Intolerancia sionista contra actrices, artistas, escritores y académicos

Por sus posiciones con respecto a las acciones militares de Israel contra los palestinos en la Franja de Gaza y la Cisjordania ocupada dos importantes actrices de Hollywood fueron represaliadas en lo que se considera un acto típico de los tiempos del macartismo de los años 50.

La medida tuvo como objeto a la conocida actriz Susan Sarandon y a Melissa Barrera.

Sarandon, es mundialmente conocida por su participación en el film ganador de un Oscar, Pena de Muerte 1995), así como por el rol que protagonizó en Thelma & Louise (1991).

La actriz fue expulsada de la agencia de representación de artistas UTA luego de “participar de una movilización propalestina en Nueva York”, informó el medio de prensa KaosenlaRed.

En el caso de la actriz Melissa Barrera, se supo que fue despedida del film Scream VII al realizar “una publicación en Instagram en la que señala que está en desarrollo un genocidio y limpieza étnica contra el pueblo palestino”.

Al despedir a Barrera, la productora Spyglass justificó su accionar señalando que no serían tolerantes con “el antisemitismo o la incitación al odio”.

Más allá de esta afirmación de la productora, no hubo en la publicación de la actriz mexicana ningún comentario antisemita, limitándose exclusivamente a denunciar lo que está ocurriendo en la Franja de Gaza.

Ambas acciones han sido consideradas como una campaña sionista que ha tomado como blanco no solo al mundo del cine y la música sino también al de las letras.

En ese sentido el portal de noticias recordó que durante la Feria del Libro de Frankfurt, inaugurada “pocos días después de la incursión de Hamas en territorio israelí y del comienzo de los bombardeos israelíes”, fue suspendida “la entrega de una distinción a la escritora palestina Adania Shibli por su libro Un detalle menor”, donde se relata “una violación y asesinato cometido por soldados israelíes en 1949, una historia basada en hechos reales”.

La decisión de censurar la presentación de la escritora palestina fue repudiada en una carta por cerca de 600 autores, entre los que se incluyen a los Nobel de Literatura Abdulrazak Gurnah y Olga Tokarczuk.

Ese clima, calificado como de “intolerancia” promovido por el sionismo alcanzó también al filósofo Slavoj Zizek quien “fue interrumpido y abucheado durante su discurso en Frankfurt por algunas referencias al conflicto palestino, pese a que había aclarado al comienzo de su alocución que defendía el derecho de Israel a defenderse”.

Compartí este artículo
Temas