“Hay que enfrentar toda la restauración conservadora”

Juan Castillo y la posición del PCU sobre la LUC, ante el gobierno y hacia las elecciones del 27 de setiembre.
0
134

Por Gabriel Mazzarovich

El secretario general del PCU, Juan Castillo, dialogó con EL POPULAR sobre como se posiciona esa fuerza política en torno a la LUC y toda la restauración conservadora. Castillo dijo: “¿Es posible juntar un amplio espectro de sectores sociales y políticos en una iniciativa común contra la LUC o contra algunos aspectos de la LUC? Nosotros creemos que sí. ¿Cuáles son esos aspectos? ¿Cuál es el camino? Esas respuestas no las puede dar un sector solo o una sola organización. Nadie puede ser el dueño de esa iniciativa, para que tenga sentido tiene que nacer de una unidad muy amplia y de un acuerdo que no se construye con protagonismos por los medios. Se construye escuchando, acordando, uniendo todo lo que sea posible unir. En eso estamos y en eso seguiremos, no en forma pasiva, sino activamente”.

Castillo también indicó que las elecciones departamentales y municipales “son parte de enfrentar la restauración conservadora, de confrontar dos proyectos de país”.
Finalmente convocó a las y los frenteamplistas a construir “un gran 25 de agosto, día de la unidad frenteamplista”.

-Han trascendido en varios medios de comunicación versiones sobre una decisión del PCU de impulsar un referéndum contra la Ley 19.889, la LUC: ¿Qué lectura ha hecho el PCU de la situación actual y cuál es la posición respecto a la LUC?

-El PCU, como lo ha informado oportunamente EL POPULAR, en su Comité Central, tanto en diciembre, como en marzo y luego en junio, pero rescato diciembre porque fue pocos días después del resultado electoral de noviembre, ha asumido la derrota electoral, lo que implica, caracterizó al gobierno como el de la fracción más conservadora de las clases dominantes, con un gran peso del capital financiero y el agronegocio, con los sectores más de derecha de los partidos tradicionales, más neoliberales, y con un peso inédito desde la recuperación democrática de la ultraderecha, con componentes de rasgos fascistas.

Señalamos también que, en estas tres instancias, en documentos que son públicos, que no son ningún secreto, porque expresamos nuestra posición para compartirla con nuestro pueblo, que se iba a aplicar una restauración conservadora, un ajuste neoliberal, en toda la línea. Y también, y no está separado de esto, que la respuesta debía ser construir una perspectiva de unidad y de lucha, de todo el campo popular, de sus expresiones sociales y políticas.

Estos casi 6 meses han mostrado la validez, lo certero, de estas definiciones. El gobierno de la coalición de derecha, en medio de la pandemia, ya ha aplicado un ajuste neoliberal, subió las tarifas públicas, redujo la ejecución presupuestal, desmontó políticas sociales, dejó que se disparara la inflación, alentó la devaluación del peso, impulsó la rebaja salarial. Todo es en medio de la pandemia que si bien en el plano sanitario, en buena parte por las fortalezas acumuladas en los gobiernos del Frente Amplio, se ha reducido el impacto, en el plano económico y social, es terrible. Y es terrible porque se ha decidido desde el gobierno aplicar el ajuste en medio de la pandemia, tenemos 100 mil ocupados menos, 200 mil en el seguro de paro, 100 mil pobres más, ya cayeron el salario y las jubilaciones, por primera vez en 15 años, y, además, todo esto ocurre mientras el gobierno uruguayo está penúltimo en América Latina en cuanto a los recursos destinados para atender el impacto económico y social de la pandemia. Teniendo recursos no los usó o los usó mal y Uruguay es más desigual, ya, hoy.

Ese ajuste neoliberal tiene instrumentos: la LUC es uno de ellos, pero también lo son la política salarial, claramente de rebaja, y el Presupuesto, que ya han anunciado que será de recorte; ese trípode del que hablamos ya en marzo. Y hay que agregarle la Ley de Medios, los proyectos de reglamentación de los sindicatos, el intento, que es ya una provocación política, de restablecer la Ley de Impunidad. Digo todo esto para señalar que nuestra línea, nuestra visión, es enfrentar a toda la restauración conservadora, en todas sus dimensiones.

Con respecto a la LUC, que el Frente Amplio y el movimiento popular, han caracterizado como inconstitucional, antidemocrática y antipopular, se ha dado una dura discusión parlamentaria, con un gran papel de los legisladores frenteamplistas y de nuestros compañeros y compañeras de la 1001 y Unidad para los Cambios, también de distintas expresiones de la academia, de otros sectores de la sociedad y de las organizaciones sociales, se denunció su contenido retardatario y se le hicieron cambios. Hemos valorado mucho ese esfuerzo. Pero lo que quedó, lo que hoy es ley, sigue siendo retardatario y grave.

Nosotros lo que definimos es que no hacer nada no es una opción. Estamos muy atentos al debate de las organizaciones populares: la Intersocial que la ha rechazado, el PIT-CNT, el movimiento estudiantil el otro día en esa maravillosa marcha del 14 de agosto, varios sindicatos que ya se han expresado, sectores de la academia, organizaciones de productores y de pequeños comerciantes. El propio Frente Amplio, y Tabaré Vázquez que ha dicho en varias oportunidades, su posición contraria a la LUC y ha dicho incluso, que habrá que juntar firmas si es necesario.

¿Es posible juntar ese amplio espectro de sectores sociales y políticos en una iniciativa común contra la LUC o contra algunos aspectos de la LUC? Nosotros creemos que sí. ¿Cuáles son esos aspectos? ¿Cuál es el camino? Esas respuestas no las puede dar un sector solo o una sola organización. Nadie puede ser el dueño de esa iniciativa, para que tenga sentido tiene que nacer de una unidad muy amplia y de un acuerdo que no se construye con protagonismos por los medios. Se construye escuchando, acordando, uniendo todo lo que sea posible unir. En eso estamos y en eso seguiremos, no en forma pasiva, sino activamente.

-Decías que hay que enfrentar a toda la restauración conservadora, ¿qué papel juegan, en ese plano, las elecciones municipales y departamentales?

-Central. Un papel central. Es que no se pueden ver al margen de esa lucha general que enumerábamos, son parte de ella. Son parte de enfrentar a la restauración conservadora. Primero porque cierran el ciclo electoral que se abrió con las internas de junio del año pasado y aún no terminó. Para el PCU y para el FA estas elecciones son parte de la respuesta del pueblo a la ofensiva de la derecha, del poder. Hay que luchar por defender y mantener los gobiernos departamentales y municipales que tiene la izquierda, que tiene el FA, e incluso pelear por más, donde sea posible. Hemos visto que efectivamente existen posibilidades reales de ganar otros gobiernos y, en buena medida, depende de nosotros mismos llegar a todas y todos los vecinos.

Y hay que lograr una buena votación del FA en general, que, aunque no tiene consecuencias institucionales directas, es una expresión política muy importante para sumar y contribuir al estado de ánimo de la militancia, factor fundamental.

Defendamos los gobiernos departamentales del FA, los municipios, pero también la cantidad de ediles en las Juntas Departamentales y de concejales en los Municipios.
Defendamos cada voto del FA, y, además, coloquemos con fuerza que votar al FA es votar contra la LUC, contra la rebaja salarial, contra el aumento de tarifas, contra el ataque a la educación pública, contra los recortes presupuestales, contra el ajuste neoliberal. No estamos de acuerdo en que son cosas aparte. Al contrario, hay que dar debate político e ideológico en esta campaña.

Por eso cada departamento y cada municipio importa, cada barrio. En Montevideo, los comunistas, las y los compañeros de la 1001, las y los compañeros independientes y una cantidad de sectores representativos del FA, apostamos con mucho entusiasmo a la candidatura de Carolina Cosse a la Intendencia. Esto no va, no puede ni debe, ir en detrimento de ningún otro de los formidables candidatos del Frente Amplio. No es para adentro la pelea ni el debate. Es con la derecha expresada en el gobierno nacional, en estas elecciones departamentales y municipales estamos confrontando los dos proyectos de país, sin miedo a lo que digan desde el poder o los grandes medios de comunicación. Parafraseando la consigna, la Montevideo que queremos, la ganamos con unidad y mucha amplitud, pero de izquierda. Más solidaria, más participativa, con más oportunidades.

-Juan, estamos en vísperas del 25 de agosto, Día del Comité de Base, ¿Qué trascendencia tiene en este contexto político?

-Además de fecha patria en homenaje a la Declaratoria de la Independencia, es el día de fiesta de la unidad frenteamplista. Los Comité de Base y sus asambleas son parte de la identidad del Frente Amplio, son una construcción política del pueblo uruguayo, cambiaron la política para siempre, y también son los lugares donde la unidad se hace realidad, donde militamos juntos y juntas todos los frenteamplistas. El Frente Amplio es mucho más que el acuerdo político de partidos y sectores, que es muy importante, es la unidad en la vida real de miles y miles, y eso se hace posible en los Comité de Base. Y además es el lugar donde el Frente Amplio construye unidad con todo el pueblo, son sus organizaciones, con sus luchas, que siempre fue y será por abajo, en cada barrio, en la calle.

Este 25 de agosto tiene que ser una gran expresión de pueblo que organice la lucha hacia el 27 de setiembre, para pelear cada voto, y también que reivindique la acción política permanente de los frenteamplistas. Nosotros siempre valoramos los Comité de Base, militamos en ellos con mucha convicción, pero en estos tiempos han mostrado su vigencia y su potencial sin sombra de duda. Los Comité de Base fueron un elemento clave en la campaña voto a voto que casi da vuelta la pisada en noviembre, y también han sido el escenario principal de la construcción solidaria de los frenteamplistas para estar al lado de nuestro pueblo en la pandemia, apoyando las ollas populares, y también apoyando todas las movilizaciones populares de estos meses.

Antes de terminar Gabriel, quiero mandar un gran abrazo a todas y todos los frenteamplistas para este día de unidad, de abrazo, de reencuentro. Quiero convocar a todas y todos los compañeros a acercarse al Comité de su barrio. Nos vemos en los Comités este 25.