Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Símbolo de lucha contra el imperio

0
196

Roland Rojas, será recordado por ser uno de los jóvenes comunistas que le pudo gritar en la cara al canciller de los EEUU y salivarlo, en nombre de los pueblos que luchaban por su liberación. Esta foto recorrió el mundo y todavía sigue siendo un símbolo en la lucha antimperialista. Roland, nace en La Teja, Montevideo, en el año 1947.

En 1965 visita el Uruguay, Dean Rusk secretario de Estado, de Estados Unidos, del gobierno de Jhonson. Era el tiempo de la guerra de Vietnam.

Se iba a producir un hecho que recorrería el mundo como noticia y como fotografía, de una actitud asumida por un joven Roland Rojas, que entonces tenía 18 años, estudiante en la Escuela Industrial, militante de la UJC del Partido Comunista de Uruguay, que a pesar del cerco de seguridad que rodeaba a Rusk, le echa tremendo escupitajo en el rostro del yanqui, en plena Plaza Independencia.

Esta foto recorrió el mundo y está en las páginas de la historia de la resistencia de nuestro país, como un símbolo de la dignidad.

El secretario de Estado Dean Rusk venía al Uruguay a organizar una fuerza militar conjunta entre todos los ejércitos de América y que tenía el poder de intervenir en países que pudieran tener una orientación futura contra los intereses yanquis en la región, pero especialmente esa fuerza militar conjunta era para armarlos contra Cuba.

La pregunta que se hacían todos era ¿cómo pudo Roland llegar tan cerca de Dean Rusk? Roland Rojas respondía humildemente: “Yo pasé por ahí y vi que estaba él porque había sido promocionado por la prensa, en los diarios y las radios y él estaba allí. Había gente curiosa mirando y justo venía él con su guardia personal, no sé si eran agentes del FBI o su guardia y en el momento yo digo yo tengo que hacerle algo a este, no puede ser que se la lleve así.

Porque estaban muy conmovidos por la guerra de Vietnam, esa guerra espantosa que el imperialismo había llevado a esas tierras y un pueblo maravilloso. Y también por Cuba porque siempre fue el ejemplo, y esa fuerza interamericana apuntaba hacia Cuba, donde ellos habían fracasado en su intervención y querían crear un ejército y este era el organizador de esa máquina de intervención.

Yo dije que no se la iba a llevar y en aquella Plaza Independencia, el monumento estaba en el centro y estaba rodeado de policías. Yo atravesé la primera fila… empujé a los milicos.

Había un semicírculo y él estaba adentro del semicírculo con los agentes del FBI, la guardia personal de él. Y no le dio tiempo a la policía, porque se sorprendieron. Estaban uno junto a otro como una herradura. La policía de acá y adentro estaba la guardia personal y los agentes del FBI que se sorprendieron.

Hasta ahí fue bárbaro y yo le dije en nombre de Vietnam y Cuba y le iba a decir de Artigas, pero no me dieron tiempo. porque se me tiraron todos arriba y se peleaban entre ellos a ver quién me pegaba más. Después ahí no sé, perdí el conocimiento y toda una historia que viene de deambular por las Comisarías».

El único caso en el mundo que acertó en escupir el rostro al representante del imperio Dean Rusk, en 1965 en la Plaza Independencia de Montevideo.

En aquella oportunidad decenas de agentes de la seguridad se peleaban para agredir a Rojas. Fue así que le desprendieron la retina y tuvo que ser operado, Roland sufrió en carne propia el ejemplo, que le había dado a los demás jóvenes y a todo el pueblo uruguayo. La paliza que recibió fue descomunal. Le fue difícil encontrar trabajo. Pero cuando llega el golpe de Estado cívico militar fascista, en junio de de 1973, nuevamente, con la represión a los comunistas, se encarniza en él.

La foto recorrió el mundo, fue registrada por la revista Life de los Estados Unidos. El 7 de agosto de 2017 fallece Roland Rojas, a los 70 años, en Montevideo.

Comentarios cerrados.