El proyecto de Ley de Medios no tiene quién lo defienda

El diputado del FA, Tinaglini, rechazó la negativa del ministro de Industria y de la URSEC a concurrir a la Comisión a discutir la Ley de Medios.
0
70

Presidencia de la República está presionando al Parlamento para que el proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisuales se apruebe si o si antes de fin de año. El Frente Amplio rechazó esta pretensión y reclamó un debate serio.

Esta presión ha generado malestar en la coalición de derecha, sobre todo en el sector Ciudadanos del Partido Colorado y en Cabildo Abierto. El Frente Amplio que rechaza el proyecto de ley que deroga la ley vigente de comunicación audiovisual denunció estas presiones y condenó la negativa del ministro de Industria y la URSEC a concurrir a la Comisión a debatir.
Como si todo esto fuera poco, el directorio de ANTEL, que recién concurrió esta semana a la Comisión presentó una propuesta de modificación al polémico artículo 48 que obliga a ANTEL a poner a disposición de su competencia su infraestructura de fibra óptica.
El diputado Gabriel Tinaglini, del MPP y el Frente Amplio, por Rocha, es uno de los tres representantes de la oposición en la Comisión de Industria de la Cámara de Diputados donde se está discutiendo el proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual propuesto por el Poder Ejecutivo.
En diálogo con EL POPULAR analizó el trabajo de la Comisión, los principales aportes y cuestionamientos y fue contundente al afirmar que “este proyecto de ley no tiene quien lo defienda con argumentos serios”.

-El Poder Ejecutivo presentó en abril un proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisuales, que deroga la Ley aprobada en los gobiernos del Frente Amplio. En medio de la pandemia, la LUC y el Presupuesto, la discusión recién se había abierto y ahora hay una intención de presidencia de la República de aprobarlo antes de fin de año. ¿Qué opinión le merece esta intención?

Vale la pena recordar que esta es la tercera ley más importante presentada por este gobierno de coalición, estuvo la Ley de Urgente Consideración, la ley de Presupuesto y está la Ley de Medios, que efectivamente deroga la ley actualmente vigente. Fundamentalmente está impulsada por el Herrerismo que dijo en la campaña que la ley actual había que derogarla porque no reunía las características acordes a los avances tecnológicos en el país y en el mundo. Afirmaron que era una ley represiva, que limitaba y no permitía el desarrollo de los medios a nivel nacional. Fue con esos argumentos, absolutamente falsos, que se planteó la entrada de este proyecto de ley. Fue al mismo tiempo que entró la Ley de Urgente Consideración. En la discusión de la LUC se define sacar los dos artículos que tenían que ver más centralmente con ANTEL y por eso adquiere especial relevancia el artículo 48 que está en este proyecto de ley de medios sobre ANTEL, el único en toda la ley, que tiene 90 artículos, que habla de telecomunicaciones. Digo porque ese argumento de que la Ley actual no estaba acorde con los avances tecnológicos no se refleja en el proyecto de ley que estamos discutiendo, no hay nada sobre eso, salvo el artículo que se refiere a ANTEL.
Ese es un aspecto central de este proyecto de ley. Hay que destacar la coherencia que ha tenido el gobierno en estas tres leyes a las que hacía referencia, achicar el Estado, castigar a los entes públicos, con dos mecanismos: atarlos con el Presupuesto, disminuyendo su capacidad de inversión, y también la privatización de algunos aspectos.
Y el artículo 48 del proyecto de Ley que estamos discutiendo implica la entrega de esa herramienta fundamental que tiene ANTEL, que nos enorgullece a todos los uruguayos, que es el acceso a internet, que está en uno de los primeros lugares del mundo., el acceso de la fibra óptica a los hogares, que está en un 84%.
Ese es un elemento muy codiciado por las empresas privadas, sobre todo por los cable operadores de Montevideo. Ahí está el debate más que nada.
La Comisión de Industria comenzó a trabajar, en medio de las discusiones de la LUC y el Presupuesto que requirieron mucho trabajo y tiempo, con los tiempos que implica toda ley, con responsabilidad, con profundidad. Intentamos contar con todas las opiniones, de todos los que se vean afectados y también los que se ven favorecidos. Hemos recibido varias delegaciones.
Pero nos vimos sorprendidos hace unos 15 días atrás, cuando ya se había votado la LUC, ya el Presupuesto tenía media sanción y venían por esta Ley, y el gobierno la quiere sacar antes de fin de año.
Ahí es donde el Herrerismo, más que nada, ejerce presión sobre la Comisión para que esta ley se vote, no solo en la propia Comisión, sino en el Pleno de la Cámara de Diputados, para pasarla de inmediato al Senado.
Y esto no es porque si, no es un antojo. Esto nos hace pensar que el gobierno hoy por hoy tiene un cerco mediático a favor importante, lo ha tenido también en la campaña electoral, y eso no es gratis, eso se paga.
¿Cómo se paga?, justamente si se analiza este proyecto de ley, si se analiza artículo por artículo es un modelo de negocios que está armado para unos pocos, los cuales tienen intereses importantísimos económicos y esos son los que están ejerciendo presión sobre el gobierno. La repercusión se ve en la Comisión.
Esto ha generado algunos choques, por llamarlos de alguna manera, diferencias internas en la coalición, varios diputados de la coalición, incluso el presidente de la Comisión, que es de Cabildo Abierto, no está nada conforme con esa presión, con esa exigencia de acelerar un trabajo que se venía haciendo de forma bastante consensuada, discutido, analizado, y empiezan a surgir las diferencias.

-Usted colocaba ya como un elemento importante lo de ANTEL, pero ¿cuáles son los centros de los cuestionamientos del Frente Amplio a este proyecto de ley de 90 artículos?

Retomando lo que señalaba del artículo 48, decir que este proyecto de ley es totalmente privatizador, lo que se está favoreciendo son intereses del sector privado sobre el beneficio de lo que hoy está aportando ANTEL para todas y todos los uruguayos, no solo con la calidad de los servicios, sino con lo que implica el retorno a las arcas nacionales. Hay que valorar lo que significa ahora, en plena pandemia, el acceso a internet en los hogares. Entonces es un proyecto de ley privatizador.
También es un proyecto de ley totalmente concentrador, hoy, por la ley actual, un permisario puede tener hasta 3 medios, con esta nueva ley puede tener hasta 8. Si le sumamos a eso que si no llega a un 30% del paquete accionario de una empresa no se cuenta y por lo tanto puede tener empresas en forma ilimitada. Eso es totalmente concentrador, monopólico.
Y también abre la posibilidad de extranjerización, esto es un modelo de negocios y acá hay alguien que quiere comprar y alguien que quiere vender, sobre todo a nivel de los cable operadores de Montevideo, de las tres empresas más importantes.
¿Qué significa este tema de la extranjerización? A estas empresas les aumenta el valor de comercialización poder acceder al brindar servicio de fibra óptica. Se obliga a ANTEL a poner su infraestructura al servicio de los privados.
Además ya hay convenios de ANTEL en el interior con operadores de cable, de mutuo acuerdo y en los que ambos se benefician.
Pero con este proyecto de ley se obliga a ANTEL a negociar con sus competidores.
Es increíble estoy obligando a quien hizo la inversión a que le de ese valor agregado a quien va a competir duro con él.
También se pierde transparencia, las garantías de cómo se otorgan las licencias, los controles de la sociedad que permite la Ley que está vigente. Sacan todos los espacios de participación social porque dicen que son inoperantes. Por ejemplo la CHASCA, una Comisión asesora honoraria, de gran participación. Todo eso se saca y se concentra el poder de decisión en la URSEC y en el Poder Ejecutivo.
Y otro elemento nada menor es el retroceso en los derechos de las personas antes los medios de comunicación, se limita el lenguaje de señas solo a los informativos. También se quita el derecho de objeción de conciencia de los periodistas, cuando consideran que una nota que hicieron debido a la edición del medio no lo refleja, el derecho a que no se use su nombre. Se recorta un derecho de los trabajadores tanto en el sector público como en el privado.

-En la Comisión de Industria se han recibido varias delegaciones, la mayoría planteadas por el Frente Amplio, ¿qué aspectos destacaría de los planteos que realizaron en la Comisión?

Como dije antes en el medio del tratamiento de la LUC y del Presupuesto, se venía trabajando en este proyecto de ley en un ritmo determinado, habíamos recibido unas 17 delegaciones, hasta el momento en que surgen estas presiones, sobre todo hacia el presidente de la Comisión. Ahí nos comunican que querían votar el proyecto de ley la semana pasada, nos quedaban más de 20 delegaciones sin poder recibir.
Todas tenían derecho a expresarse y eran muy importantes, y algunas eran muy relevantes, no solo para opinar, sino para proporcionar información, para poder evaluar con seriedad temas de esta importancia. Entonces el Frente Amplio envía una lista con un orden de prioridades.
Ahí entro en un tema que no es directamente de la pregunta, pero que es muy relevante.
Para nosotros era muy importante que el ministro de Industria y Energía, Omar Paganini, volviera a comparecer a la Comisión, no solo porque se estila que el ministro que tiene competencia directa, vaya al principio a exponer y vuelva al final, sino para analizar los aportes, los cuestionamientos, las dudas, luego de que se reciben a todas las delegaciones. Por el mismo motivo era muy importante que volviera a ir la URSEC. Todo eso estaba pendiente.
El directorio de ANTEL no había comparecido en la Comisión. Y ya se quería votar, para mí es totalmente irresponsable esa actitud, totalmente arbitraria.
Bajaron la línea de que esto se vota tal cual está, les guste o no les guste.
Eso se logró parar, hasta cierto punto y el presidente de la Comisión habilitó a que concurrieran las delegaciones que planteó el Frente Amplio.
Entre las delegaciones que ya pasaron rescato algunos planteos de la CUTA, la asociación de los cable operadores del interior. Uno de los argumentos a favor de este proyecto de ley era que beneficiaba al interior y el artículo 48 especialmente le daba la oportunidad de ofrecer internet a los cable operadores del interior.
Lo que quedó claro el otro día, cuando participó la CUTA y le hicimos la pregunta expresa de que los beneficiaba si la fibra óptica se negociaba obligando a ANTEL o se seguía con la modalidad actual de convenios, la respuesta fue: a nosotros no nos va ni nos viene, si seguimos negociando como venimos con ANTEL para nosotros sería mejor, porque no abre la puerta a la extranjerización sino tampoco a los medios de Montevideo que es con quien se nos complica para negociar. Hoy nos tenemos ninguna limitante para desarrollarnos si seguimos negociando con ANTEL como estamos. Es decir queda rebatido el argumento de que este proyecto de ley beneficia a los cable operadores del interior, a quienes beneficia es a los tres grandes de Montevideo.
También se generó un debate interesante cuando participó la delegación de Canal 10. Se hizo una pregunta concreta sobre extranjerización, si se quería comercializar esto con empresas internacionales de gran porte, que están interesadas en intervenir en el mercado a nivel nacional. El director de Canal 10 dijo que sí, que era verdad, que había intereses de poder vender y alguien que quiere comprar, nos afirmó eso. Le preguntamos la fibra cuanto los valoriza y ahí la respuesta fue interesante, nos dijo: de parte nuestra no es que se quiera comercializar con lo que es la fibra óptica, eso creemos que es un capital de todos los uruguayos y no hay que venderlo, si se vende una empresa que se venda tal cual está.
Eso quedó en actas, que más allá de los intereses privados que se tengan, se dijo y quedó registrado.
Creo que esto demuestra el valor que tiene el debate y que se necesita tiempo, porque lo que ocurre es que cada artículo que se quiere corregir y sacar, va perdiendo sustento.
La frutilla de la torta fue el día que recibimos al Directorio de ANTEL que nos trae una modificación del artículo 48. Todos nos habíamos preparado para hacer preguntas sobre la redacción que viene en el proyecto de Ley. Y ahí plantean modificaciones. Las modificaciones no mueven la aguja sobre lo central, sobre el contenido real del artículo, pero más allá de eso está el hecho de traer una modificación. Allí el presidente de la Comisión, de Cabildo Abierto y el diputado colorado que está en la Comisión le dicen que eso no está consensuado en la coalición.
Acá nos queda el mensaje de que cada cual hace lo que se le canta y hay un grado importante de improvisación. Querían votar sin que fuera ANTEL y ANTEL cuando va propone una modificación a unos de los artículos más polémicos.
Es una gran debilidad y nos demuestra el grado de improvisación, esa aceleración que le quieren dar y que los hace cometer estos errores políticos, que son fuertes.
Por supuesto hay que destacar los aportes que realizaron la delegación de SUTEL y la de la Coalición por una Comunicación Democrática con cuestionamientos serios y muy fundamentados al proyecto de ley.

-Se conoció en estas horas que el ministro de Industria y la URSEC decidieron no responder a la convocatoria y no van a volver a ir a la Comisión. ¿Qué consideración le merece estas decisiones?

La verdad fue un tema que nos sorprendió en un momento pero cuando analizas toda la situación ves como viene la mano. El ministro no quiere venir, pero ANTEL plantea una modificación a un artículo central. Es increíble que no quieran venir. Porque lo que queremos es sacarnos dudas, plantear aportes que se hicieron. Entonces las dudas son cada vez más profundas. El presidente de ANTEL lo dijo, y creo que lo mismo le pasó al ministro de Industria, cuando asumieron se encontraron con esa ley. No la escribieron ellos, no fueron consultados y creo que en el fondo no están convencidos de la redacción que tiene este proyecto de ley. La propuesta de modificación que hace el directorio de ANTEL lo demuestra. Eso es el tema de fondo y no hay quien defienda realmente, con argumentos sólidos, este proyecto de ley, ni en el Ministerio, ni dentro de ANTEL.
Entonces dicen para que vamos a ir a la Comisión si no tenemos elementos para defender sólidamente todo esto.