“Buscan presionar a la justicia”

Por Gabriel Mazzarovich

El diputado Gerardo Núñez fue entrevistado por EL POPULAR en radio y rechazó las declaraciones del ministro de Defensa, Javier García, sobre el procesamiento del soldado que asesinó a Nelson Berreta por la espalda en 1972, mientras este (miembro del MLN) intentaba escaparse corriendo esposado.

“Son declaraciones graves porque lo que está promoviendo es que la Justicia no avance, ni procese a los responsables de delitos de lesa humanidad. Lo preocupante es que haya presión del Poder Ejecutivo sobre el Poder Judicial y eso no lo podemos permitir, tenemos que apuntalar la separación de poderes”, afirmó el legislador de Unidad para los Cambios, la 1001 y el Frente Amplio.

“No voy a cargar ninguna mala intención al ministro de Defensa, ni a decir que está en contra de los Derechos Humanos, pero me tengo que ajustar a sus declaraciones, que son preocupantes y contradictorias: por un lado anuncia que van a continuar con la búsqueda de los desaparecidos y terminar con la impunidad y por otro lado hacen este tipo de declaraciones que coloca presión sobre la Justicia”, advirtió el legislador, presidente de la Comisión de Defensa de Diputados.

“Ya el Observatorio Luz Ibarburu planteaba hace pocos días que hay más de 50 pedidos de prisión que no se han resuelto, una porción que está detenida y no avanza. En este marco estas presiones, lejos de hacerla avanzar, genera dificultades y eso es realmente muy preocupante”, añadió.

“Está más que claro que los delitos de lesa humanidad no prescriben. Sin embargo lo que plantea Lozano, lo que plantea Manini, lo que planteó recientemente Domenech, donde señala la necesidad de una amnistía para todos, son señales inequívocas”, indicó Núñez.

“Acá no hay declaraciones aisladas, sino un posicionamiento claro de la coalición de derecha, que busca colocar presión en la Justicia para que esta no procese a aquellos responsables de haber cometido delitos contra la humanidad. No lo vamos a permitir, vamos a dar la lucha para que esto no suceda”, indicó.

“Por eso compartimos la declaración del Frente Amplio, donde plantea que se va a recurrir a todos los mecanismos para lograr la rectificación del ministro. Hoy (por el martes) en la bancada del FA vamos a plantear el tema. Está previsto una sesión extraordinaria en la Cámara de Diputados y por eso debe haber una expresión clara del Poder Legislativo en contra de estas declaraciones”, aclaró.

“Siempre hemos dicho que la Verdad y la Justicia van de la mano y la construcción de la memoria es vital. Son cosas preocupantes y graves porque además tienen su efecto hoy, en las iniciativas, en los avances judiciales. Por lo tanto, hay que dejarlo claro, lo que pasó en el 72 fue un homicidio”, agregó.

“Berreta iba esposado, el teniente Velasco ordenó los disparos. Se hicieron siete disparos, dos impactaron y le causaron la muerte. El uso de la fuerza desmedida no está bien y la obediencia debida tampoco, así aparece muy claramente definido en los juicios de Nuremberg. Si recibe una orden en contra los derechos humanos puede negarse a cumplirla”, añadió.

Consultado sobre las afirmaciones de García en torno a las implicancias de esta sentencia en el presente y en el futuro, sobre militares y policías que tengan que disparar hoy, indicó: “Son argumentos falaces, de medias verdades y mentiras. Se intenta sembrar esa idea de que los policías y militares están desprotegidos, sin embargo hoy eso está establecido en la ley orgánica policial y en la militar. Preocupa mucho que autoridades tan importantes estén planteando estas cosas en un escenario de impunidad para hoy y para el futuro”, explicó el legislador.

“Hoy ya está establecido que el uso de las armas es proporcional al riesgo y claramente se puede utilizar un arma para repeler una agresión. Ahora, ¿alguien puede pensar que esta persona que se escapaba en el 72, esposado con las manos atrás, representaba en esa situación un peligro para la seguridad de esos militares, para la seguridad de la población?”, se pregunta Núñez.

“Claramente que no, se podría haber optado por otra opción, se hicieron nueve disparos porque el teniente Velasco dio la orden. ¿Dónde está la racionalidad en el uso de la fuerza? ¿Dónde está la proporcionalidad que lo impacta con una subametralladora causándole la muerte? ¿Ese es el mensaje que quiere dar en este Uruguay que necesitamos construir desde el punto de vista democrático?”, sostuvo.

“Nadie está diciendo que no se tenga que reprimir, ni usar la fuerza cuando se tenga que usar, pero se están dando mensajes: por un lado de ataque al Poder Judicial, para empantanar aún más las causas de violaciones de los derechos humanos. Pero, al mismo tiempo, si esto lo atamos al mensaje que se quiere dar en la Ley de Urgente Consideración (LUC), entonces lo que está en el fondo es el gatillo fácil, la represión a diestra y siniestra. A todo eso nos vamos a oponer, porque no es el Uruguay que precisamos, ni el que queremos. Queremos un Uruguay democrático, donde haya posibilidades de desarrollo para todos y no haya una pena de muerte implícita, sin que esté en la ley, sin que esté en el marco jurídico una pena de muerte explícita, que queda a consideración del personal que está en situación de utilizar la fuerza y las armas. De ninguna manera lo podemos dejar pasar, por eso fue muy acertada y rápida la respuesta del Frente Amplio de manera clara y contundente”, agregó.

“Además están las acciones que tomaremos a nivel parlamentario, para que esto no quede como una anécdota más. La impunidad es parte integral del proyecto conservador, es un modelo neoliberal que quiere arrancar las conquistas o sea que la crisis la paguen los trabajadores, los pequeños empresarios, los jubilados y los pensionistas. Ese modelo necesita impunidad, para los que cometieron delitos de lesa humanidad en el pasado, pero también impunidad para aquellos malos empresarios que no cumplen con las normativas laborales, que exponen a sus trabajadores por ejemplo a la utilización de determinados agro-tóxicos”, indicó.

“Eso también es parte de la impunidad y del proyecto que quieren imponer en Uruguay: por eso las demostraciones que hubo en Uruguay del 1° de Mayo con las caravanas, o el 20 de Mayo donde recordamos a nuestros compañeros desaparecidos, el paro de la semana pasada. Todo eso nos da la pauta que el gobierno tiene su agenda de restauración de la derecha, pero nos deja claro que en el campo popular las organizaciones sociales, y con ellas una gran parte de nuestra fuerza política y nuestro partido, daremos la pelea para que Uruguay no retroceda”.