Docentes: El presupuesto implica un claro retroceso para la enseñanza

"¿Si no escuchan a los maestros, a los funcionarios, si no escuchan a la educación pública, a quién van a escuchar los legisladores y el gobierno?".
0
121

La pregunta de la secretaria general de la FUM-TEP, Elbia Pereira, fue casi una síntesis del pensamiento y reclamo de miles de personas, trabajadores y trabajadoras en actividad, maestras y docentes jubiladas, niños y niñas que acompañaban a sus familiares, educadores y educadoras que ocuparon cargos de responsabilidad y tuvieron un rol clave en las políticas públicas de la enseñanza y que se acercaron hasta el Palacio Legislativo en una fría noche de vigilia presupuestal.

Según informó Elbia Pereira, hubo distintas movilizaciones en defensa de le educación pública en todo el país. Es que la premisa quedó evidenciada en una frase contundente Fernando Pereira, presidente del PIT-CNT y miembro del Secretariado Ejecutivo de la FUM-TEP: “si hay recortes, habrá lucha”.

Lo que inicialmente fue pensado como una intervención de los sindicatos de la educación en el entorno del Palacio Legislativo, se transformó en una multitudinaria manifestación de rechazo a los recortes presupuestales a la enseñanza pública, con miles de participantes de todos los sindicatos de la educación.

La Federación Uruguaya de Magisterio – Trabajadores de Educación Primaria (FUM-TEP) invitó a quienes participaran de la concentración a concurrir con túnicas y uniformes de trabajo en señal de defensa de la educación pública, ante la presentación del Presupuesto por parte del Poder Ejecutivo.

“Para que la escuela pública siga siendo pública, gratuita, laica y obligatoria”, fue la consigna central que movilizó a miles de personas que concurrieron al Parlamento respetando las medidas de cuidados sanitarios, en reclamo de un Presupuesto acorde a las necesidades del sistema educativo, “nunca inferior” al 6% + 1% del PBI para la ANEP y la UdelaR.

Las pancartas y carteles fueron elocuentes y directamente dirigidos tanto a legisladores como al propio gobierno nacional.

“Se escucha, se escucha, la educación en lucha”, “no queremos discursos para la televisión, queremos presupuesto para la educación”, “a ver, a ver, señor Presidente, si usted puede vivir, con el sueldo de un docente, indecente”, “se siente, se siente, la educación presente”, fueron algunos de los cánticos de la multitud.

La movilización rodeó el Palacio Legislativo, cruzó y se mantuvo unos minutos frente al ingreso del edificio anexo, y posteriormente pasó de largo frente al vallado de la escalinata principal para culminar la intervención en la puerta que da frente a la Plaza 1° de mayo, casi de manera simultánea que estaba previsto el ingreso del Presupuesto a la Asamblea General.

Como se recordará, la FUM-TEP se declaró en conflicto cuando se conoció que por primera vez en quince años se elaboró un Presupuesto “donde se nos ofrece rebaja salarial, cercenamiento de derechos, recortes de programas educativos y en los comedores escolares, además con anuncios de políticas educativas sin la participación del magisterio”.

La movilización de este lunes tuvo como otro de los ejes centrales el cuestionamiento a la ley 19889 (LUC). Los sindicatos de la educación, en concordancia con la postura del PIT-CNT y la Intersocial, han planteado su rechazo frontal a la LUC. Para la FUM-TEP, su aprobación “constituye una afrenta a la tradición autonómica de la educación uruguaya, un retroceso en el gobierno de Educación Primaria, disolviendo el CEIP -que tiene una tradición de más de cien años-, restringe la participación de docentes, estudiantes y la sociedad, y constituye una amenaza de avance de la educación privada al desmantelar el Sistema Nacional de Educación Pública”.

FENAPES: “Profundo retroceso”

Entre carteles, saludos y charlas con distintos militantes, el secretario general de FeNaPES, José Olivera, dijo que la movilización de los sindicatos de la enseñanza se desarrolla en el marco de un “profundo proceso de retroceso de la calidad democrática”. En este sentido, recordó que el proceso de discusión parlamentaria de la LUC “no tuvo margen ni espacio para que las organizaciones sociales pudieran expresar claramente su posicionamiento sobre los más de 500 artículos. Lo que hubo fue un simulacro de participación en las comisiones, tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados, donde la mayoría parlamentaria -que actuó con ‘mano de yeso’- acordó entre sí excluyendo de la discusión a cualquier otro actor social y cualquier planteo de otro punto de vista con respecto a la norma”. Para Olivera, con la ley de Presupuesto “ocurre algo similar”. En relación al ajuste del gasto, dijo que la actitud del Poder Ejecutivo “va a implicar un retroceso de las políticas educativas”.

Otro de los aspectos que la Federación considera imprescindible enfrentar es el proceso de privatización de la educación pública. “Yo creo que es tan clave que tanto la LUC, como los lineamientos estratégicos generales que hoy están contenidos en la propuesta del CODICEN y ANEP, (siguen) el mandato expreso de organizaciones como la OCDE, el Banco Mundial, el BID.

Para aquellos que dicen que somos ‘cipayos’ por reclamar el cumplimiento de los organismos internacionales en materia de DDHH, hay que recordarles que aquí se ha hecho una copia fiel de esas recomendaciones o exigencias que han establecido estos organismos en materia educativa, por lo tanto, el proceso de privatización y mercantilización en Uruguay tiene también una avanzada importante en el Presupuesto que hoy ingresa al Parlamento”, concluyó.

Fuente: PIT-CNT