“La LUC es justamente el programa económico del gobierno”

“El articulado está enfocado en el recorte de la inversión pública social que realiza el Estado, y para este gobierno es demasiado alta y hay que recortarla para favorecer a la actividad privada”, afirmó el economista Bruno Giometti.
0
20

Bruno Giometti conversó con EL POPULAR sobre la incidencia de la Ley de Urgente Consideración (LUC) en la economía uruguaya.

“La LUC es uno de los componentes del programa económico del gobierno de coalición de derecha, y hay que analizarla en ese marco, en forma conjunta, con otros dos instrumentos que se vienen aplicando de forma muy fuerte: Ley de presupuesto nacional que se aprobó recientemente, y la política salarial para el sector privado de fuerte rebaja que se ha aplicado el año pasado, y que por lo menos, sigue en vigencia hasta mediados de este año”.

La LUC justamente es un componente de medidas desigual sin participación de la población

Dichas medidas explica Giometti “van en la misma lógica de una economía más concentrada, más desigual, con una menor participación del Estado en su rol social, en su rol de dinamizador de la actividad económica y con una apuesta completa a la gran inversión privada, llamada por el presidente “malla oro” con gran apuesta para el crecimiento económico pero sin asegurar que ese crecimiento vaya al resto de la población”.

En cuanto a los artículos que tienen que ver con los aspectos económicos “nos parecen complicados, riesgosos, negativos desde el punto de vista económico y social, señalaremos tres aspectos, en primer lugar, la definición de una regla fiscal que básicamente limita la posibilidad de gasto que tiene el Estado. Creemos que es inoportuna, porque en un contexto de crisis económica el Estado tiene que invertir más, generar mayor dinamismo económico y no hacer lo contrario, que es justo lo que plantea la regla fiscal”, explicó.

Está diseñada de forma muy rígida, que no contribuye a los objetivos que se plantea, como la reducción del déficit fiscal. Es una regla fiscal que solo plantea una restricción por el lado del gasto, y no por los ingresos que son los dos componentes que tiene.

A este gobierno le parece demasiado alta la inversión en políticas sociales, por ende quiere recortarlas.

“El articulado está enfocado en el recorte de la inversión pública social que realiza el Estado, y para este gobierno es demasiado alta y hay que recortarla para favorecer a la actividad privada”, agregó.

“En segundo lugar están los cambios que se realizan en la inclusión financiera, donde se flexibilizan mucho las normas de inclusión financiera que estaban vigentes, lo que puede generar distintos riesgos, respecto a las actividades que tienen que ver con el lavado de activos y las actividades ilegales, porque algunas estaban más controladas, ya que a partir de determinado monto era obligatorio el uso de instrumentos financieros, ahora se posibilita el uso de efectivo, se vuelve atrás en ese aspecto”, detalló Giometti.

La LUC promueve la informalidad laboral

“En cuanto a las relaciones laborales se plantea que ahora es opcional en un acuerdo entre los trabajadores y los empresarios que el trabajador cobre su ingreso por una cuenta bancaria, lo que puede generar que se incremente la informalidad, que parte de los salarios se paguen informalmente y se aliente una situación que se venía superando y mejorando que es la reducción de la informalidad laboral”, resaltó el economista.

Hay una lógica mercantil favoreciendo las empresas privadas que debilita a las empresas públicas y su rol social

“En tercer lugar, están las modificaciones que se implementan no sólo en la LUC sino también en el presupuesto. Se propone una reforma en las empresas públicas, si bien algunos aspectos se quitaron del proyecto inicial, como la no privatización ni monopolización de las actividades de las empresas públicas, sí hay una lógica mercantilizadora de favorecer a las empresas privadas que compiten por ejemplo con ANTEL, que desde nuestro punto de vista tiene un rol social y no exclusivamente de eficiencia económica. Hay lógicas de las empresas públicas que no se pueden ver economicistas, y esta ley avanza en ese aspecto, lo que puede generar un debilitamiento muy fuerte de las empresas públicas y su rol social que tan importante es ahora”, agregó.

Por último “se va a obligar a ANTEL a brindar la infraestructura en algunos aspectos que hacen al mercado de las telecomunicaciones a empresas competidoras, eso claramente debilitara a ANTEL que es una empresa en competencia con grandes multinacionales del sector privado, algo que va en contrario con lo que nosotros pensamos y es que se tiene que fortalecer ANTEL, la empresa de todos los uruguayos”, afirmó Giometti.