmendía y María Luisa Ramos, respectivamente.

Con anterioridad, el gobernador local Alexánder Beglov manifestó que diversas fueron las iniciativas para honrar la memoria de los leningradenses y defensores de la ciudad.

“Conmemoramos el avance y el levantamiento del sitio de Leningrado en un momento difícil para el país”, afirmó el gobernador local Alexánder Beglov en alusión a los casi dos años de operación militar especial rusa en Ucrania.

El “sitio de Leningrado”, recuerda la agencia de prensa, es reconocido por los historiadores como “una de las páginas más trágicas de la historia del país”.

Durante 872 días, desde el 8 de septiembre de 1941 al 27 de enero de 1944, sus habitantes y el Ejército Rojo ofrecieron una tenaz resistencia a los embates fascistas que costó la vida de alrededor de 1,2 millones de personas.

En los casi tres años que duró el sitio, la ciudad fue bombardeada 173 y las alarmas antiaéreas sonaron 649 veces en sus calles.

La entrad de las tropas nazis a la región de Leningrado se produjo en julio de 1941 y a pesar de la resistencia del Ejército Rojo, los alemanes continuaron “estrechando el perímetro alrededor de la ciudad y el 2 de septiembre cortaron la última vía de ferrocarril que unía a la urbe con el resto del país”.

La zona fue cercada inmediatamente al punto que solo quedaron dos únicas vías de comunicación con el exterior: el aire y el lago Ládoga.

Tras cuatro intentos fallidos, las tropas soviéticas lograron romper el bloqueo en enero de 1943, en el curso de la llamada operación Iskra.

En la mañana del 12 de enero el alto mando de las fuerzas soviéticas ordenaron la ofensiva contra las tropas nazis.

Una semana después, el 18 de enero de 1943 se rompió el sitio y la ofensiva soviética consiguió la liberación de la ciudad de Schlisselburg, creando así “una brecha en el anillo de asedio” que permitió se restablecieran las comunicaciones por vía terrestre.

El sitio a la heroíca ciudad, recuerda PL, “no se levantó por completo hasta el 27 de enero de 1944” y “su ruptura sigue siendo para los rusos uno de los acontecimientos más significativos de la Gran Guerra Patria”.

Compartí este artículo
Temas